lunes, 25 de junio de 2012

Final

Ophelia: Estoy muy emocionada por los resultados del deporte español.
Rorschach: Joder, ¿es que no tienes nada de ética? Están sucediendo cosas importantes a nuestro alrededor: han cerrado vagos.es Las distopías nos rodean, dentro de poco leer Fahrenheit 354 o 1984 será como ojear el ABC. Menos mal que me estoy preparando para la guerra.
Ophelia: ¿Cómo, viendo películas, leyendo comics?
Rorschach: Estoy observando los movimientos de los grandes maestros, Jackie Chan y Bruce Lee, además he estado entrenando con Thomas Wayne Jr. el hermano de Batman
Ophelia: ¿Batman tiene un hermano? Dios mío, Marvel mola más.
Rorschach: Correcto. Además he llegado a un acuerdo con las ardillas mutantes para que se mantengan neutrales en el conflicto. He vuelto a leer Canción De Hielo Y Fuego y sé que este tipo de alianzas son necesarias. Solo me han pedido algo de plutonio, no creo que supongan un problema en el futuro.
Ophelia: Cuando hablas con tanta seguridad tengo ganas de follarte, a veces creo que la cosificación del orgasmo es lo único que me ancla a la realidad. Me recuerdas a mi primer amor. Murió atrapado en una máquina expendedora de zanahorias.
Rorschach: Trágico. Pero prefiero un fantasma idealizado que protagonizar la segunda parte de Scott Pilgrim.

Llegan los primeros acordes de Ecstasy Of Gold desde el salón.
RorschachHa llegado la hora. Pase lo que pase quiero que sepas que tus felaciones han sido lo mejor de mi vida. Creo que te quiero.
Se funden en un abrazo durante unos instantes. A continuación Rorschach se pone el gabán negro y la cinta roja que le regalo Ryu años atrás y se dirige al lugar de encuentro.

Kierk: Vienes solo.
Rorschach: No la pienso entregar. Soy un dependiente emocional.
Kierk: Esto es la guerra, ¿ves este mando que llevo en la mano? Solo tengo que pulsar el botón rojo y convertiré esta ciudad en un erial radiactivo. Pero antes castraré a tu gato.
Rorschach: Ya lo hizo mi veterinaria, creo que ama su trabajo, cuando fui a recogerle sus gónadas reposaban como un trofeo sobre la mesa. Me la imagino guardando todas esas pequeñas bolitas en una botella y observándolas con malevolencia por las noches. No está casada. Siempre he estado rodeado de mujeres peligrosas.
Kierk: No intentes confundirme. Ophelia es mía, por derecho, no puede amancebarse con un humano.
Rorschach: Lo siento Kierk, el amor nunca es suficiente, y cuando lo es, una polla grande lo deja en ridículo. Además, no puedes casarte con tu hermana, os saldrían conejitos oligofrénicos, observa a Castañuela. Tienes que buscar otra madriguera para el molde de tu erección.
Kierk: (Voz apagada) No me gusta la violencia Rorschach, pero tus actos me condenas a una vida solitaria. Deberías de comprender como me siento. Pero tienes razón, son siempre ellas las que eligen, y Ophelia ha tomado su decisión.
Rorschach: No te pongas melodramático. Hay más conejitas en el mundo, si quieres podríamos ir juntos a un Speed Dating. Te rechazan más de doce mujeres en una hora, pero no creo que eso vaya a hundir más tu ego.
Kierk: ¿Y no podrías presentarme alguna muchacha de tu blog?
Rorschach: En año y medio nadie ha demostrado interés por mí, normalmente viven fuera de Madrid y tienen miedo a sentir. No te lo recomendaría. Puedo ponerte en contacto con una abogada de Pontevedra, es muy simpática y me deja unos comentarios muy largos. También podrías enviar un mail a Marina, le encantan los engendros literarios. No le hables demasiado pronto de tus orejas ni le pidas fotos en bikini, es de las románticas.
Kierk: ¿Y todo termina así? Que anticlímax, había aprendido los Técnica de los Cinco Puntos de Presión de Pai Mei para acabar contigo.
Rorschach: Yo intenté pulir mi Zui Quan, pero siempre terminaba bebiendo más de la cuenta, ¿dejarás libre a mi gato?
Kierk: Se lo devolvimos a tu ex ayer, descubrimos aquellas cintas de video que grabasteis juntos. No habías exagerado sobre ella. Por cierto, antes de separarnos, ¿lo del hermano de Batman es verdad?
Rorschach: ¿Has puesto micrófonos en mi habitación? Mierda, eres peor que un lector de blogs que nunca comenta. Sí, es cierto.
Kierk: El mundo se resquebraja, ¿quedamos el miércoles para ver el fútbol? Compartamos un poco de la felicidad de la plebe. Me lo debes.
Rorschach: Huir de mis convicciones nunca me ha resultado difícil, sobre todo cuando había mujeres de por medio. De acuerdo, ¿tregua entonces?
Kierk: Tregua.

Reptile by The Church on Grooveshark