lunes, 4 de abril de 2011

Then I knew that our love was just a car crash away. La mutilación es la forma más sincera de adulación.

Sabía que no ibas a llamarme, es inútil no reconocer la sorpresa cuando estas a la altura, no puedo darte excusas, es tu forma de ser, tus enjutas limitaciones, no me compensa creer en ti, el marcador de decepciones esta a rebosar. He elegido mal mi victima. Basta entonces, te digo, de hablar de nuestros hijos, de tus sueños abruptos, basta de simplezas, del ayer, del mañana, del “nosotros” Juegas sin tirar los dados, y a mi me dejas una herida de ego con cada silencio.

Lo mate Wendy, lo siento, no era Peter Pan, era un monstruo el que pedía permiso para entrar, se alimentaba de tu ilusión y sueños de adolescente. De tu debilidad, de tu ruina. Le colgué boca abajo para destilar su tristeza y sus mentiras aprendidas. Sólo es un juego. Nadie conoce las reglas, ni siquiera cuando te colocan dos monedas sobre los ojos. ¿Te he sido de utilidad mi pequeña? I love you. No cuesta escribirlo.

No quiero dormir, esta noche me siento libre, sin responsabilidades, un silencio amortajado por el sonido de mis dedos golpeando el teclado intentando sacar la miseria, la ira inconclusa, el tedio acumulado, aunque al final se convierta en otra frustración más. ¿Tú también miras el correo cada diez minutos, el móvil, divagas en voz baja, escuchas la misma canción mientras escribes sin sinceridad, reptando entre los párrafos sin dar nada de ti? Es difícil elegir las palabras, normalmente te eligen a ti, normalmente hay faltas, hay reglones sin sentido, pero esas son las que valen.


Por eso no me engañas cuanto te leo y no sé reconocerte, sólo veo el mar en tu ojos y ningún estimulo real, ¿por qué insistes? Te elijo a ti, a ti con tilde, elijo verbalizar miserias, buscar ese mundo entre palabras y frases acumuladas llenas de perífrasis y desengaños. Pero no me hagas caso, no lo estropees, por favor, no lo estropees de nuevo. Me gusta la distancia, y el eco de mis palabras es suficiente para paliar este doloroso fetichismo, como un muro de lluvia lleno de gotas de ausencia en el que sumerjo mis pensamientos.

If I Was Your Vampire by Marilyn Manson on Grooveshark