sábado, 1 de octubre de 2016

No nos molesten, estamos suicidándonos. (Dos cartas/artículos sobre la situación actual del PSOE)

"Mi partido ha decidido autodestruirse. Vamos de mal en peor, pasando de derrota a desastre con una precisión envidiable. Llevábamos una temporada detrás y por fin llegamos a la meta de la total intrascendencia, del ridículo.

Es increíble que nadie asuma responsabilidades por los resultados electorales: todo pasa porque los ciudadanos no saben votar. En lugar de ello, uno convoca unas primarias porque sabe que los afiliados no quieren ver a Rajoy ni en pintura. La otra, temblorosa por si hablan los afiliados y no le dan la razón al IBEX, rompe la baraja y dimite en bloque con sus huestes califales. Todo es por los problemas de los ciudadanos, que somos la izquierda.

Que conste que no quiero que gobierne Rajoy ni con nuestra abstención. Un señor que cobra sobres, que protege corruptos, que nos lleva a la ruina, debe ser cambiado con urgencia y por higiene... Pero, que se convierta en el rojo del partido el que hace dos días ha presentado como solución un pacto con Ciudadanos, es de traca.

Siéntense y disfruten de cómo no hay que hacer las cosas. No nos molesten que estamos suicidándonos. ¿El país? No sea ingenuo…"


Txema López de Aguileta Martínez de Apellániz, socio de infoLibre, lleva 32 años afiliado al PSE-EE-PSOE

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

“Hay que darle un Gobierno a España”, dice Susana Díaz, dice Alfredo Pérez Rubalcaba, dice Eduardo Madina y dicen todos los críticos con Pedro Sánchez que estos días han querido hablar. Todos lo dicen, pero casi ninguno termina la frase. Hay que darle un Gobierno a España… un Gobierno de Rajoy. […] Lo que es indefendible es apostar por la abstención y no decirlo: querer solucionar este debate con un golpe interno y una gestora para evitar así las críticas de la militancia y de los votantes, para que no te culpen de haber tomado tú la decisión. Para no pasar a la historia como el líder socialista que le abrió la puerta de La Moncloa a Mariano Rajoy. Hablemos claro: lo que siempre ha pretendido Susana Díaz no es "pensar en España" antes que en el partido o ella misma. Es que fuese algún otro –a ser posible el propio Sánchez– quien se comiese el marrón de la abstención.

La primera razón por la que los críticos prefieren votar en unos meses y no ahora es para que el espinoso asunto de la abstención a Rajoy no entre en la campaña de las primarias y la responsabilidad sea colegiada, de la gestora, y no lleve el sello de Susana Díaz. Si hay unas primarias y Susana Díaz se anima al fin a dar la batalla en campo abierto, tendrá por delante una complicadísima campaña donde no quedará ya más remedio que pronunciarse sobre que significa exactamente pedir “que haya un Gobierno en España”. Y explicárselo a los militantes.

La discusión de la fecha tiene otra derivada más. Si hay primarias y Susana Díaz se presenta y las gana, no es seguro que con eso logre evitar unas nuevas elecciones. Y a la presidenta de Andalucía no le interesa lo más mínimo enfrentarse en este momento al PP: iría a una derrota segura. Ésta es otra de las ventajas de que haya gestora por unos meses: así se garantiza que, en caso de elecciones, Susana Díaz no se tiene que quemar (apuesten por Ángel Gabilondo o una opción similar como candidato para perder).

El marrón de la abstención no es lo único que explica este lamentable golpe palaciego. Tampoco el porqué de la enorme cobertura mediática a esta operación, con el diario El País quemando en esta batalla gran parte de su credibilidad. Sin duda, hay otro motivo: que un Gobierno alternativo a Rajoy es muy difícil, pero no completamente imposible. Que los mismos que se burlan de Pedro Sánchez por intentarlo temen que esta vez lo pueda lograr. Que ese Gobierno solo sale si es con un pacto con Podemos. Y que el poder hará lo imposible para evitar, a cualquier precio, que Podemos llegue a gobernar. Incluso si el precio es sacrificar al PSOE.”


Extracto del artículo de Ignacio Escolar, director del diario digital www.eldiario.es: El marrón de la abstención.