jueves, 27 de septiembre de 2012

Reflexión Propia.

El amor platónico en el fondo es puro egoísmo, adoración hacía tus propios sentimientos. Porque el amor por definición es sexual, es buscar la unión, el encuentro, la piel, la entrega, la acción de vasos comunicantes. No es una zona muerta que existe sin existir, ni un callejón sin salida lleno de palabras, no son llamadas sin cobertura, o suspiros a su espalda. Eso es un pastiche, un placebo, es admirar lo que no conoces y por tanto nunca decepciona. Es otra forma de estancamiento, de impotencia vital.

Incluso el amor platónico hacia personajes de ficción, literarios, es más digno, más coherente; cuando acariciamos un libro, cuando aprendemos párrafos enteros y compartimos nuestro entusiasmo con los demás intentando transmitirles ese pulso de ser vivo que anida entre sus páginas, estamos rindiendo un homenaje al autor, al amor generoso que despliega su talento y que nos permite anidar dentro de sus pensamientos.

Pero si el objeto amoroso está cerca, al alcance de tu mano, si es un vecino, o es una persona con la que podrías estar riendo en este momento con solo coger el coche, a cinco o diez paradas de metro, no hay excusa. ¿El miedo? ¿Miedo a qué? ¿A perderle, al rechazo? No es de tu propiedad, no es de nadie.
En realidad no le amas, no con la fuerza suficiente, porque entonces notarías ese magnetismo, notarías esa fuerza que hace que todo pierda sentido y necesites estar ahí, no perder el tiempo, hacerle tuyo. Eso sí es amor; el miedo y el dolor son indisociables, lo demás, aséptico y edulcorado, es un simple capricho, un niño tonto que llora porque se ha caído del columpio.

Lo que me lleva a pensar en otro tema: la fe. Hay gente que dice tenerla, como un atrezzo del alma. A veces viene de serie, ayudado por la familia y el escenario religioso de cada país. A otros les sobreviene después de un accidente, o una desgracia, como si se cruzará con ellos y les hiciera la zancadilla. ¿Por qué sucede esto con algunas personas y con otras no?

En mi caso también hubo bautizo, comunión, crucifijo en la pared, incluso niño Jesús de escayola. Pero nada, me volví un cínico, un escéptico. Y no hablo solo del rechazo natural que me produce la iglesia católica, hablo de una completa desafección hacía la religión.
Supongo que en algún momento necesitaba un abrazo, una explicación, compañía. Y la realidad empírica era la simple soledad. Sin más. Una soledad en la cual me veía incapaz de demostrar la inexistencia de un demiurgo o dios creador, pero en la que tampoco podía aceptar que la única explicación o respuesta a mis dudas existenciales fuera “Plan Divino” o “Todo se explicará después” ¿Después de qué? ¿De la muerte? Que fácil, que sencillo. Infierno. Cielo. Dios. Orden. Culpa. Mandamientos. Todo concertado para neutralizar los miedos, las perdidas, la falta de sentido.

Pero no, no, no, prefería naufragar en mis pequeños soliloquios, golpearme contra las puertas una y otra vez hasta dar con la adecuada, ir avanzando poco a poco en busca de una identidad, aunque las respuestas que hubiera detrás fueran vulgares y crueles. Supongo que en el fondo les tenía envidia, tan campechanos y sonrientes saliendo de la iglesia. La envidia, lejos de ser un sentimiento tan ruin y mezquino, no deja de ser una admiración mal digerida.

La falta de fe da libertad, pero al igual que la inteligencia, no implica felicidad, al revés. Con esto no digo que ser religioso sea fácil, seguramente en muchos casos esa única respuesta debe de resultar agotadora e insuficiente, dejando aparte la represión sexual. Los ateos -aunque yo particularmente me considero nihilista-, corren el riesgo de caer en la inacción, es duro darse cuenta de que no eres un escogido de los dioses, que tu muerte tiene la importancia de una bombilla fundida, que el amor es solo un síntoma evolutivo, una reacción química, el estro permanente que nos permite seguir perpetuando la especie, que tenemos la piel demasiado fina para pensar en la justicia real o los estragos del tiempo. Y así, ad eternum.

Dicho lo cual, voy a seguir bebiendo. La noche es joven. Joder. Me gusta el frío.

