lunes, 10 de diciembre de 2012

La segunda botella es lluvia cayendo desde el balcón de tu ombligo.

Compro el billete de forma repentina
arguyendo una oportunidad de trabajo
y allí, en el aeropuerto, me despido de ti.
                                                                    [Ruido. Gente]          
Te dejo temblando como una mancha de paja
embarazada de seis meses
apoyada en el hombro de tu padre
que me mira con odio
a sabiendas de lo que va a suceder.

(El avión despega. Me pongo los auriculares, subo el volumen, la visera para los ojos. Quiero estar aislado)

Me pregunto cuanto tiempo me esperarás
cuando te darás cuenta que no voy a volver de Los Ángeles
que estoy huyendo de ti, de nuestro hijo, de la responsabilidad
que allí me espera otra mujer, otros sueños, otro futuro            
                                                                                      [Turbulencias. Gritos.]
(¿Esta gente nunca ha estado antes en un avión o qué…?)

Soy así, ójala pudiera cambiar, ójala pudiera ser un buen padre, un buen marido
ójala pudiera permanecer en vuestro recuerdo como un ideal
pero es imposible, sé que fracasaría
pero te juro, que a pesar estar aquí, escapando, daría cualquier cosa por eso, lo que fuera…
                                    [Gritos. Descompresión. Histeria]
¡Qué! ¡¿Qué sucede…?!

United Airlines 175 - 11 de septiembre de 2001

**
“…la noche apuñala con su mirador de falsas estrellas
en vez de besar mis cicatrices, quemabas con sal y desdén mis alas de feliz funambulista
lo llamabas amor cuando en realidad era(s) un océano de deshechos llenando mi boca, secando mi sexo
llegaste a convencerme de que necesitaba tu dolor para sentirme viva.
Pero al final, como la orilla de una grieta que abraza el vértigo,
he aceptado que hace tiempo que murió el latido de nuestro futuro…”

Esta es una parte de lo que te digo en la nota
ya ves, además de cirujana, soy poeta.
una mujer ideal
nunca entenderé por qué me has tratado así.

Pero no quiero que haya rencores en nuestra despedida
no quiero volver sobre el tema de Laura
ni al hecho de que te acostaras con ella en nuestra cama
tampoco a tus continuas mentiras y chantajes emocionales
supongo que así es el amor
te hace madurar, relativizar todo
quitarle importancia
incluso te pido perdón por drogarte
y te doy instrucciones para el postoperatorio
sí, en la nota de despedida.

Está en la mesa, junto a tus testículos.

Genesis by Grimes on Grooveshark