viernes, 8 de junio de 2012

Top Rorschach Videojuegos

(Sí os interesan las bandas sonoras de videojuegos, pasaros por este post Top Rorschach Mejores Bandas Sonoras De Videojuegos)

Con los videojuegos he tenido siempre un problema: he sido demasiado obsesivo y, como sucede en Internet, al final encuentras gente afín en estás fijaciones sin sentido que subliman tu incapacidad para afrontar la vida, o para llenarla con algo trascendente, con un enorme coste de tiempo. Estas personas que conocí se gastaban cantidades indecentes de dinero en consolas y juegos, completaban juegos de rol en japonés y en inglés sin tener ni idea de esos idiomas, se preparaban para torneos leyendo manuales y revistas como si fuera un culturista adicto a los esteroides, vivían prácticamente en los recreativos, como la vida de un barfly, acodados como una naturaleza muerta, noche y día, desangrando el tiempo mientras suplicaban una moneda para otra partida. Auténticos losers monotemáticos que basaban su orgullo, su posición en el grupo de tetrapléjicos sociales, en pasarse la mayor cantidad de juegos lo más rápido posible. Gente que cuando cerraron los recreativos más emblemáticos de Madrid, hicieron de internet y el juego online su única forma de vida social, dedicándose a speedrun, foros, y al coleccionismo retro sin fin. Sin entrar en casos particulares la mayoría nos hemos ido reenganchado a la realidad, de mejor o peor manera.


Naturalmente explicado así parece todo demasiado exagerado, una parodia. Quizás lo que intento explicar es algo más sutil, es el hecho de intentar cubrir un vacío con la repetición compulsiva de una actividad que en su momento nos produjo placer. Y da igual que sea algo socialmente aceptado o no, Para mí es lo mismo ser adicto a comer que a las máquinas tragaperras, ser adicto a la bebida que al trabajo, ser adicto a las drogas que al sexo o al futbol. Da igual si eres un adolescente que invierte cinco horas al día o un padre de familia que invierte solo diez el fin de semana, siendo esas diez horas todo el tiempo libre del que dispone. Es la misma mierda, como las cinco horas diarias de televisión que tiene España de media, ¿suena ahora ridículo, o quizás un poco más cercano? Son formas de escapismo, dependencias sutiles en las que todo el mundo puede caer, ya sean laborales, sentimentales, o de ocio.

Que quede claro que no intento demonizar los videojuegos. Hablo simplemente de una limitación de mi carácter, de unos años de adolescencia que ahora veo como una absoluta pérdida de tiempo, pero que solo son responsabilidad mía. Además, qué diablos, tengo muy buenos recuerdos asociados a esas noches quemándome la vista y la paciencia con el último nivel, con el último puzzle, con la frase ininteligible, con la plataforma en la que me acordaba de la madre del programador, con la satisfacción de completarlo todo.

Aunque también me gustaría añadir un detalle que me ha inquietado en estos últimos años trabajando en tiendas dedicadas al sector. Y es el hecho de ver a niños cada vez más pequeños, de cinco años por ejemplo, jugando ya con consolas, con padres desentendiéndose de su educación con tal de tenerlos callados. No olvidemos que los videojuegos son productos totalmente calculados. Y no me vengáis con los juegos educativos, os aseguro que esos no eran precisamente lo más vendidos. Quiero añadir una nota demagógica que en mi opinión, aunque esté afectada por otros motivos, hay una relación directa entre el aumento de ventas de videojuegos y la cada vez menos predisposición a la lectura.

Creo que ya he divagado suficiente, ahora vamos a lo importante. En el fondo este Top es un capricho, sé que no va a interesar a nadie, pero no por ello puedo dejar de dar(me) algunas explicaciones sobre su confección. En primer lugar no quiero ir de gurú de videojuego y hacer el típico listado EDGE, para eso tengo bastantes libros y revistas y me hubiera resultado bastante aburrido. No, para mí este listado es personal, una especie de biografía desde que empecé a jugar con un ordenador Amstrad CPC 464, hasta que me compré la última consola, en este caso una Xbox360. Por eso, al ser muy personal y a pesar de haber jugado y poseído casi todas las consolas del mercado, hay ausencias clamorosas, muchos juegos de SEGA como el Sonic o Shenmue, clásicos de la última década como Ico, God Of War, Ōkami; ningún juego de PC, etcétera. Realmente no es por falta de horas de juego, el motivo es que no me han emocionado, quizás como secuela del proceso de náusea y aburrimiento que me llevó hace años a vender todo.