Hace tiempo by Héroes del Silencio on Grooveshark

38 comentarios:

  1. Casi nunca digo, y menos escribo esa palabra. Me es imposible definir sin pensarla como Dolor.
    Sobre todo, hay que tener bastante Fe, para creer que será, quizás, hasta que la muerte (u otra, ja!)nos separe.

    Saludos y buenas noches.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo gracioso de todo esto es que ahora pensamos de esa forma, y luego, cuando se cruza la persona indicada en nuestra vida, en un mes, o quizás menos, en una semana, un día, todos nuestros esquemas se rompen, y la sonrisa cínica y la palabra “dolor” se transforman en felicidad y planes de futuro…xD
      Es lo malo de intentar racionalizar algo intrínsecamente emotivo.
      Besos.

      Eliminar
    2. La persona indicada, exacto. Generalmente no es la que nos rompen los esquemas. Es la que los arreglan.

      Eliminar
  2. Me diste con un mazo en la nuca, aunque que no te decepcionen tiene su lado bueno jajjajajaj, y si, es lindo el frío amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja. Bueno, interesante metáfora.
      Al final, si nadie te decepciona, lo que termina decepcionándote es tu propia vida. Que no te lo cuenten.
      Ayer odié un poco el frío, es lo que pasa cuando llueve y tus zapatos se rinden.
      Pero luego en la cama, rodeado de mantas, me he reconciliado con él, no me gusta acostarme enfadado…xD
      Besos.

      Eliminar
  3. Vaya M.?
    Tú crees posible que se pueda contagiar el insomnio a través de internet?

    Me ha sobrecogido y emocionado este texto.
    Estoy absolutamente de acuerdo contigo. No podías haberlo expresado mejor!!!
    Eso no es amor y deberíamos huir de este tipo de amor.
    No se puede perder lo que nunca se ha tenido...Todo lo más, te quedas como estás y sigues adelante.
    Vives.

    Besos de buena mañana:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Blogger todo es posible ;)
      Las cosas netamente emotivas suelen ser incoherentes, nunca lo has tenido pero sigue doliendo esa despedida ficticia que se repite en bucle durante un tiempo.
      Pero sí, hay que vivir.
      Besos de buena mañana, aunque sea con un poco de retraso.

      Eliminar
  4. La religión tiene una componente de manipulación de la voluntad del individuo. En ese sentido no soy partidaria de ninguna de ellas. Después están las creencias, y yo siempre he creído más en las personas que en los fantasmas. Dentro de cada persona está la verdad que buscamos, lo ha dicho el viejo Hank hace poco.
    En eso del amor no sé qué decir estoy un poco pez pero tendré que aplicarme. ¿Dónde se estudia eso? ;))
    Bonita reflexión. Un gusto fisgonear por esta mirilla.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No quiero extenderme con el tema de la religión, a fin de cuentas me ha salido un texto bastante calmo y distendido. Pero básicamente creo que la religión es un cáncer…xD
      Supongo que te refieres a que la verdad está en nuestro interior, el viejo Hank era un nihilista autodidacta, aunque romántico en el fondo. Sí, es cierto, aunque a veces prefiramos buscar esa verdad reflejada en otras personas.
      El amor se practica querida muchacha, normalmente en una cama llena de afinidad.
      Un gusto tenerte por aquí. Besos.

