domingo, 8 de julio de 2012

Vampiros en el cine y la literatura.

Series:
Moonlight Antes de lograr audiencia sufrió un parón por la huelga de guionistas del 2007. Más adelante la cancelaron con solo dieciséis episodios. Comparte muchos rasgos con Forever Knight, la serie de los ochenta, el protagonista es un vampiro que se hace pasar por detective privado e intenta controlar a los de su especie y compensar su status. Tiene un toque romántico gracias a Sophia Myles, que solo con su pasiva belleza ya engrandece la serie.
True Blood Está basada en los libros de Charlaine Harris. Es divertida, buena banda sonora, guión tirando a mediocre. Pero seamos sinceros, después de la segunda temporada lo que nos llama la atención aparte de Pícara, perdón, Sookie Stackhouse son los momentos de sexo y violencia. Cuando aparecieron las hadas ya supe que era la típica serie, como Fringe, que vería a ratos. Pero he aquí que ahora, en este verano insulso en que gasto mi vista delante del monitor, los últimos cuatro episodios de la quinta temporada me han entretenido bastante.
The Vampire Diaries Basada en la saga literaria del mismo título de L.J. Smith. Versión Glee de True Blood. Adolescente enamorada de dos hermanos vampiros (uno bueno y otro malo) que se disputan el alma de la chica. Si tienes más de quince años no reconozcas que gastas tu tiempo en estas cosas.
Buffy the vampire slayer La diferencia con la anterior es que está es muy divertida, un referente popular. Efectos especiales cutres, situaciones y giros de guión auto paródicos, amor adolescente, artes marciales, magia. Un divertimento que al final te enganchaba y que se reinventaba en cada nueva temporada. Sigue en comics.
Blood Ties no me parece destacable. Being Human es de la BBC, un vampiro, un hombre lobo y Annie, una fantasma deciden intentar compartir piso de forma civilizada. Solo por la propuesta bien merece la pena ver un episodio.

Películas:
Nosferatu (1922) Obra clave del expresionismo alemán, un clásico del cine de vampiros en el que queda grabada en la memoria el terrorífico Max Schreck, un ser esquelético de mirada sobrecogedora, uñas largas y orejas puntiagudas. La siguiente destacable es Drácula (1931) de Béla Lugosi. Todas las películas de Hammer Films son pequeñas joyas, la primera fue Horror of Dracula (1958), protagonizada por sus actores ,Christopher Lee (Conde Drácula) y Peter Cushing (el cazador Abraham Van Helsing) Los vampiros de la Hammer Films se caracterizan especialmente por la abundancia de sangre y efectos derivados, decorados góticos y coloridos, ambiente macabro y sexualidad explícita.
Nosferatu, vampiro de la noche (1979) de Klaus Kinski es también recomendable.
Noche De Miedo I (el vampiro es también el malo de “La Princesa Prometida), Noche De Miedo 2, Jóvenes Ocultos, Lifeforce, Los viajeros de la noche películas ochenteras, mezcla de videoclip, humor, efectos cuanto menos risibles, pero de una creatividad impresionante.
El Baile De Los Vampiros (1967) Inmensa película paródica de Polanski, con un final agridulce, y con una Sharon Tate pletórica que luego sería víctima, ya embarazada del director, de Charles Manson y su banda.
Bram Stoker's Dracula (1992) Francis Ford Coppola. Una de las mejores aproximaciones al libro.
Abierto Hasta El Amanecer (1996) Guión de Quentin Tarantino y baile con serpientes de Salma Hayek, ¿Qué más se puede pedir?
The Addiction (1995) y El Ansia (1983). Versiones más filosóficas y de culto del vampirismo.
Blade, Underworld, Guardianes de la noche, 30 días de oscuridad, John Carpenter's Vampires, etcétera. Películas de acción con vampiros de fondo. Destacables sin exigencias.
Lesbian Vampire Killers Un intento moderno de recordar las películas de la Hammer sobre Carmilla, que tendían a mezclar el erotismo –o la pornografía en el caso del director Jesús Franco- con el vampirismo. Nada interesante.
Déjame entrar (2008) La única joya destacable de los últimos años. Oskar, un niño de doce años que es acosado por sus compañeros de colegio, encuentra consuelo en su amistad con Eli, una extraña niña que en realidad es un vampiro. Hay amor, silencios, y un rastro de cadáveres entre los dos.

En el anime hay algunas escaramuzas con el tema, a nivel personal me gustaría destacar los cuatro Ovas de Vampire Princess Miyu. Trata de Miyu, una joven vampira con sangre humana que lucha contra los Shinmas, vampiros que no solo se alimentan de sangre sino de las emociones más negativas de los humanos. Un diseño maravilloso de personajes y una banda sonora a juego con la amargura de la historia. Luego también Vampire Hunter D: Bloodlust Otra interesante película de anime precioso diseño artístico, siniestro, romántico y espectacular