***
Hay dos géneros que por encima de todo me han fascinado. En primer lugar los RPG.
Para los profanos sería como coger un libro de “Elige tu propia aventura”, esos libros adolescentes normalmente de temática fantástica, donde ibas saltando de una página a otra dependiendo de tus elecciones, y convertirlo a un formato audiovisual.
Había juegos bastante interesantes en ordenador, pero cuando llego la eclosión fue con la Súper Nintendo, sigue siendo una de las mejores consolas de la historia, un buen mando, buenos juegos de lanzamiento, y dejaba a la Megadrive, su contemporánea, en mal lugar en cuestión de calidad de imagen y sonido.
De esa época tengo que recordar:

Saga The Heaven and the Earth (Soul Blazer/Illusion of Time/Terranigma) No son nada destacables realmente, pero fueron los primeros juegos de rol que llegaron a España traducidos y solo por eso merecen una mención. Eran juegos que te podías pasar en menos de treinta horas pero que valían quince mil pesetas. Las economías ingeniaban repartición de las compras entre los amigos o alquiler durante un fin de semana maratoniano.
Secret of Mana (Seiken Densetsu 2 en Japón) Música excelente. Se podía jugar tres personajes a la vez.
Chrono Trigger Otro juego mágico. Viajes en el tiempo, más de doce finales, no llegó nunca a Europa y la única manera de conseguirlo era comprar el cartucho americano y un adaptador. Mucho dinero. Pero en aquella época (1995), sin apenas revistas o información al respecto consiguió traspasar fronteras y ser encumbrado en todo el mundo. Ahí tenemos, años más tarde, la versión de PlayStation y de Nintendo DS. En su desarrollo colaboraron Hironobu Sakaguchi, Kazuhiko Aoki y los compositores Nobuo Uematsu y Yasunori Mitsuda. Akira Toriyama (Dragon Ball) se encargó de los diseños de personajes. Juego inmenso, que me habré pasado más de veinte veces, y aun así en cada partida me sorprende algún detalle nuevo. Banda sonora versionada hasta la saciedad, no solo en conciertos, sino por aficionados de todo el mundo.

Final Fantasy VI La magia de Squaresoft en estado puro. Es sorprendente que tengan más alma estas bandas sonoras de antaño, que se creaban con sintetizadores y un chip de sonido de ocho bits, que las que las de ahora, todas cortadas por el mismo patrón aburrido. El juego tiene momentos desgarradores, como cuando Celes se intenta suicidar, tiene triángulos amorosos, enemigos sádicos, traiciones, la búsqueda de una magia capaz de resucitar a los muertos, personajes carismáticos, un guión excelente, y una mecánica de juego compleja y adictiva. No había guías, y era como caer en un mundo en el que estabas solo y todo podía suceder.

The Legend of Zelda: A Link to the Past Juego excepcional, siempre te sorprendía con algún secreto, con alguna cueva, pozo, o lugar del mapa que no habías visitado con anterioridad. Enrevesados puzzles que te dejaban bloqueado durante días. En esos casos la casa se llenaba de gente debatiendo como llegar a la siguiente sala como si fuera un asunto de calado nacional.
Entrando ya en la generación de 32 bits podría destacar:
Final Fantasy VII Otro de los juegos que es pura magia, denso, adulto, emotivo. Tiene la culpa del gran calado que tienen los juegos de rol en España. Hoy, quince años después, todavía hay gente que lo disfruta y pide sin pudor un remake. El cenit de Squaresoft como compañía.
Destacar también otras partes de la saga: Final Fantasy Tactics, Final Fantasy VIII, Final Fantasy X Y el excelente Xenogears, uno de los últimos must have, apoteósica trama mezclando religión, ciencia ficción y el eterno retorno. Nunca llegó a España.
De la compañía Tri-Ace/Enix destacar dos grandes juegos: Star Ocean y Valkyrie Profile Juegos bellísimos a nivel gráfico y con excepcionales diseños de personaje.

