jueves, 20 de junio de 2019

Reseña: Libro 'Piscinas Vacías', de Laura Ferrero

Escritura intensa, intimista, evocadora, afilada y escueta, así podría resumir el estilo de esta maravillosa autora, Laura Ferrero, que primero por medio de la -de momento- denostada autoedición por Amazon, y un par de años después gracias a la editorial Alfaguara, nos regala esta maravillosa antología de relatos cortos. Todos albergan cierta profundidad, la capacidad de conseguir que sintamos empatía por el sufrimiento y sutil amargura que muestran los personajes. Desde el principio no hay tregua para el lector: pasamos de la peculiar y conmovedora declaración de amor titulada ‘Sofía’ ("¿Sabes?, los hijos que no nacen también cuentan. Los padres que nunca llegan a serlo, lo son para siempre. De alguna manera extraña. De esas maneras que nunca salen en el diccionario"), a ese triste ‘Pan de molde’ que tan bien refleja la incomunicación de una joven madre agotada y casi resignada al desamor, ‘La casa más vacía del mundo’ enfrenta a un padre con un hijo a su reciente viudedad, ‘Lo que brilla’ reflexiona sobre lo que uno tiene y lo que deja en el camino, esa incertidumbre de haber elegido bien que a todos se nos plantea en algún momento de nuestra vida ("A veces cuando me observo desde fuera, sumido en esta vida dichosa que llevo, no puedo dejar de pensar en esa otra vida que fluye entre ríos de lágrimas y mujeres que se suenan la nariz con pañuelos de papel. Entonces no puedo hacer otra cosa que preguntarme si elegir un ideal no es quedarse con la parte muerta de la vida"), en ‘Piscinas vacías’, el relato que da título al libro, una joven recuerda a su hermano menor fallecido en un accidente y su incapacidad por superar la pérdida... y así hasta veintiséis relatos en menos de doscientas páginas, todo un alarde de concreción.

El gran protagonista de ‘Piscinas vacías’ es el amor, la sempiterna falta de un manual de instrucciones para afrontarlo y la práctica imposibilidad de evitar su obsolescencia; también supuran en sus relatos las secuelas de la falta de comunicación, el miedo a la muerte, la melancolía e incluso la enfermedad mental. Su estilo me ha recordado a la eficiente brevedad de Raymond Carver, esa manera de introducirnos en pocas páginas en situaciones cotidianas y sacar a la superficie toda la fealdad, el absurdo y la torpe y cruel forma que las parejas tienen de aborrecerse y aislarse uno del otro con el paso del tiempo. Quizás adolece de cierta falta de variedad en los temas y su inflexión final, pero a mí me ha encantado. Como curiosidad Laura Ferrero cita a menudo un poema de Anne Carson en el que aparece el término ‘worldsharp’, ‘agudo como el mundo’, que es el que le hubiera gustado utilizar como título del libro; pero le aconsejaron que no lo hiciera, a fin de cuentas hay que dar al lector facilidades, no sea que no vaya a comprender una simple metáfora.

Recomiendo su compra, pero como entiendo que no todos se pueden permitir gastar tanto dinero en libros como yo, añado sutilmente el enlace al ePub aquí.

“En su vida todo parece haberse estancado en un nimio y complaciente punto medio.”
“Es la lluvia, que despierta a las cicatrices y las convierte de nuevo en heridas. Pero únicamente ocurre en los días lluviosos. No sangra, sólo escuece ahí dentro; aunque "dentro" es una palabra confusa. Es el agua que cae, que limpia las calles de mugre, que salpica las ventanas en las que me reflejo mientras escribo esto ahora, la que parece abrir cicatrices para dejar paso al recuerdo.”
“Uno no escoge su propia memoria. Solo es verdadera la primera imagen del recuerdo, a partir de entonces cada vez que volvemos atrás es para deformar esa primera instantánea. Vivir, supongo, es lo contrario de recordar.”
“Los peores ruidos son los que no se oyen, los que hacen que las cosas desaparezcan sin que sepamos muy bien por qué. A veces, no decir las cosas es otra manera de constatarlas. También somos lo que callamos.”

1 comentario:

  1. Parece que es un libro que me va a gustar por lo que cuentas acerca del carácter de los relatos. Me lo apunto. Buen post. Saludos.

    ResponderEliminar