Libros
A pesar de la creencia popular no fue Drácula el primer libro sobre vampiros, antes que Stoker hubo otros escritores que insinuaron las líneas de la mitología en sus relatos. Uno de lo más destacables fue El Vampiro (The Vampyre), relato escrito por John William Polidori. Era médico personal de Lord Byron y fue escrito en el verano de 1916 cuando en compañía del poeta Shelley y de su futura esposa Mary Godwin, Byron sugirió que todos escribieran un relato sobrenatural. De esa noche surgió también el famoso Frankenstein o el moderno Prometeo. Polidori se suicidó cinco años más tarde, a los veintiséis.
Destacables son también Carmilla (1872) de Sheridan Le Fanu, La Dama Pálida (1949) de Alejandro Dumas,  La muerta enamorada (1836) de Théophile Gautier, El Horla (1976) de Guy de Maupassant, y por último un serial de horror gótico Varney el vampiro o El festín de sangre escrita por James Malcolm Rymer (1845-1847)
Drácula fue finalmente publicada en 1897 por el irlandés Bram Stoker, convirtiendo a su protagonista en el vampiro más famoso. Se dice que Stoker se basó en las conversaciones que mantuvo con un erudito húngaro llamado Arminius Vámbéry y que éste fue quién le habló de Vlad Draculea. La novela, escrita a modo epistolar, presenta otros temas como el papel de la mujer en la época victoriana, la sexualidad, la inmigración, el colonialismo o el folklore.
Como curiosidad existe una segunda parte escrita por el biznieto que se basa en varios apuntes breves de Bram Stoker sobre una posible continuación e ideas desechadas Drácula, el no muerto.

A partir de entonces, seamos sinceros, hay pocas obras destacables:
Soy Leyenda Novela de ciencia ficción escrita por Richard Matheson en 1954 con uno de los mejores finales que he leído en mucho tiempo. Nada, absolutamente nada que ver con sus adaptaciones al cine de las cuales no destaco ninguna.
El misterio de Salem's Lot de Stephen King (1975) una de las razones por las que hay que respetar a este grandioso novelista.
El ansia (1981) de Whitley Strieber incluye elementos de sexualidad transgresora y examina la biología de los vampiros, sugiriendo que sus capacidades especiales son el resultado de las propiedades físicas de su sangre dado que son una especie que evolucionó de forma paralela a los humanos.

Entrevista Con El Vampiro  Hasta que no se estrenó en 1994 la película homónima no me enteré de su existencia. Hay doce libros en total: Entrevista con el vampiro (1976) Lestat el vampiro (1985) La reina de los condenados (1988) El ladrón de cuerpos (1992) Memnoch el diablo (1995) El vampiro Armand (1998) Pandora (1998) Vittorio el vampiro (1999) Merrick (2000) Sangre y oro (2001) El santuario (2002) Cántico de sangre (2003)
El primero fue escrito como una catarsis después de la muerte de su hija pequeña. Da una visión innovadora de los vampiros, los hace tremendamente poderosos, sin apenas limitaciones, enterrando sus raíces en un entorno romántico, seductor, pero con esa fragilidad que les lleva a no poder olvidar, a la locura, al desaliento, a la búsqueda de un sentido dentro del terrible nihilismo que les posee, a la búsqueda de un amor que nunca es inmortal como ellos.
Hay que destacar que Anne Rice venía de escribir con seudónimo relatos eróticos de temática BDSM como “El rapto de La Bella Durmiente” o “El castigo de La Bella Durmiente”  muy recomendables (si alguien los quiere se los puedo pasar por correo), y que hay mucha tensión sexual inherente en los textos.
De la saga en si misma solo se pueden recomendar los tres primeros. Una trilogía excepcional donde el personaje de Lestat de Lioncourt, enfant terrible, se gana con su carisma al lector. A partir de ahí la señorita Rice pierde el norte, solo observa su cuenta bancaría y se dedica a escribir mierda infumable que los adictos a la coprofagia saborean con placer. Una lástima.

Crepúsculo El primero de la saga fue la típica lectura de verano, ese libro que llevas a la playa y no te importa que se moje o se llene de tierra. Los trucos argumentales eran demasiado obvios desde la primera página, el tufillo religioso que mantenía el sexo como tabú, la personificación del ideal masculino en el protagonista, la chica no demasiado atractiva con un enorme mundo interior, tímida, que sufre las típicas calamidades adolescentes. Bueno, me dije, no pasa nada, disfrutemos y poco más. Y a los dos días ya lo había terminado. Me enteré de que había un segundo y me lancé a comprarlo. Este incluso me gustó más, la idea de que la protagonista se pase TODO el libro intentando suicidarse me hacía gracia. Como una larga carta de desamor. O sea que ya fue irremediable que los otros dos lubricaran el verano. Del tercero no recuerdo mucho, el clásico triángulo amoroso. Pero el cuarto me gusto, la parte final cuando se transforma en vampira, tiene la hija y se preparan para la guerra, aunque el final sea tan anticlímax. Nunca los recomendaría, son una trampa mortal.
De las películas más o menos lo mismo. Al final, menos la última que me indigne por dividirla en dos partes, las he visto todas. Y seguramente en noviembre estaré con todas esas exaltadas adolescentes preguntándome, en la oscuridad de mi butaca, si Pattinson será capaz esta vez de mostrar algún registro diferente durante el metraje, o si su apoplejía también es inmortal.
La Hermandad de la Daga Negra es una saga compuesta por diez libros escritos por J.R. Ward. Los libros de la serie combinan la acción y el amor sobrenatural con altas dosis de erotismo y sexo. La casa de la noche Las dos sagas son basura, pero al menos la segunda tiene la excusa de ir dirigida a adolescentes.

Y por último destacar en comic la serie de los años setenta La tumba de Drácula. Y más actual El Predicador de Garth Ennis, donde aparece Cassidy, un vampiro irlandés alcohólico.

If I Was Your Vampire by Marilyn Manson on Grooveshark