jueves, 5 de mayo de 2011

-Eres especial, tienes un talento inmenso, podrías hacer lo que quisieras y tendrías éxito. -Es lo que hago: quererte, en todo lo demás no me importa fracasar...

Los blogs son subproductos. Limpieza de telarañas del alma. Esconder la basura existencial debajo de la alfombra. Impudorosos suicidios exhibicionistas. La autentica libertad es huir de los convencionalismos sociales. Tu propia ley. Tu propio amanecer ficticio de locura alienante. Sucede cuando te lees todo lo se ha publicado de Bukowski y Panero y sigues estando sediento. Y la segunda botella de vino te incita a la melancolía. Y te acuerdas de ella. Ella. Todo o nada. Metáfora de universo paralelo de utópico romanticismo donde eres feliz tomando decisiones diferentes.

Llamada telefónica:

Rorschach: Mi prospectivo amor es una cuchilla moviéndose lenta y minuciosamente por antiguas marcas de muerte vertical.
Laura: Hola mi querido Rorschach, ¿has aprendido a follar?
Rorschach: Seguramente no. Pero ellas sí. Ellas siempre follan bien. Sobre todo con los demás.
Laura: ¿Te refieres a la paleta con sonrisa de mamada, la de los labios frambuesa?
Rorschach: Sí. No se puede sacar brillo a la mierda. Intenté crear arte, pero sólo conseguí mancharme de ridículo.
Laura: Me pones cachonda cuando hablas así, ¿quieres que vaya a follarte, me consideras un segundo plato?
Rorschach: Maldita puta, ¿no hay nada sagrado para ti? Eres la única. La musa. Un culo perfecto, cara de lujuria. Eres un recuerdo de sinrazón hecho costumbre. Se me pone dura sólo con escuchar tu voz.
Laura: Me encantan nuestras sesiones. La música extraña. El arnés que te colocas en la cara mientras me comes el coño.
Rorschach: La tengo dura. Todo es magnífico cuando hay alcohol y malas decisiones. Ven.

Casa de Rorschach.

Rorschach: El escritor no es un solipsista. Un texto necesita lectores para vivir. Mi polla también necesita de tu coño para respirar. Bienvenida.
Laura: Joder. Vives como un jodido animal.
Rorschach: Intento no perder la cabeza mientras me desmorono. Puedes elegir vino caliente y barato o cerveza con vodka.
Laura: Sino tuviera el coño húmedo y caliente diría que has fracasado en los preliminares.
Rorschach: Las mujeres necesitan sentirse especiales, deseadas. Tú ya lo eres, tienes un halo, una presencia. El problema son los demás. Eres un jodido cuento de hadas.
Laura: Joder, ¿Cómo consigues ponerme tan cachonda y tan triste a la vez?
Rorschach: Deja que te vende los ojos. Te amo. Te amo en tu insustancialidad. En la irrealidad de tu voz, en tu paranoia, en tu vivacidad/visceralidad. Amo esa parte de ti que sólo conozco yo, que siempre poseeré. El príncipe azul no existe, pero ya lo sabes. Sólo existen puntos de vista, anhelo y fantasía, que evocamos en el orgasmo.
Laura: Siempre me deprimes cuando te dejo hablar y no me follas directamente. Bájate los pantalones y pon a Liszt de fondo. Hazme el amor. Descubre el velo. Haz que olvide la cordura. Consigue que me enamore del instante. Quiero que se enquiste y pueda evocarlo siempre en un futuro pasado.

Venda. Palabras de amor. Lujuria. Se está despidiendo sin saberlo. Pero ahora se deja llevar, como siempre que escucha su voz y la tiene cerca. La ama pero no puede ser suya, y esa clase de tragedia es una adicción. La vida gira paralela a su erección. Sólo necesita hacerla feliz. La fluidez no requiere esfuerzos. Hay codazos, caos, pero cuando se miran comprenden sus sueños. Comprenden que están locos. Totalmente locos. Pero profetas de una lucidez romántica y eterna. Fue increíble, demoledor y exquisito a la vez. Orgasmos. Y abrazos que entienden de almas

Domingo Astromántico (Love of Lesbian & Zahara) by Love of Lesbian on Grooveshark