domingo, 2 de diciembre de 2012

Aniversario: Dos años de Decadencia.

Nos dicen que la vida es una poesía que nos elige
pero no hay verso ni metáfora
cuando tu ausencia es una lápida
blanqueada por la luna
cuando tu latido no rompe la escena
ni puede sanar mis besos vacíos.

El otoño sin amor se torna violento
cae sobre mí como alas rotas de hojarasca
repito tu nombre, una y otra vez
esperando que mi voz sea la antorcha
que pueda guiarte a mi sueño de sombras.

He acechado este mundo durante siglos
Implacable y cruel
un cuerpo helado, sin vida, despertando cada noche
hambriento de sangre y malditismo.

Y ahora, heme aquí, rictus de dolor
¿por qué renuncias a mí, por qué no quieres abandonar ese lecho de tierra?
lloro amargamente, miro al cielo. Amanece.

El sol me besa con su aliento de fuego
Adiós mi amor. Te quiero.

*
Hace un frío insidioso, el insomnio sigue adelante. Hoy se cumplen dos años de mi blog. Y las musas, esas putas baratas, ángeles caídos que duermen en mi copa, no quieren ofrecer está noche su mejor imagen, solo me abrazan con poesía huera y barata. Pero así somos los decadentes, sin control de la situación, presente puro, sin material ahora, pero otras semanas vengándose de la página en blanco con tres entradas seguidas. Ahí subyace la clave para comprenderme, las dos primeras, mayormente ignoradas, son hermosas en su frenesí, cuando el alcohol todavía no ha aletargado mi cerebro y la sonrisa irreverente sirve de alfeizar a todo este tinglado, llenándolo de instantes tórridos y demenciales. Pero luego comienza el distanciamiento, la impostura se vuelve real -quizás porque siempre ha estado ahí agazapada-, y la pregunta perversa empieza a consumir el fuego del fénix: ¿Para qué cojones continuar, de qué sirve?

Y es cierto, los blogs caen abandonados, se vuelven privados, empieza a faltar la inspiración; aunque peor tragedia deviene cuando intimas con la persona detrás de esas maravillosas palabras y su crónica resulta ser un fraude de decepcionante nada. A mí me ha sucedido. Pero a fin de cuentas esa es la grandeza: lo efímero. En esta cruel carrera de madurez que no suele durar más de un año pasas de ilusionarte con el primer seguidor o comentario, de buscar ideas para tus entradas, interaccionar, leer enteros blogs ajenos, a la desidia, a la sensación de haber agotado la experiencia.

Pero no hay que desenfocar la belleza, el hermoso altruismo de quien se toma la molestia de elegir una canción, una imagen, de quien consigue transformar y transmitir sentimientos, tabúes, sensaciones, complejos, heridas, cicatrices, en algo tangible, material, energía emocional que viaja de sus dedos hacía nuestra mente.
Por ello, y sin un orden concreto, me gustaría destacar unos cuantos blogs que tengo el placer de disfrutar: (es un buen momento para recalcar la frase: “No están todos los que son pero sí son todos los que están”)

