lunes, 14 de febrero de 2011

Gracias por demostrarme una vez más lo importante que era para ti. Cuídate. Ya coincidiremos en otro momento. Feliz San Valentín.

El problema que he tenido siempre con ella ha sido la falta de comunicación. Nos ha faltado siempre una tarde tomando un café en un sitio tranquilo, una tarde para, sin prisas, mirarnos a los ojos y creernos los matices. Creer que ella me quiere, creer que yo también la necesito. Creer que lo que ha pasado ha sido por mala suerte, por un mal momento, porque no hemos sabido hacerlo mejor.

Zahira me había dicho que seguía enamorada de mí. Yo había escrito un post medio en serio medio en coña para provocar una reacción. Hable con ella y me dijo que me escribiría un mail. No me pareció mal, un mail meditado, un mail en el que me explicara porque si nos queríamos ella había provocado prácticamente la ruptura con su pasividad, con su dejadez, con su huida. O al menos que me explicara lo equivocado que estaba, lo ingrato e irracional que había sido. Una explicación.
El sábado por la noche no tenía ningún mail, y además me sentía absurdo. ¿Por qué no podíamos hablar las cosas cara a cara, porque no podíamos hablar por teléfono, porque tenía que estar siempre esperando algo de ella? Solo deseaba algo de normalidad, no sentir que estaba soñando sin darme cuenta con un oasis mientras moría lentamente deshidratado en el desierto.
No soy imparcial, camuflo bajo mis palabras muchas carencias, mucha impaciencia, mucha mala ostia, mucho egoísmo.
He sido como el niño pequeño que no consigue lo que quiere y tiene una pataleta. Ella es la frágil, ella es la que necesitaba mi amistad y mi ayuda. Ella tiene excusas. Tiene problemas económicos, familiares, una depresión de años, incapacidad para implicarse emocionalmente debido a su pasado. Yo soy el malo aquí, no quiero olvidarlo. Pero aunque sea el malo tengo mis razones, que no justificaciones, mis propias necesidades, y no puedo sentirme totalmente culpable.
Por todo ello cuando la llame hoy no estaba de humor. No se como ha empezado, si ha sido ella diciendo que le había sentado mal algo que había leído, si yo diciendo que en Navidades ni me contesto a un sms de felicitación. Si ha sido ella alzando la voz, o yo no dejándola hablar. Si ha sido decir que era una mentirosa porque realmente no estaba enamorada, si ha sido ella diciendo que debía estar loca para decir algo así. Si he sido yo diciendo que de ella solo quiero una explicación que lo demás me sobraba, ella respondiendo que no iba a hablar conmigo nunca más o yo finalmente diciendo que tampoco era necesario porque la colgaba.
Luego un par de mensajes. Al final yo pidiendo disculpas, diciendo que la quería y que deberíamos hablar después del trabajo.
Pero al final evidentemente ni me ha llamado ni me ha contestado al último sms. Supongo que el post ha empezado conmigo mirando el teléfono y terminara subiendo el texto y apagándolo.

He recordado escribiendo que mi primer post del blog iba sobre ella. Se puede decir que ha sido mi fantasía particular. No digo que lo superase en diciembre cuando deje de hablarla, ni que recayera a finales de enero cuando respondí su llamada. Solo se que ha sido importante. A su manera, algo insana también, pero ha sido importante.
Pero me merezco –al menos eso pienso- alguien que luche por mí. Si ahora no estas preparada para verme, para salir de tu casa a la una de la noche y solucionar las cosas, para conocernos y entendernos, sino eres capaz de hacer planes conmigo de futuro, un futuro en el que reconozcas que quieres estar, si prefieres no llamarme y mantenerme ajeno a tu vida cuando las cosas van mal, sino entiendes que, dejando a un lado ese extraño sentimiento protector que siento hacia ti, irte de tu casa, dejar a tu familia a un lado, ser egoísta es lo único que te puede quitar la depresión en la que te encuentras…lo siento. No digo que te esperaré, lo mismo que ha surgido después de cuatro años, puede surgir en otro momento. Solo espero que en ese momento estés preparada para tener una relación real, y no este simulacro que al menos a mí me ha dejado un regusto a rencor e insatisfacción.

Anexo: Además me dijiste que Amelie te parecía “rara” y no entendías como me podía gustar. Normal que empezáramos a discutir, ahora todo tiene sentido...

J'y Suis Jamais Alle by Yann Tiersen on Grooveshark