martes, 5 de marzo de 2013

La escena se desmonta como el juguete de un niño sádico.

Cimbreante insomnio
circulo de voces
donde mis huesos gritan tu nombre en voz baja
donde me divido y huyo
donde mis venas son de tinta
y mis sueños tienen el sabor del hierro y la tierra.

Suena Leonard Cohen de fondo
los semáforos siguen parpadeando
llenos de hastío.

Eres un mar de puntos suspensivos
eres viento que borda con sangre sus besos
eres un cuervo graznando una excusa
eres invierno de belleza extraviada
eres un cortejo de pétalos sin brillo en los ojos
eres la sombra inalcanzable que coquetea con la Muerte
eres la fotografía en blanco y negro en el regazo del anciano
eres un sueño que dejó de soñar
y que yace polvoriento dentro de un juguete abandonado.

Pero ya no puedo resistir más
dormir en tu herida me desangra
no queda espacio para balancearme en tu pecho
ni para la risa
o el juego

y aunque la soledad cubra de cemento mi cuerpo
y afuera haga demasiado frío
debo salir de ti
e intentar, poco a poco, subir los peldaños de luciérnagas
y dejar atrás
el olor
a precipicio.

Love Me to the End by Deine Lakaien on Grooveshark