Irene Uno de los pocos blogs en los que suelo comentar, principalmente porque la autora ha demostrado una evolución fastuosa, un talento impresionante, no solo para expresar ideas o vivencias utilizando un lenguaje rico y complejo, sino también por esa visión directa de lo que acontece en su cerebro sin acotaciones ni peajes.
Nuria El hecho de ser un decadente adorable implica tener acceso a material privado. Sin embargo, eso no es óbice para que todas las personas que la leen admiren su escarcha poética, la forma visceral, maravillosa y rara –y lo digo como valor añadido- que tiene de manifestar y expresar todo ese vaivén de sentimientos que la poseen en su devenir diario.
Lunática Mi querida nínfula, de apenas dieciocho años, sorprende y mucho con poesías viscerales, llenas de locura, sangre y niñas mutiladas. Excepcional. Lleva casi dos años, y cada día es más intensa esa mezcla de desasosiego y envidia sana que provocan sus escritos.
La señorita Ficticia, Una de las pocas que se ha atrevido a leer todo mi material. Alberga esa incoherencia femenina que nutre el romanticismo más visceral.
Mi querida Amélie Catalana, Sophia, ¿Cómo iba a faltar? Además ha vuelto, mi primera musa, pequeña joya femenina, heredera de varias entradas, de frases inimitables, Audrey Hepburn, Love Of Lesbian. Ah. Dulzura de ciclotímica belleza.
i*- La que canta con Lobos Realmente no me gusta la poesía, pero –y sí, lo digo por fastidiar- la música que acompaña a cada entrada es excelente. Una mujer de principios y sensible con su entorno. Leedla malditos.
Eme No creo que vaya a leer esto, no hemos intercambiado ni un triste comentario, pero tiene algunas entradas antiguas como esta que son increíbles, por esa realidad tan inmediata y lejana que está viviendo.
Marina  Siempre he confirmado que para mi escribir es un simple divertimento, fácilmente sustituible por cualquier otra cosa. Sin embargo para ella es una pasión, cuando la lees –y no divaga sobre el montañismo como forma de vida-, te contagia esa emoción, te empuja a limpiar de polvo el teclado. Lo suyo es una biografía autorizada, es casi imposible no cogerle cariño mientras la lees.
María Creo que todo el mundo opina sobre ella lo mismo: transmite optimismo. Es algo positivo que en está pequeña endogamia de pequeños decadentes irrumpa con sus comentarios llenos de enlaces, exclamaciones e ímpetu. Su sola existencia justifica todos mis posts, alguien tiene que hacer de contrapunto ;)
Rafael Fernandez Lo que más me llama la atención es como muestra su lucha diaria, sus anhelos, sus pequeñas victorias, sus momentos de desaliento, como saca adelante su editorial e intentar vender la preventa de su siguiente libro, ese afán por escribir por encima de todo.
Sbm Me cae bien. Simplemente. No sé el motivo por el cual no actualiza más a menudo, pero me gusta que siga por ahí.
Sarco Lange Lo añado como ejemplo de lo efímero de todo esto, comencé a leerle hace una semana, me gustó su material, duro y directo, con algún momento destacable. Y de pronto su impostura lo supera y pone su blog en privado.
Carlos Salcedo Realismo sucio, adoración a Bukowski e inmenso talento. Debe de ser de los pocos blogs que este año me he molestado en leer entero. Relatos excepcionales. Una lástima que no actualice más a menudo.
Jordi M. Novas Tiene otro blog Tetas. Supura amor por la escritura, se muestra discordante con el formato blogger aglutinando relatos excesivamente largos. Merece la pena el esfuerzo.
Lala Fuencarral Alguien de quien he hablado en este blog en más de una ocasión.
Eau Triada imprescindible. Han estado ahí casi desde el principio.

Hay muchos más, por ejemplo todos los que aparecéis reseñados en mi listado de blogs. Chatnoir que cerró su blog, y ahora tiene tres. Celia y sus concursos, A.cid por su blog minimalista y sin comentarios. Mención especial para Jane, que ni siquiera tiene un blog y me comenta. Y otra para Amapola Azzul, conocida por estos lares, amante del surrealismo diarreico en sus comentarios y que siempre provoca mi estupor. Y naturalmente a cualquiera que haya caído aquí, seguramente por error, y se haya tomado la molestia en leerme e incluso, haciendo un exceso, comentarme.

Me gustaría continuar, pero el alcohol, alma mater de todo esto, se ha agotado, y un trovador decrepito como yo –me describieron así en una ocasión-, tiene al menos esa excusa sempiterna para retirarse.

Gracias por estar ahí.

Decadencia by Héroes del Silencio on Grooveshark