sábado, 18 de mayo de 2013

Epílogo 1 - Obituario. (Mario)

Ese punto de fuga donde el mundo se detiene, la mente se abre y nos evadimos; el arrebato cuando descubres una canción, una obra de arte de tres minutos y medio, y quedas extasiado, sin poder respirar, con agonía absorta y expectativa. En la niñez ocurre con nostálgica simpleza. Por eso el paso del tiempo es un enemigo para todos aquellos buscadores constantes de ese punto de fuga, de esa emoción.


Sentado en el sofá, la televisión de fondo, tu cabeza silueteada por su luz de ruido blanco, el carmín rojo alzándose ante mí, envolviéndolo todo. Carmín color pasión, violación, penetración, fascinación, perversión. Huellas de vida en la copa de vino. Da igual donde mire: el mundo se ha transformado en unos ojos cobrizos incendiados por el deseo, en un infierno carmesí, en una herida abierta que supura ausencia y lo ahoga todo. ¿Virgo granate, rubor escarlata? El mar es violado por un atardecer de cuervos.



Habitemos lo evitable. Podríamos bailar, nunca estarías sola, vigilo tus sueños a la sombra de tus pestañas. Mariposas de saliva brotan de tu coño y se posan en mis dedos antes de morir. La poesía es una habitación que huele a sexo y sudor. Sombras chinescas de placer. Charcos. Templos con forma de manos. Canicas. Fulares. Insomnio. Laberintos emocionales que llenan la boca y despellejan rodillas. Piel Demolida. Cigarros llenos de cipreses que lloran al viento. Como un revolver cargado sin determinación. Tinta derramada. Corpiños de silencio. La conjetura. El pasillo embrujado sin retorno que oculta un tú dentro de un yo.

I've been waiting for a guide to come and take me by the hand
Could these sensations make me feel the pleasures of a normal man?
New sensations bear the innocence, leave them for another day
I've got the spirit, lose the feeling, take the shock away

Disorder by Joy Division on Grooveshark