domingo, 13 de julio de 2014

Nadie, ni siquiera la lluvia, tiene manos tan pequeñas…

El verano es un sopor de rejas de lana
Como una golondrina sin sombrero
Incapaz de volar.

El mendigo de mi barrio
Siempre me señala con su dedo tuerto
Y me grita: “En mi derrota mando yo
Como si los demás solo fuéramos
Expertos en taxidermia
El decorado de corcho y alfileres
De su poesía

Tiene razón el viejo sabio
No todos pueden adorar las pelusas
De sus bolsillos rotos
Como si fueran reinas destronadas
Por eso le doy unas monedas:
"A esta ronda invito yo" le digo
El cabrón se ríe y me guiña un ojo
Agarra las monedas con sus manos negras
Y se aleja rumbo al supermercado

Las calles gritan
Y nadie parece darse cuenta de ello.

***

Cuando la primera luz de realidad
Muestra la nieve de tu balcón suicida
Ya es demasiado tarde
Para embalar mi corazón
Qué culpa tengo yo si desde tan cerca
El mosaico de tus sábanas
Parece siempre perfecto…

No importa si eres una niña
Obsesionada con la oscuridad
Quiero arrodillarme ante tu plumaje azul
Y lamer todas tus fronteras de viento

Siempre fuimos buenos conspirando irrealidades
Déjame saber que sucede cuando follan
Un callejón sin salida
Y un laberinto sin vocación

No permitas que el tiempo
Con sus semáforos en rojo
Nos mate de cansancio
Tu piel huele a revolución
Y a goma quemada
Sal de tu baúl de tormentas

Vive.

Papel Secante by Extremoduro on Grooveshark