martes, 8 de abril de 2014

El infierno es un lugar solitario.

El martes es mi único día libre de la semana. Soy un esclavo legal. Tengo que pagar facturas, comida y alquiler. Está todo consensuado. Voy al trabajo y siento la primavera de mi decrepitud. Soy una errata del tiempo. Una religión muda. No sólo es el trabajo: es la energía perdida en tareas estériles. La gente es extraña: se enfada por las cosas más triviales pero luego no reaccionan ante el adocenamiento, ante la destrucción de su tiempo y su vida. Calculad cuántas horas libres, de puro ocio y/o soledad, tenéis al día, sin obligaciones… ¿una hora, dos? Sois unos esclavos. Como yo. O quizás no. Un decadente carece de sentido del humor y transforma sus tragedias personales en estadísticas ridículas.

Tampoco tengo fe. Soy humanista. Miro al espejo para intentar contestar a las grandes preguntas. La gente que prefiere mirar al cielo e inscribirse en una secta para no tener que cuestionarse nada y así administrar sus miedos me produce rechazo. Dudo de su inteligencia, al igual que lo haría con un votante del PP. Qué soledad la de Dios cuando todos aspiremos a una ideológica que se base sólo en la reflexión y la ciencia.

Pero eso no importa demasiado. Vivimos atrapados en el capitalismo más atroz. El dinero es el nuevo dios. Consumir como vía de escape, como nueva vocación, como ambiciosa finalidad. Nuestra singularidad mental vendida al mejor postor. El neoliberalismo preñando una sociedad clasista e injusta. Sobrevivir. El legado deja de tener importancia. Somos números con cuentas bancarias. Código genético cada vez más deteriorado. No hay arte, no hay ideales. Sólo miedo a la soledad. Cioran, Unamuno, y en última instancia Bukowski, lo explicaron mejor que yo.

El problema con la bebida es que la euforia no dura demasiado. Soy un alcohólico disciplinado, pero a las dos horas las risas zigzaguean en mi interior como en un panel de cuchillas oxidadas. Debería de hablar de otras cosas más divertidas, las de siempre, ya sabéis: sexo duro, nostalgia, amores de color azul escarlata. O de felaciones. El recuerdo de su lengua besándome los cojones. La mayoría de las mujeres son engañadas por la palabra, por las lisonjas de una casta de poetas carroñeros cuyos ripios nacen de la tirantez de su entrepierna. Pero no hay nada malo en ello, habría que hacer de la necesidad virtud y pensar que la demostración de amor más palpable, honesta y real es nuestra virilidad enhiesta golpeando vuestras mejillas. Despertad: nuestra erección os embellece más allá de cualquier canon de belleza estacionario.

A veces creo que la única solución al existencialismo desolador es echar un buen polvo. Estamos demasiado reprimidos, ajenos a nuestro propio cuerpo, incluso el orgasmo parece una coreografía. Tenemos que dejarnos llevar. Desnudarnos de verdad. Transformarnos en putas. Romper las reglas. Encender la luz y huir de lo mundano. Tocar. Arañar la carne. Ser libres.

Aunque la falta de modestia no suele tener un público paciente he de decir que soy un buen amante. Ellas siempre vuelven. Hablan. Se desnudan. Después del orgasmo vuelve su escepticismo, las críticas a mi falta de ambición. Incluso esa tenue preocupación por mi futuro inmediato. Pero en cuanto a lo de antes… no hay demasiado misterio: mi lenguaje se folla tu feminismo. Te golpeo con un romanticismo que tiene forma de fusta y bofetada. Empujo con la lengua mi misoginia en lo más profundo de tu coño. Me masturbo con tu cuerpo y luego te acuno entre mis brazos.

Pero ahora estoy solo
No hay guerra ni ejército invasor
No hay ropa interior tirada sobre la cama
Sólo el silencio gris de una habitación
Que todavía huele a tu recuerdo
My Favorite Things by John Coltrane on Grooveshark

15 comentarios:

  1. No se qué pensar del infierno, me ha llamado la atención el título.

    Un beso.

    No se qué pensar , quizás sí, quizas no. Feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A solas con todo el mundo

      La carne cubre el hueso
      Y dentro le ponen
      Un cerebro y
      A veces un alma,
      Y las mujeres arrojan
      Jarrones contra las paredes,
      Y los hombres beben demasiado
      Y nadie encuentra al otro,
      Pero siguen buscando
      De cama en cama.
      La carne cubre el hueso
      Y la carne busca algo más de carne.
      No hay ninguna posibilidad:
      Estamos todos atrapados
      Por un destino singular.
      Nadie encuentra jamás al otro.
      Los tugurios se llenan
      Los vertederos se llenan
      Los manicomios se llenan
      Los hospitales se llenan
      Las tumbas se llenan
      Nada más se llena.

      Charles Bukowski

      Eliminar
    2. Bueno, pues el poema es demoledor.

      Por lo menos eres una persona sensible.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. ¡Oh, Bukowski!
    También Unamuno. Cioran. Parece que la clarividencia es hermana del pesimismo...pero ¿porqué siempre nos va a parecer que el optimismo es una simple agarradera utópica?
    Pues fíjate que creo que a veces hay por ahí como hilos conductores...porque la escritura, como dice Juan José Millás, a veces se adueña de los cuerpos...;) parece una tontería que ahora te lo esté diciendo, ya lo sé. Pero lo cierto es que anoche andaba yo hilvanando un pequeño post...y qué casualidad, porque tú y yo no hemos hablado nada de esto. Pero te diría que yo hablo de lo mismo. Por supuesto que tú lo escribes mucho más hermosamente, pero por ahí van los tiros. Quizás son los síntomas de la primavera...las flores duran poco, pero su olor no es tan efímero en el tiempo...
    Un placer leerte.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A estas horas de la noche, y dado mi estado mental, lo mejor es que te conteste con un poema de Bukowski, breve y directo como la mayoría. Un beso bella lectora ;)

      POESÍA

      se
      requiere
      de mucha
      desesperación
      insatisfacción
      y desilusión
      para
      escribir
      unos
      pocos
      buenos
      poemas.
      no es
      para
      todo mundo
      ya sea para
      escribirlos
      o siquiera para
      leerlos

      Eliminar
  3. prendado no, preñado de esta entrada.
    muerdes canino y cosaco. y yo lo brindo.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ciertas ocasiones los cuervos juegan en mi casa al black-jack y mi mente se convierte en un arreglo floral. Miro al abismo, mis manos como garras, intentando sacar a los sueños de sus jaulas.
      Otro brindis por ti.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. La lluvia deja surcos de viejas historias, ¿Cuánto tiempo podré seguir usando mis huesos como muletas?

      Eliminar
  5. Estás desatado; se nota que la Primavera altera la sangre. Excelente entrado, ilustradora de una realidad que se cierene cada día sobre nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los decadentes nos enamoramos de nuestra prisión de estaño y vino. No dejamos que florezca el miedo, intentamos escuchar la fotografía obscena de los sueños.

      Eliminar
  6. Mejor no pararse demasiado a hacer balance de supervivencia, conviene actuar y mirar hacia adelante ya que como se suele decir, posiblemente los árboles no te dejen ver el bosque.
    Por otra parte, nunca dudaría de las cualidades de un poeta seductor ;)
    Besos bajo las estrellas, escritor.

    ResponderEliminar
  7. Quizá la falta de ideales tenga algo que ver con la falta de fe.
    Hay muchas cosas que requieren un acto de fe, y no he metido a Dios por medio.

    :)

    ResponderEliminar