domingo, 2 de junio de 2013

El chico del foulard.

El poema es la confirmación del loco
intentando hacer arder el silencio de las cosas
cuestionando el deseo, revisando los charcos que pisa
anhelando el mordisco de luz de un faro muerto
arañando los pezones de la luna
buscando rosas azules y mariposas descalzas en los muros del cementerio
acariciando la herida abierta ante el espejo
cortándose con sus miedos y el baile de dados trucados
amando a una musa de nieve y cristal
con un corazón de lirios salvajes entre sus piernas.

**

Amélie tiene un hermoso accidente y muere entre terribles dolores. La banda sonora sirve de mortaja a la insensibilidad adquirida. El amor es un despojo, y el poeta enfebrecido se desmaya en la encrucijada. Pero es un fraude, no ha olvidado la siguiente frase, guiña un ojo al público con picardía y sonríe ante la felicidad entrelíneas. 

Ahora el poeta tiene Twitter. Elude la segunda botella. Elude las palabras de amor excesivas. El poeta sale de su habitación. Y todo es más divertido. Agujetas de felicidad. El resto es silencio. A fin de cuentas Rimbaud terminó siendo esclavista. Y en medio de un suspiro, más de alivio que de nostalgia, sin gran esfuerzo, así es como ha desaparecido la pulsión de madrugada, el recuerdo, incluso el carmín que manchaba la pared. Porque en el fondo no valía nada. Una nada inaprensible. Lerda.

Y ya sé que ahí afuera todos se muestran despiadados, que hay personas que venden sensibilidad pero esconden un corazón de rata, cloacas de mezquindad dentro de una coraza de piel y hueco. Pero hoy no es otra mañana de nudillos resacosos ante el espejo, hoy el gato de hermosos ojos verdes ronronea contento; siento una sencilla madurez espiritual –quizás unida a una singladura de efímera efervescencia-, que ayuda a mantener el perfume del sexo en mi almohada. Y la musa, siempre atenta, me señala con el dedo y piensa ya en el siguiente encuentro. Ese es el final correcto para los dos: mariposas en el zoo pensando en la posibilidad de una isla.

A Letter to God by London After Midnight on Grooveshark

24 comentarios:

  1. Oh sí! Me encanta. Huir del dolor y las grandes palabras, esas de poesía de vertedero, esas que lo llenan todo y no son nada. Será que nos estamos volviendo realistas, o yo qué sé.
    Un beso poeta. Me encantan esas mariposas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será que nos hemos dado cuenta que a veces las palabras son como naturalezas muertas que decoran una habitación pintada de soledad.
      Al final sólo importan los gestos, ya acumulamos demasiadas experiencias para otra cosa…xD
      Oh, sí, las mariposas son geniales ;)
      Besos.

      Eliminar
  2. Muy bonito, me gusta hasta el final, comida de tortugas.

    Besos, Poeta, en serio bonito, muy bonito.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que escribes bastante profundo, me gustó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La etiqueta no tiene demasiada relevancia con respecto al texto, pero me alegra que te guste…xD
      Es más bien introspectivo, entradas biográficas escondidas entrelíneas ;)
      Besos bella Amapola.

      Eliminar
    2. Pues entonces me gustan más.

      Eliminar
  4. Un día hace mucho tiempo te comentó alguien y escribió un término que me quedó grabado:

    Arrasas.

    Tal cual.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja. Gracias, gracias. Supongo que esta entrada me ha quedado más íntima de lo habitual. Un placer tenerte todavía por aquí ;)
      Espero que todo te vaya bien. Un enorme abrazo.

      Eliminar
  5. Decían los ancianos que los poetas eran videntes.
    Luego los ancianos murieron.
    Se les atragantó la profecía.

    Besos de hombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces el poema se rompe, te supura de los dedos, te hace sangrar. Solo los genios como tú conocen esa sensación demiurga.
      Un abrazo de mujer ;)

      Eliminar
  6. No diré "te lo dije".

    Aix tonto... mariposas tú también? Cómo me gusta!
    En serio, tus pequeños atisbos de felicidad me llenan el corazón.

    Un besito sonriente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja. ¡No exageremos por favor! Atisbos sí, mariposas no, tendría que cerrar el blog o algo así para poder seguir siendo coherente…xD
      Un enorme abrazo querida princesa.