      Eliminar
  5. Yo me siento afectada por esta entrada.
    Todos sabemos que Platón cuando hace sus confesiones, vamos a llamarlas así en el "banquete", está hablando de un amor desinteresado, apasionado y puro pero a través del conocimiento del ser amado, admiración por la belleza física y anímica. Pero las cosas derivan y se acaba hablando de un amor inalcanzable que creo que no era lo que pretendía Platón. A mi este amor no me parece egoísta, es verdad que amor necesita de piel, de roce de conocimiento, pero de ahí a que por no haber roce y piel sea egoísta, no sé es discutible.
    En cuanto a la fe, soy mujer de fe, y he de decir que me siento igualmente libre, que mi fe no me ata si no que me hace libre y también he de decir que reprimida estoy poco, no voy "tirándome" todo lo que se me pone por delante, pero no me siento una mujer reprimida.
    Otra cosa es el después... Ahí si que entra de lleno la religión, "la culpa", pero también todos sabemos que no hace falta ser religioso si no que es propio de las culturas basadas en una moral judeo-cristianas
    Espero no haberle molestado sr. Rorschach.
    Hoy usted se ha puesto muy transcendental y filósofico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, claro, si cogemos el significado primigenio evidentemente Platón no hablaba de nada sexual, solo de buscar la transcendencia en la Idea perfecta, en la esencia de la Belleza. Pero aquí hablamos de conceptos actuales, ya sabes, cultura pop. Quizás no sea egoísta, pero si masoquista, como si solo en lo trágico estuviera la esencia, la verdad, la belleza, pequeñas quimeras al estilo Werther, Bovary, que lo único que hacen es sacar a la luz nuestras propias limitaciones y cobardías.
      Claro que es posible amar a alguien sin tener sexo, sin convivir, de lejos. Pero es un amor de corto recorrido, donde falta lo esencial, que es el propio conocimiento del amado.
      Y es que el amor, al final, es como esa escena de Up, son las arrugas, los álbumes de fotos, es compartir, normalmente problemas, y unirse contra ellos, es el sexo, es la convivencia, las broncas, la realidad del individuo que tienes delante y que cuesta aceptar.
      El amor platónico es simple masturbación. Tienes tu orgasmo, pero sigues estando solo.

      Bueno, lo de libertad me refiero sobre todo a la idiosincrasia propia de cada religión, que te obliga a unos códigos y comportamientos establecidos. Ya sabes, no utilizar condón, iglesia los domingos, comuniones, bautizos, matrimonio, familia, eludir teorías de la evolución o el bosón de Higgs, etcétera. Y dejando aparte el sentimiento de culpa, tendrás que reconocer que religión y sexualidad no están muy bien avenidas, y hay cierta represión, eso es indudable, en todos sus postulados sobre prácticas anticonceptivas, aborto, homosexualidad, masturbación, etcétera.

      Desde luego si fuera mujer, me sería casi imposible tener algún tipo de fe en la iglesia católica y añadidos. Dejando aparte esa obsesión por la Biblia, que debe de ser el libro de libros más ninguneado de la historia.

      Nah, no me enfado, en absoluto, soy un decadente, me da todo igual, si eres feliz con tus creencias te envidio de forma sana. Poco más.
      Es la bebida, sin duda, la que me pone así, intentaré no propasarme demasiado esta noche ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. sta vez M, me lo has puesto facilísimo, casi nunca lo haces, que conste:))

    Veamos, para empezar, creo que no existe el amor platónico, eso es solo una idealización o sublimación inventada por cada uno, de algo o alguien a quien no conoces en realidad y si es así, no puedes amarlo... podrás tener cualquier tipo de sentimiento hacia él, amor no, porque para amar a alguien es imprescindible conocerlo, eso implica conocimiento, así que es una pura contradicción.

    A veces me da rabia lo mucho y mal que usa la palabra amor... ha dejado de significar casi nada, a fuerza de abusar de ella.

    Respecto de la fe... bueno, la fe en general, no solo la religiosa, es una predisposición personal. Unos tienen más facilidad que otros para creer, supongo que dependerá del nivel de palos que haya recibido cada uno y el nivel de exigencia a la hora de comprobar si merece esa fe, en lo que crees o no.

    En mi caso, creo en Dios, por puro egoísmo, me gusta echar mano de él cuando estoy sola, pero cada vez creo menos, por no decir nada, en toda la parafernalia de la iglesia... a veces me asquea su hipocresía. En las personas de mano creo siempre, pero con cautela, para mi todo el mundo es bueno hasta que me demuestra lo contrario... por si acaso, suelo estar atenta y observo mucho antes:))


    Muchos besos y muy feliz día, mi querido creyente decadente descreído:))


    Luego escucho la música y leo a Bukowsky... aunque así por encima... Creo en él... me suena mucho lo que dice ese poema:))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, realmente el hecho de que sea platónico no implica que no le conozcas o no te relaciones con esa persona. Solo que hay miedos, o absurdos que te impiden intimar con ella totalmente o simplemente sincerarte. De hecho es curioso el tema del “conocimiento” porque creo que realmente conoces a una persona cuando convives con ella, y ese paso se suele dar después de mucho tiempo de relación. El amor es contradicción pura, por eso nos atrae tanto.

