domingo, 26 de enero de 2014

Son días de ausencias y alacranes, pero no estoy triste: las pelusas de mis bolsillos juegan por la noche a ser estrellas fugaces.

 Los edificios caen a tu paso cortando todo
en pequeños gritos verdes grisáceos
Usas mis caricias como abono
para tu invierno de amor paralizado
Las metáforas que nacen en el altar de tu carne
ganan a la Muerte al ajedrez
                                          Te
                                follaría
                           sin
                       mi
              disfraz
            de
                  hombre
                            hasta
                                    que
                                         la
                                            luna
                                                  cantase
                                                             tu
                                                 nombre
                                   prohibido                                                     
                                                y                                            nieve
                                                  las                                                en
                                                      heridas              transformasen
                                                                de       se
                                                                   cieno
Habítame despacio...
Aplaca todos mis leones destemplados
Y llena mi boca con tu menstruación homicida
Trázame la ruta hacía tus piernas abiertas

Soy una
ciudad olvidada
bajo el mar
cuya única
compañía
es la sombra ebria
de un faro
acenagado
por el vaivén
de tu cintura
Y
  ellos 
         me
              enseñan
                          a
   Hablo                besar
   Con                           las
   Los                                cenizas
   Pájaros                                    como
   Del                                        si
   Crematorio                 fueran
                                   el
                         disfraz
              secreto
         del
viento

69 mensajes de amor gritan
que eres un bosque de precipicios
que nadie puede entender
(Fabularte)
Hada de absenta que enloquece a las rosas
Yo soy un columpio en el árbol del ahorcado
Una mosca enamorada de la araña
Que envía trozos de su cerebro envueltos en papel de regalo
Aunque
   tú
       nunca
                   tengas
                                hambre

Mis dedos se quedan afónicos
De soñar con el rocío ensortijado de tu coño
Tu saliva es parto inconcluso de espejismo
Quisiera beber de tu pelo y mudarme a tu boca
(Poemarte)
La que confirma mis contornos con
                                                       la
La que medica mis erratas                  tiza
                                        con                 blanca
Déjame                                 una                       de
           rezarte                             sonrisa                 su
                     muy                                 de                  clítoris
                           bajito                             tormenta               invencible

Que te ríes de las mujeres de puntos suspensivos
Porque eres asterisco, puente y túnel

Que eres pueblo fantasma y parque de atracciones

Que eres religión y anatema
Fosa común y bofetada sin motivo

Tan eterna e imposible
Tan maldita
Tan absoluta...                   
                                   El poema                                            Si tú
                         muere                impenitente                  no               llamas
                                  de hambre.                                       a mi puerta.
                                    
Where I End and You Begin. by Radiohead on Grooveshark