domingo, 8 de septiembre de 2013

Fricción emocional.

Musa: Puta viciosa que colecciona cicatrices. Eres ya un fetiche de mis venas. Me dejo anidar en tu mano y me desvisto de existencia y aire. Pero habitar no es vivir. Penetrar tus huecos no es poseerte. Antes de irte siempre dejas un par de sonrisas perfectas debajo del edredón con sabor a loba esteparia. Trago trozos de bombillas que iluminan tu recuerdo. Me gusta suceder junto a ti. En tu ausencia me siento emparedado en esta cárcel de piel y huesos donde las palabras suenan incomprensibles y el aire sangra con su verdad inexacta de flores y desorden. Imbuido en este estertor sinestésico no me importa olvidar el poema nonato.

Pero vuelves. Quizás por última vez. Apenas he dormido. Insomnio. Brindando con la Nada con vino tibio durante toda la noche. A pesar de ello la necesidad animal de hundirme y consumirme dentro de ti te da la bienvenida. Te explico que escribir es como follar: requiere cierto grado de inspiración y esfuerzo eludir el aburrimiento de tu coño.


Me coges el brazo y lo guías hacía tu garganta. Ojos desbordantes de sadismo y palabras duras. No existe un nosotros sólo la radicalización de una necesidad. Abres tus piernas y me muestras el cerco mojado de tus bragas. No te masturbes con mis palabras: lubrica mis dedos. Lengua. Cuello. Pechos. Pezones. Ombligo. Muslos. Clítoris. Contracciones. Gemidos acompasados. Llega mi turno. Puente de saliva entre tu Boca y mi Polla. Cojones golpeando tu barbilla. Sonido gutural. Rimen corrido. Pelo enroscado en mi muñeca. Cuatro Patas. Dureza. Mi mano derecha violando tu boca. Mis cojones hiriendo tu coño. Mordiscos disonantes. Bofetones sabor ceniza. Tu culo dilatando el tiempo. Tu pelo formando arabescos maliciosos. Sabanas ardiendo como las libélulas de tu piel.

Conviértete en mi psicópata. Mátame lentamente. Destroza mi piel, mis músculos. Salpícame con dolor. Aléjame de la masificación. Humanízame. Zozóbrame. Agonízame. Fóllame sin piedad. Comparte mi lluvia de alfeizar de carne, de cuervo hambriento. Escupe mi nombre. Úsame como acto reflejo. Córrete. Córrete conmigo.

Convirtamos nuestro orgasmo en el accidente existencial más suicida de nuestras vidas.

Trip the Darkness by Lacuna Coil on Grooveshark