      Con la fe no hay debate. Bueno, sí, que yo al revés que tú soy más cauteloso con el mundo, no tengo una visión tan hermosa de sus habitantes…xD

      Lo bueno de coincidir es que no hay mucho que replicarte. Espero que pases un buen fin de semana y que disfrutes de la lluvia en buena compañía.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. el amor platónico tiene una ventaja y es que no duele nada, y nuestras débiles almas humanas necesitan entretenimiento y medir su fortaleza soportando pequeñas o pesadas cargas. De todos modos cada uno tiene su destino esperando, al final alguien terminará noqueando a Floyd.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento discrepar, pero el amor platónico también duele, lastra, frustra, hay anhelos que no puedes sublimar con el simple raciocinio. En este contexto abogo por la idea de morir una vez, antes que languidecer lentamente mil noches. El destino te lo creas tú, por acción o inacción.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Creo que te faltó enamorarte platónicamente de la religión, de la fe, y de tu Dios (sea cuál sea), y por eso ese nihilismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno capitula con sus propias limitaciones, la mías me impiden engañarme en estas cuestiones. He tenido demasiado tiempo para pensar y para despreciar.
      Un saludo.

      Eliminar
  9. Esto es el resultado de haber amado mucho y haber perdido!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja… ¿Quién dijo esa frase, Shakespeare en alguna obra? Pero sí, correcto, naturalmente. Mejor vivir que sobrevivir.
      Besos.

      Eliminar
  10. ...pues si. Y poquito mas que añadir.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una pequeña huella en la arena es suficiente.
      Besos.

      Eliminar
  11. De amores platónicos ni hablo, no son lo mio. Soy más de lucha, de realidad, por más que la realidad acabe jodiendo.
    De religión...aun estoy planteándome en qué creo y cómo creo. Mi mente dice una cosa, y mi subconsciente otra, y ahí andan, en continua disputa. Ser dos es lo que tiene xP
    Besos, decadente nihilista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso esta muy bien, una mujer que lucha por lo que quiere, firme protagonista de cualquier aventura romántica…xD
      Ja, ja, sí, sí, con la excusa de que sois dos te ahorras cualquier descalabro ideológico, y mantienes contento a todo el mundo ;)
      Besos bella dama.

      Eliminar
    2. Bueno, lo de contentar a todo el mundo no se nos dio bien nunca, ni aun siendo 2. Igual deberiamos ser 3. Tengo un amigo que es un trio en si mismo y es genial.
      Nunca has tenido dudas? Me refiero, que tu corazón te diga que hay algo mientras tu mente te dice que lo que hay es un vacio absoluto? A eso me refería.
      Besos querido caballero.

      Eliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, esta entrada tampoco la había leído, creo que comparto "casi" totalmente tu reflexión, me perece bastante interesante. Un abrazo.
      "casi" es acaso en todo excepto en alguna cosilla que hay por ahí, pero bueno no es una gran cosa, sino cosillas sin importnacia.

      Besos.No sé porque lo haces, o es "casualidad" , cuando me paso una temporada sin leerte escribe smejor. Abrazos.

      Eliminar
    2. Creo que voy a tener que explicar lo del "casi", lo que psa es que no se como hacerlo.

      No se si lereme otra vez la entrad pero es que es muy larga, adema shay concetos que no entiendo mucho: por ejmeplo lo del niilismo.

      Enfín pongamos en que concuerdo en muchas de tus reflexiones y en alguna otra pues nó. pero no sabría como explicartelo, porque no se definir bien los conceptos.Ni tengo tanta literatura ni conocimientos filosóficos. así que por esto me he quedao así como estancá en el "casi".

      Bueno, al menos hice el intento, creo que la entrada no la voy a releer porque es muy densa y tiene mucho contenido interior que requiere un gran esfuerzo mental, y no estoy yo como para muchos esfuerzos mentales. Saludos.

      Pero oeye, estás bastante lucido últimamente. suena bien, algo "distorsiona" un poco, pero bueno, por algo será.

      Eliminar
    3. Bueno, gracias por lo de “lúcido” y por intentar desentrañar la argamasa de mis textos.
      Besos.

      PD: Nihilismo: Negación de toda creencia y de todo principio religioso, político o social.

      Eliminar
    4. Creo que en el nihilismo, era en lo que "casi" no coincidía, gracias por tu explicación.
      , o quizás sea que en esto no coincido mucho, no lo se, el caso es gracias por ayudarme a desentrañar la argamasa de mi "casi"

      besos.