En la actualidad solo hay dos compañías que merezcan la pena ser reseñadas. La primera es Bethesda, con su saga The Elder Scrolls. Juegos inmensos, pueden llevarte más de doscientas horas completarlo. Con sus revisiones y ampliaciones se puede decir que es el juego de rol más real y más completo. The Elder Scrolls V: Skyrim ha sido el último de la saga. También son los creadores de Fallout 3
La segunda es BioWare. Creadores del mejor juego de rol de Star Wars Star Wars: Knights of the Old Republic. Es el que marcaría las bases del que es uno de los mejores juegos de rol de esta generación: Mass Effect. Juego de ciencia ficción futurista, en el que se creó de cero toda una galaxia, con sus razas, sus costumbres, su historia, su cultura e influencia en la humanidad. Las localizaciones son excelentes y tienes esa sensación de libertad no lineal que te “obliga” a pasarte el juego varias veces para descubrir las consecuencias de tomar diferentes decisiones. Es una trilogía, pero desgraciadamente el elemento rol fue desapareciendo y se volvió mucho más comercial. La tercera parte sigue cogiendo polvo en mi estantería, no quiero estropear un buen recuerdo.

***
Los juegos de lucha son mi segundo género favorito de videojuegos y a los que he dedicado más horas. Hablar de juegos de lucha es hablar principalmente de Street Fighter II de Capcom en 1991. No hay que extenderse demasiado, en cualquier bar, recreativo -y a partir de 1992 consola-, se estaba jugando a este juego o algún clónico. Veinte años después siguen saliendo juegos de la franquicia.

A partir de ahí siguieron otras sagas, como Darkstalkers –la más relevante de todas y con mayores cambios y riesgos en la jugabilidad-, Rival Schools, X-Men: Children of the Atom, Marvel Super Heroes vs. Street Fighter , Marvel Vs. Capcom: Clash of Super Heroes. Hubo una sobreexplotación de los personajes, de las ideas, de las pocas franquicias que iban sacando adelante. Pero realmente el público tenía la culpa, necesitaban una nueva versión cada año, con más jugadores, más efectos y movimientos finales. Y lo más curioso es que esa mentalidad continua en la actualidad con el Ultimate Marvel vs Capcom 3.

La compañía japonesa que fue la única rival en este campo y que, en mi opinión, al final logró programar los mejores juegos fue SNK:
Destacar algún juego sería inútil, era la única consola enfocada para recreativas, por lo cual practicamente el total de sus juegos son de lucha, aunque también hay Shoot 'em up y Puzzles. Destacables: Art of Fighting, Art of Fighting 2, Real Bout Fatal Fury, Real Bout Fatal Fury Special, Garou: Mark of the Wolves, Samurai Shodown II, World Heroes 2

The King of Fighters Esta saga merece un punto y aparte. La primera versión llegó en 1994, y la idea era reunir a todos los grandes personajes de la compañía (sagas Fatal Fury, Art Of Fighting, Ikari Warriors), además de otros creados para la ocasión y hacer una versión cada año. Pero con el The King Of Fighters '95, The King Of Fighters '97 y finalmente The King of Fighters 98 Dream Match llegaron a una complejidad de juego, un equilibrio entre los personajes increíble. No era raro ver circular guías de combos importadas de Japón, donde se analizaba hasta el mínimo entresijo. El nivel de los torneos era terrible, la gente machacaba las versiones de consola, siempre inferiores técnicamente, entrenando los combos más complejos una y otra vez. Ver jugar a dos personas de nivel era un ballet, un baile en el que cualquier error te costaba la partida. Era divertido ser espectador de esas partidas porque solían ser muy estratégicas y espectaculares. Todo se perdió a partir de la versión de 1999, la calidad fue bajando -entre otras cosas por problemas económicos de la compañía. En la actualidad, después de varias fusiones y compras, se dedican a vender remakes de sus productos más conocidos. Una lástima. Pero lo excelso es difícil de mantener.

