lunes, 8 de enero de 2018

Colección Descubrir la filosofía

Después de leerme el libro de Mónica Cavallé “La sabiduría recobrada: Filosofía como terapia”, me entraron ganas de leer algo más de filosofía. Como conocía la colección “Filósofos en 90 minutos”, me puse a leerme unos cuantos, concretamente Wittgenstein, Kierkegaard, Foucault y Kant.

Esta colección (el enlace para descargarlos en ePub: https://www.epublibre.org/coleccion/index/1348) está bastante bien. De lo que se trata es de conocer a los autores, descifrar aunque sea de forma superficial sus filosofías y biografías, todo de forma amena y accesible, para que así resulten más interesantes y comprensibles. Lo cierto es que sus biografías (siempre muy dramáticas, da la impresión de que ser filósofo es excluyente de la felicidad y la normalidad vital) son muy interesantes. Además estos pequeños ensayos sirven para despertar la curiosidad intelectual y motivarte a buscar algo más completo.

Para ello os dejo el enlace a otra colección que también está muy bien: “Descubrir la filosofía https://www.epublibre.org/coleccion/index/2417
Son ensayos de ciento cincuenta páginas, mucho más complejos y densos. Yo me he leído varios, y me he quedado entusiasmado con los de Sartre, Simone de Beauvoir, Chomsky, Schopenhauer, Russell o Heidegger. Pero al ser varios autores, a veces no son todos lo amenos e interesantes que podrían resultar y, por ejemplo, el de Filosofía Helenística  o el John Stuart Mill me parecieron bastante flojos.

En resumen, la primera colección puede ser una buena introducción a un autor y su sistema filosófico y luego, si quieres ampliar antes de meterte directamente con su obra, leerte el segundo ensayo para tener ya una base.

5 comentarios:

  1. Dos preguntas "inocentes":

    1- ¿Cuál es la meta de la filosofía?
    2- Si la filosofía fuera un camino ¿conoces algún filósofo que llegara hasta el final del camino y dijera para sí: "lo he recorrido y he encontrado lo que buscaba"?

    Desde mi punto de vista el problema de la filosofía es que se queda dando vueltas alrededor de los conceptos como si éstos fueran la propia realidad, y no instrumentos al servicio de la misma (o una parte muy pequeña de ella). Los conceptos son herramientas muy necesarias, pero a veces pasa como cuando uno va con una cámara fotográfica atravesando bellos parajes y, al llegar a casa, se da cuenta que no ha vivido directamente la experiencia, sino que ha estado sacando fotografías tratando de captar la realidad. Triste. ¿Puede de verdad la realidad ser captada, atrapada; o lo que pide es ser vivida?

    Sobre lo que decías en la entrada anterior, hay lecturas para todos los momentos, y un poco de inocencia no viene mal jajaja. Uno puede disfrutar de un cuento y seguir siendo adulto.
    Respecto a Ana Karenina, tiene partes que van mucho más allá de un folletín. El personaje de Levin me encanta. Esa novela tiene pequeños toques extraordinarios, como cuando Levin describe su experiencia de aprender a segar con la hoz...; pero claro, esto mismo lo podría decir de "Nueve semanas y media" (jajajajaja). Todo el mundo la recuerda por lo que la recuerda (striptease, sexo...), pero a mí lo que me llegó fue una pequeña escena de apenas varios minutos, en la que la protagonista sale de su entorno y va al campo a conocer a un pintor y... Es una escena deliciosa. La casa vacía; la luz atravesando la estancia; esa pátina del tiempo... Vuelve a salir al campo, y el pintor está allí sentado observando el pez, tratando de captar su esencia, como si tuviera entre sus manos el milagro más prodigioso. Eso, amigo mío, va más allá de cualquier filosofía. La esencia del pez (la esencia de todo) no puede ser atrapada por ningún pensamiento. Sólo somos capaces de aludir a ella, a veces de forma magistral, eso sí: en un poema, en una pintura, en una canción...

    ResponderEliminar
  2. Pero no me entiendas mal: la filosofía es necesaria e imprescindible, como lo es también el discernimiento y la reflexión interior, creo yo. El pensamiento sólo se convierte en enfermedad cuando no para de girar en torno a sí mismo y se orienta como fin último de ¿qué? ¿De él mismo? "La función más noble del pensamiento (o de la razón) es reconocer sus propias limitaciones". Algo así (cito de memoria) creo recordar que dijo Pascal, otro personaje de lo más interesante... Quedarse mirando al dedo que señala la luna nunca ha sido muy inteligente, ¡pero es lo que hacemos todos una y otra vez! Perdemos de vista nuestro ser y nuestra vida y vivimos dentro de una película imaginaria que no es sino parloteo mental, a veces teñido de aires intelectuales, pero siempre -desde el fondo- movido por el miedo, la insatisfacción, y la inseguridad que provoca la falta de conocimiento de nuestra propia identidad profunda. Y en todo ello soy un maestro: "the fucking master of the universe! jajaja

    Respecto a temas pendientes, de momento no te puedo facilitar ningún nuevo lugar activo, reseñable, que puedas visitar. Pero no te preocupes, si lo llega a haber (y se puede enseñar jajaja) te lo haré saber. Y respecto a otras cosas, te diré que soy bastante independiente, pero las relaciones muy largas son complicadas cuando se tuercen. Por lo demás, a estas alturas no me verás correr detrás de relaciones pensando que ninguna de ellas es mi pasaporte a la felicidad. La felicidad, como bien sabes, proviene de uno mismo -de un estado interior- y no de otra persona. Por otra parte intentar permanecer en ella es una quimera. De aspirar a algo, aspiraría a la dicha, que es cosa bien distinta y siempre se halla presente; también en los malos momentos, aunque escondida, eso sí.
    Y para finalizar, sobre el tema de los ligues a través de blogger no abundaré más en lo dicho por ti. Tienen más peligro que un nublao.

