domingo, 9 de junio de 2013

Si dios quiere existir no me importa, pero primero que sea educado y venga a disculparse.

El día amanece triste, huérfano, a la sombra de un sol tullido. Y aquí estoy, con la vista cansada por el monitor de la oficina y la falta de vida, intentando licuar con algo de sentido un par de párrafos para salvar del ignominioso limbo de dejadez al blog. El caso es que ayer compré un libro, lo leí en el trabajo; pero era horrible, terrible, carente de alma y talento. Tuve que regalárselo a un compañero, desprenderme de él, era como tener ropa mojada tendida dentro de casa: me robaba calidez.

Pero mis dedos flotan sin intuición sobre este teclado lleno de asesinos. Supongo que prefieren saborear tu interior, acostumbrados a entrar y salir del hogar que reside entre tus piernas. Pero ahora estoy solo, huelo el fusilamiento desde aquí, el olor a pólvora sobre la herida. Quizás la botella representa ese amor agrio y obtuso que necesito. Un brindis. Entonces esa bella mujer –la Muerte-, con su cara de niña y su ramo de flores, con su vestido rosa y sus cintas en el pelo, se acerca a mí, se arrodilla y me acaricia la nuca con su aliento de cierzo. El deseo aparece como un calambre. La mano rodea la hermosa erección y sube y baja por recuerdos cercanos, elipsis llenas de perversión. Y todo estalla en un eclipse de pompas de jabón y placer.

Pero el orgasmo tiene forma de cicatriz, comparte esa soledad voraz de las marcas pretéritas ante el espejo empañado. Pero no te sientas culpable, lo peor de ambos reside dentro de mí, inalcanzable al consuelo y tu entendimiento. Es imposible que comprendas mi voz con tus silencios, con esa estrepitosa ansiedad que renquea tullida entre tus piernas. Déjame escu(l)pirte con mi lenguaje duro desde la distancia. Además, tú no tienes la alevosía, no eres capaz, repito, de recuperar el pulso en mis muñecas, eres sólo una muñeca hueca cuyos lunares se suicidaron hace mucho tirándose desde la punta de mis dedos.

Born to Die by Lana Del Rey on Grooveshark Sol de invierno by Extremoduro on Grooveshark