      Eliminar
  7. Todo poema es una herida en la piel del poeta.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La única forma de provocar sensaciones es desligarlas de tu piel ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Tus agujetas de felicidad me hacen sonreír.
    PD: Si no recuerdo mal, no fue el Decadente quien folló con el chico del foulard, sino otra señorita :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja. Ahí has estado acertada. Tampoco me gusta hablar demasiado de mi vida sexual real por aquí, ya sabes, tengo una imagen de decadente misántropo que proteger…xD
      Joder, cuando te leí me quede impresionado. Si, así es, suelo mezclar ideas en mi cabeza, fue la señorita Sophia en uno de los primeros post que leí, quien compartió con nosotros aquella velada con el chico del foulard. Que por cierto no la llamo de nuevo.
      Tienes una memoria prodigiosa, ¿fue hace ya tres años de esa entrada? xD
      Podrías volver con tu blog actual, sí, ya sé: anonimato, más libertad. Capulla, eras tú en los primeros mails quien me hablaba sobre “dejarse llevar sin importarte nada” ¿hemos recorrido el camino inverso? A mí ahora no me importa demasiado cómo escribo ni quién me lee. Aish –suspiro-
      Besos nínfula.

      Eliminar
  9. Y así fue como la extraña realidad despertó a los versos dormidos en la botella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, la poetisa desaparecida, ¿todo bien? Tiendo a pensar que sí, normalmente cuando van mal las cosas sueles escribir mucho más.
      Sí, hay secretos escondidos al final de la botella, es una lástima que esa poesía de vertedero luego desaparezca entre bilis y vómitos…xD
      Besos bella dama.

      Eliminar
  10. Mariposas en en zoo, y la posibilidad de encontrar una isla...
    Suena bien.
    Hay quien merece una isla.
    Hay quienes merecen esa isla.
    Cosas más raras se han visto que encontrar un refugio en mitad de la tempestad.
    ¿Querer es poder?

    Los gestos dan vida a las palabras;
    y entonces las palabras ya no son sólo palabras
    y se pueden celebrar en todo su calado.

    ¿Cómo podríamos bautizar a esa isla?
    ¿Satisfacción? ¿Alegría? ¿Felicidad?
    ¿Verdad que te chirría? ¡Ponle otro nombre entonces! :P
    Aunque el nombre no importa mucho, la verdad...

    Espero que cierres de una puta vez el blog; ya sabes, por coherencia.

    En realidad no sé ni de lo que te estoy hablando. Sólo fantaseo con rescatadores que rescatan y son rescatados a la vez, ñoñerías y buenos deseos. Hay cosas por las que merece la pena arriesgar el pellejo y los miedos.

    :O)

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja. A veces tus comentarios parecen Haikus encadenados, aunque eso ya lo sabes.
      Sí, entiendo perfectamente lo que dices, y es más: estoy de acuerdo ;)
      Los gestos sin duda dan vida a las palabras. Como curiosidad la expresión “posibilidad de una isla” la tomé de un libro Houellebecq, quizás te gustaría.
      Hay que seguir fantaseando, y arriesgar el pellejo y los miedos, cierto, cierto.
      Un abrazo maestro zen, la sabiduría transciende tus comentarios.

      Eliminar
    2. Si crees que así puede ser, estoy por pensar que ese libro de Houellebecq me gustaría.
      ¿Cómo se titula?

      Soy un preguntón. Te haré una segunda pregunta, si no te importa, claro XD

      ¿Siguen siendo tiempos difíciles para este soñador?

      No estoy preguntando por exteriores, ni por trabajos, ni por este "bendito" mundo...

      Dime, ¿siguen siendo tiempos difíciles?

      Ya sabes que nunca pierdo la esperanza contigo.

      ¿Algún día me harás sonreír?

      Hay que joderse, ¿en serio me gustaría que cerraras el blog por coherencia?

      En el fondo de mí debe existir alguna diminuta chispa de altruismo real ja, ja, ja.

      Sí, en el fondo; ahí, oculto :P

      Eliminar
    3. Se titula “la posibilidad de una isla” no sé si te gustaría, el autor es… mira, te voy a aconsejar otro de él, es más corto, una especie de “El extranjero” de Camus versión moderna: “Ampliación del campo de batalla” ya me dirás ;)
      Siguen siendo tiempos difíciles para soñadores. El blog a fin de cuentas es literatura, una buena excusa para mi fracaso de ideales, antes al menos, cuando me quería matar de madrugada ebrio de soledad, me sentía mucho más coherente que ahora. Y no añado más.
      ¡Ya te he hecho sonreír! xD
      Lo curioso de los blogs es que cada vez son más underground, la gente no tiene tanto tiempo para escribir, entiendo que prefieren la inmediatez del Twitter o del facebook, la cita, los ciento cuarenta caracteres, el “me gusta” o poner favorito a algo, fagocitar pequeñas raciones individuales de talento.
      Pero, ¿qué importa? La vida real sigue ahí afuera, afilándose los dientes con nuestras ansias de respuesta, notoriedad o lo que coño sea que nos impulse a gastar el tiempo aquí...xD
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. A veces tenemos suerte con el teclado. Un abrazo muchacho ;)

    ResponderEliminar