    Gracias por tus reflexiones y por los enlaces para descargar material del bueno. Siempre se agradece este tipo de detalles ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja… me dejas un comentario doble más largo que la propia entrada, agradezco infinito el tiempo dedicado xD
      A ver, te contesto partes. A mí Anna Karénina no me gustó demasiado. Demasiado largo. Pero tengo la sensación de que no supe leerlo. Me sucede que a veces releo un libro y descubro que o bien lo tengo sobrevalorado o me gusta mucho más de lo que tenía en el recuerdo. Como lector no supe apreciar a Tolstoi, Anna me parecía un personaje aborrecible, al igual que Madame Bovary. Pero es lo que tú indicas: detalles, momentos, esas páginas de Levin ayudando a sus campesinos, sintiendo el placer del trabajo. Pero qué largo se me hizo el puñetero libro xD

      Yo soy muy indolente, vengo aquí, suelto mis parrafadas, mis reseñas, pero te confieso que nunca intentaré leer y comprender “Critica de la razón pura”, para mí la filosofía no es estudiar, es más bien un camino de amplitud intelectual. Si me preguntas cuál es la meta de la filosofía, contestaría que la meta de una filosofía práctica –época helenística, epicúreos, estoicos- es ser feliz. Pero luego hay una filosofía casi sintética que intenta crear un camino/sistema filosófico con diferencias tendencias epistemológicas para alcanzar el conocimiento de alguna verdad. Una metafísica, una ética y moral, la búsqueda de trascendencia y respuestas. Todos necesitamos respuestas, la filosofía te ayuda a hacer correctamente las preguntas. ¿Llega algún filósofo al final del camino, a encontrar lo que busca? Algunos te dirían que sí, aunque no sea cierto, solo sea por una cuestión de ego xD

      Hacer fotos, para recordar mejor la experiencia, y también disfrutarla in situ. Humildemente pienso que todo es cuestión de equilibrio y de ser capaz de ponerlo en práctica. Un ejemplo tonto es aquello que decía Kant que no podíamos mentir en ninguna circunstancia, aunque estuviera justificado, o peligrase nuestra integridad física. El acto moral tiene valor en sí mismo, no en sus consecuencias. Imperativo categórico: obra según aquella máxima que pueda ser una ley universal. Genial xD Son perogrulladas intelectuales cuya concreción práctica es una sociedad normal es inviable. Pero son divertidas; lees las biografías de muchos filósofos famosos que se volvieron –literalmente muchos de ellos- locos buscando respuestas. Y eso tiene un valor, es digno de estudio y de respeto. Pero al final me quedo con el mensaje de tu segundo comentario: la filosofía es necesaria e imprescindible, siempre y cuando puedas practicarla en tu vida normal, o te ayude a ser feliz ganando autoconocimiento.

      Por eso también me ha interesado Russell y su filosofía de la felicidad. O Gramsci y Althusser, con su marxismo; mezclar filosofía y ensayo político, al igual que hizo Marx y Engels. Al final todo ayuda, como mínimo, a no ser tan manipulables y alienados. Los cambios ya son más complicados, porque por mucho que lea a Schopenhauer y sus ideas sobre el amor y la vida, cuando te sientes solo y la autoestima por los suelos porque una mujer hermosa te ha dado la espalda, la filosofía en primera instancia no ayuda demasiado. Y siento si ya entro en superficialidades de libro de autoayuda. Curiosamente tengo en el eReader “El arte de amar” Erich Fromm, a ver si saco algo en claro xD

      Y sí, claro, la felicidad, o cierta serenidad/templanza de ánimo, dependen de tu autosuficiencia. Lástima la parte de animales sociales con una libido descontrolada hasta la vejez xD
      Pues plantéate lo del blog muchacho, está claro que material tienes de sobra para escribir. Yo he tirado por lo fácil y solo hago reseñas, pero todo suma. O es o me gusta pensar.
      Y nada, espero que ayuden los enlaces, como he comentado la primera colección de libros despierta el apetito, y la segunda es para quien ya conoce un poco el barro metafísico xD pero creo que ayudan a mantenerse despierto, demasiados sonámbulos hay por ahí como para acortar los plazos demasiado.
      Y nada, un saludo, espero que pases una buena semana ;)

      Eliminar
  3. AMO a heidegger, pero lo entendi un poco como 20 años despues ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El primer existencialista, con permiso de Søren Kierkegaard; una obra interesante, yo apenas he rascado la superficie. Pero como tú dices, el tiempo suma conocimientos. Te pega a ti mucho este autor, aunque Schopenhauer también te encantaría ;)
      Un abrazo.

      Eliminar