sábado, 14 de julio de 2012

Breve interludio poético.

Ah, esa metástasis de sentimientos que es el amor furtivo, fugaz, idealizado, solo cuatro líneas sin talento que rebotan en tu mente, en tu cuerpo.
Notando la desesperanza de una mariposa que sube desde el estómago para morir en tu garganta.
Ahogando lagrimas que sienten nostalgia de un perfume, del sexo con caricias, de historias con voz rara.
Te gusta perseguir imposibles, absurda, buscando ser inolvidable, pero te deshaces, arqueada contra la pared, como la nieve.

Puta nieve. Efímera y blanca.

Tan fría que todos resbalan sobre ti, incapaces de dejar una huella en tu paisaje, protegida como estás por la oscuridad.
Pero en ocasiones, de forma extraña, sin que sepas explicarlo, aparece alguien que te derrite y transforma en marejada.
¿Por qué nos gusta acariciar la cicatriz si todo acaba en hojarasca de otoño?
Solo somos esquinas en círculo forcejeando por compartir algo trascendente. Buscando la presión, el calor, la huella adecuada.

Por eso te regalo esta poesía.

Así, cuando pases por ese portal vacío que mira con sorna la ausencia de amantes, sabrás que siguen follando en otro lugar. 
Y les podrás dedicar, si quieres, un sueño. O una sonrisa.

Con las ganas by Zahara on Grooveshark