      Eliminar
  13. En el primer párrafo casi me ofendo- por mi post de hace unos días- pero el segundo me ha tranquilizado.
    Y, perdóneme caballero, pero esta diatriba suya sobre la falsedad del amor platónico a alguien cercano me suena a "vendo consejo que pa' mí no tengo"...

    Yo no lo llamo falsedad, sino cobardía. Total y absoluta.

    Sobre la fe... la perdí hace tanto si es que alguna vez a tuve que mejor no opino.

    Besos, mi querido hombre complejo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, tiene razón, quizás lo de “egoísta” no es el termino adecuado, aquí hablamos de cobardía más que de otra cosa.
      No, concretamente en este tema, aunque peco de cobarde y lento en mis decisiones, al final siempre termino apretando el acelerador y sonriendo ante el accidente inminente.
      Es curioso como la fe afecta a unas personas de forma tan irremisible, mientras que a otras ni siquiera las roza.
      ¿complejo? Nah, solo soy un decadente solitario.
      Besos bella catalana.

      Eliminar
    2. Apretando el acelerador y sonriendo ante el accidente inminente?
      Eso es... Encantador y temerario.

      Yo, ante la duda, echo el freno de mano, abandono el coche y me voy andando en dirección contraria. Por si acaso...
      Aunque, bueno, todos corremos riesgos en la vida, incluso los miedicas empedernidos. Y los decadentes.

      Eres complejo en el buen sentido, eso ya lo sabes, aunque supongo que no te debes de reconocer demasiadas buenas cualidades a ti mismo, no?

      Cómo puedes recordarnos a todas?

      Eliminar
    3. Tienes razón, al menos que sea demasiado tarde, lo normal es que ante el primer síntoma me baje del coche, y yo ni siquiera doy al freno de mano, me tiraría en marcha ;)
      No, ya sabes, los decadentes son seres con una autoestima inexistente.

      Me ha hecho gracia la pregunta, ahora leyéndola en el móvil de camino al trabajo. Recordaros. Bueno, no hace falta que os recuerde para contestaros.

      Aunque hago mis excepciones, como con usted, querida “princesa”.
      Un beso para la parte romántica que tienes encerrada.

      Eliminar
    4. Te ha hecho gracia... Acaso he conseguido arrancar una sonrisa a tu pose de decadente? Eso me haría sentir bien.

      Ves? Por eso sé que me recuerdas, podría ser ficticia, pero soy "catalana" y "princesa"... Eso, además, significa que me lees y retienes, al menos, algo de lo que escribo...

      No hace falta que apeles directamente a esa parte de mí, tienes conexión directa, aunque creo que ya lo sabes y por eso la mencionas...

      Un beso Sr. Complejo.

      Eliminar
  14. Pues yo soy totalmente de amores platónicos y cuanto más retorcidos, complicados e inalcanzables mejor que mejor... llámame masoquista o simplemente burra! :D
    Y sobre la religión, ufff con más de un cuarto de vida rodeada de monjas y curas... como que más que aburrida! xD

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja. Que curioso, siempre me has dado la impresión de que sí, de ir a por imposibles, y cosas complicadas, pero ir, acción, de frente, esperar en el portal a que él llegase y soltarlo todo. Aunque luego no sirva de nada.
      Tienes razón, fe, religión, ¡qué cosas más aburridas!
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. A mi también me gusta el frío pero vaya cambio de tercio a media cuartilla.

    ResponderEliminar
  16. Hola!El amor platónico, es como engañarse a uno mismo, si que tiene ese puntazo de cobardía, es enamorarse de una ilusión, huir, evadirse, es soñar despierto, casí que en realidad es un rechazo a la vida en toda su amplitud y en ese estado se está más muerto que vivo, no hay dolor, se está como anestesiado hasta que por valentía o a la fuerza despiertas o ves de frente esa maldita ensoñación, que en el fondo(creo) es puro terror al mismo vacío, igualmente que a la misma vida.

    Sobre la fe, guardo silencio y ya piaré en otro momento,que no quiero enrollarme jaja, tampoco es totalmente diferente a lo anterior, aunque en mi opinión si que hay..(diferencias)

    Un saludo! :)

    ResponderEliminar