lunes, 19 de octubre de 2015

Debate Albert Rivera Y Pablo Iglesias.

El debate me pareció magnifico. El formato de charla de bar permitió más naturalidad, más interrupciones, que cada uno respondiera directamente a las preguntas con brevedad, con educación, yendo hacia adelante, sin recurrir a disquisiciones ni salidas de tono. Una lección de democracia participativa que es una victoria tanto para Podemos y Ciudadanos como para todos nosotros, porque ahora, ¿cómo esconder el patético juego del escondite de Rajoy, como volver a las entrevistas de monólogos y preguntas pactadas?

En cuanto a la entrevista… Pablo iglesias demostrando su fortaleza ideología pero su fragilidad en su programa económico, tanto es así que cuando Rivera dijo: “Hay mucha gente en nuestro país que tiene más dudas de vuestra posible gestión económica, de que cuadréis las cuentas…” Iglesias respondió: “Es verdad” Y es que Pablo parecía cansado, con la misma aptitud que se le vio en la entrevista con Risto Mejide, de cierto horror ante una carrera política demasiado larga, mientras que a Rivera se le nota que es un animal política que quiere y desea ese poder. Albert habló e interrumpió más, también fue más concreto, con un modelo neoliberal que no esconde: como ejemplo la implantación del contrato único para acabar con el paro, una ocurrencia de la OCDE y que los grandes institutos del pensamiento neocon llevan preconizando durante años, un modelo regresivo. Y con el tema catalán peor, se nota su pasado reciente, rígido, encorsetado, sin huir de las líneas maestras del PP. En ese tema Pablo Iglesias muy bien: referéndum vinculante y campaña del partido para impedir la secesión. Claro y democrática.

En la última parte de la charla Pablo Iglesias desplego en las preguntas de alcance social su enorme elocuencia nivelando un poco el debate, pero aunque es cierto que uno de los valores de Podemos es la creencia de que si llegan al poder harán todo lo posible por cumplir con su programa, el votante medio en España es de centro, no es afín a las grandes revoluciones o experimentos, prefiere seriedad, lo conocido, aunque siga oliendo a ideas rancias. Podemos fue una moda, y parece que ya ha cumplido su función: ha removido la forma de hacer política en España, ha exigido catarsis, regeneración, acabar con la casta, pero quizás eso no tenga una recompensa en las urnas. Ciudadanos es la nueva moda, lo viejo conocido, pero a la vez mucho más creíble que Pedro Sánchez del PSOE, que en algún momento perdieron la parte de socialistas y obreros.Más de cinco millones de personas vieron el debate. Cinco millones de personas interesadas en la política, en ver como se desenvolvían. En escucharles. ¿El interés se mantendrá para las generales de dentro de dos meses? Espero que sí.

Por sí alguien no lo ha visto: http://www.atresplayer.com/television/programas/salvados/temporada-11/capitulo-2-cara-cara-albert-rivera-pablo-iglesias_2015101600412.html