domingo, 3 de marzo de 2013

Interludio Poético.

Poco a poco
con suavidad y romanticismo
tiendes un puente de saliva
desde mi polla hasta tus labios

te sujeto la cabeza
mientras abrazas mi cintura
oh, mi querida y dulce puta
¡magnifico sonido gutural!
tu boca es mi hogar
como el nido del pájaro
que aún no ha aprendido a volar.

Y en el punto justo de asfixia
saco lentamente
mi busto de ego de tu garganta
formando finos hilos de saliva
que enhebran tu mirada desquiciada y anhelante
con mi deseo de empalarte de placer ajeno.

Podría arrojarte a la cama
desgarrarte las bragas
                                   [y algo más]
convertir mis dedos en un torniquete de placer
sentir el contraste de sabores
mientras mi lengua viola tu oquedad…

Sin embargo descargo sobre tu rostro
lágrimas egoístas
color nieve.

Tus felaciones
tienen forma
de haiku.

***
Ni siquiera estaba seguro de estar divirtiéndome
sodomizaba mis fines de semana
a la hipócrita risa
de la quinta copa y la cuarta raya

intentaba ser un flâneur
pero por mucho que observaba
nunca conseguía entender del todo
las cosas que me rodeaban.

Terminé vomitando en el portal de tu casa
lo mejor de mí.

Aún anhelo como un idiota
tus abrazos
esos que me dejaban boqueando como un pez
en el estanque de tus ojos
en aquel tiempo
en que las palabras
aun no nos habían
aniquilado
del todo.

Neverland by Marillion on Grooveshark