En el 2001 el género ya daba los últimos coletazos, los juegos en 3D se comían el mercado y nada hacía prever que en el 2008 la situación pudiera cambiar. Por ello, como un panegírico sobre la tumba del género que había dado tantas satisfacciones a las dos compañías crearon Capcom vs. SNK 2.

Hubo algún pequeño brillo en la oscuridad en otras empresas, pero aparte de Mortal Kombat, Killer Instinct, los demás juegos de éxito fueron ya en 3D: Soul Calibur, Virtua Fighter, Tekken 3, Battle Arena Toshinden

***
Otros géneros o sagas que merecen una mención especial:
Castlevania Podríamos destacar muchos. Concretamente el Castlevania IV de Súper Nintendo, un plataformas maravilloso, los juegos de las portátiles de Nintendo, excepcionales. Han hecho que muchos viajes a Sevilla y Barcelona fueran una gozada. Y por fin, el más destacable de todos ellos: Castlevania: Symphony of the Night,  para PlayStation, con una estructura de mapas estilo Metroid, una banda sonora gótica que ambientaba perfectamente, un protagonista -Alucard- que derrochaba carisma, y unos toques de rol que te involucraban para conseguir el 200% del mapa y todo el inventario existente. Excelente incluso ahora.

Silent Hill 2 Tiene uno de los mejores guiones de videojuego existentes, con un giro final digno de las mejores producciones de cine. Provoca miedo, desazón, hay momentos en los que no sabes exactamente qué está sucediendo. Tuvo la culpa de que llegara varios días tarde al trabajo y que todo el mundo tuviera que jugarlo, bajo pena de perder mi insulsa amistad.
Metal Gear Una de las mejores sagas de videojuegos, obra personalísima del genial Hideo Kojima. Cualquiera de sus cuatro partes para las consolas Sony, tienen un lugar destacado en mi memoria. Otra excelente banda sonora, y un alarde técnico que ponía siempre el listón de lo que deberían ser los juegos a partir de ese momento. El remake de GameCube del primer Metal Gear Solid, así como el libro, que alcanza, a pesar de la dejadez del autor, buenos niveles de emoción, son imprescindibles para saber de qué estoy hablando.
Super Mario Bros. Este personaje daría para un post en sí mismo. La propia compañía Nintendo se asienta en él para crear más y más sagas. Destacable a nivel personal los títulos de plataformas Super Mario World, Super Mario 64, Super Mario Galaxy, New Super Mario Bros.

Por reseñar otras sagas del fontanero más pluriempleado, mencionaría Super Mario Kart Aquí no omito ninguno de ellos, los seis existentes (siete con el que acaba de aparecer para Nintendo 3DS) tienen algo especial, e incluso diría que van mejorando cada vez más.
Correr contra los fantasmas de los programadores o saber que da igual si sacas una vuelta de ventaja, aún puede pasar cualquier cosa, no tiene precio.

Resident Evil (saga) Llamado también Biohazard en su versión japonesa. Como suele suceder han perdido el rumbo, lo que al principio era una mansión donde primaba el ambiente, pocas balas y los puzzles, se ha ido convirtiendo en un Call Of Duty. Un desastre, por mucho que nos quieran vender otra cosa. Pero a pesar de que no ha envejecido bien, los dos primeros crearon un género en sí mismos que llegó al gran público y rompieron definitívamente el cliché de juegos para niños.

Hay más juegos reseñables como Contra III: The Alien Wars, Axelay, Guardian Heroes, Sunset Riders, Beatmania, Guitar Hero, Super Metroid, Captain Tsubasa 4, Dragon Ball Z: Super Butōden 2, Star Fox, The King of Dragons, Golden Axe: The Revenge of Death Adder, GoldenEye 007, Dungeons & Dragons: Shadow over Mystara, Dungeons & Dragons: Tower of Doom, Knights of the Round, U.N. Squadron, Shinobi, Arcana, Bioshock, y muchos otros que han dejado una huella en mi memoria. Pero dejemos el completismo para los próximos DLC...

¡Thanks For Reading!

The Dark World - The Legend of Zelda A Link to the Past by Koji Kondo, Arata Iiyoshi on Grooveshark