sábado, 10 de noviembre de 2012

¿Son las dudas del poema una forma de certeza?

Párrafos preñados de amantes ansiosas
por complacer y olvidar.

Y sin embargo la sempiterna soledad
como un beso ahogado por la tormenta
como un árbol centenario
que tartamudea pavesas en el momento de su muerte.

¿Cómo abandonarte ahora, mi querida isla, dulce y hermosa?
Ahora que luchas por nacer de nuevo
y los sueños caen de tus cabellos.
Ahora que cantas y sonríes
a la luz de mi recuerdo.
Ahora que los dioses de arena se deshacen en tu mano
y el palacio de la creación viste de dicha tus paredes.

Por eso arriésgate niña-mujer
enlaza tu mano núbil y bailemos la noche.

Que el tiempo nos busque por los pasillos del delirio
mientras pintas las explosiones de tu pecho con carmín
y fundes las mariposas en mi cama.

otra vez by Nudozurdo on Grooveshark