martes, 27 de noviembre de 2012

El tiempo es una nomina en el banco de la nostalgia. Recordar es un préstamo.

Uno a uno
mis dedos te recuerdan.
De cerca parecías menos alto, más roto
menos bosque, como un árbol caído
me dijiste que mi coño
tenía forma de herida
de cascada hambrienta
de saliva y lengua.

Y miraba en el reflejo de la ventana
como me preñabas sin preliminares
ni piedad
mis piernas de niña en alto
temblando, convertida en hueco
follada con el sentimiento
de la cuerda en mis muñecas.

Tus palabras
como un carnet de biblioteca caducado.

Te limpiaste en mi interior con desgana
como si fuera un río sucio
y me dejaste sola
dibujando en la pared
con las manos encharcadas
de rojo oscuro sedal
toda la cosmología
de mi amor masoquista.

Como si fuera una Alicia
llena de canas
persiguiendo al Conejo Blanco
con un hacha.

Pero nunca fallas
ORGASMO
siempre serás un gesto eterno
con alas de papel
golpeándose una y otra vez
contra el muro de mi memoria.

Me levanto de la cama
tengo que hacer la cena
para mi querido marido
preparar todo el escenario
de perfecta convivencia
con su tópico de sofá
y esas pequeñas cosas
que creo
me hacen feliz.

Creep (Radiohead) by Richard Cheese on Grooveshark