sábado, 26 de mayo de 2012

Rorschach se enamora.

Conejita Enana parlanchina: Estoy sumamente indignada.
Rorschach: Joder, vaya novedad, antes pensaba que era algo típico catalán pero ahora medio país está así.
Conejita: El caso es que ni siquiera tengo nombre, cosa que veo inaceptable, teniendo en cuenta nuestra relación.
Rorschach: Bueno, no sé si nuestra relación es legal. Pero en cualquier caso lo del nombre es fácil: Ophelia
Ophelia: De acuerdo, vamos al meollo del asunto: quiero que firmes esto. Es un contrato, los términos te comprometen a que aparezca al menos en una tercera parte de tus post, creo que es lo mínimo dada mi importancia. Y para que veas que voy de buenas, hasta que no nos casemos no pienso pedir nada de derechos de autor.
Rorschach: Esto es una locura, no creo que la gente, la poca que me lee, entre concretamente para saber de ti. Te consideran una mera metáfora de mi frustración sexual.
Ophelia: Me ofendes, pero no importa, es lo habitual en tus relaciones, ¿eso no lo cuentas, eh? Bueno, no quiero discutir contigo, ¿soy mejor que la masturbación? ¿Mantengo en secreto esas pequeñas filias que despliegas conmigo y que esas humanas tan sobrevaloradas no te permitirían? En ese caso: me lo debes.
Rorschach: Dejando aparte que esto no sea producto del delirium tremens, creo que es bastante mezquino toda tu proposición, así no puede nacer el amor verdadero entre nosotros, y olvidas que muy en el fondo, sobre todo cuando mis gónadas han sido vaciadas convenientemente, mi felicidad se basa en esas imposturas románticas que tanto humedecen a las féminas y a ti te ponen las orejas duras y erguidas. Lo cual, pensándolo ahora, es un detalle bastante gay.
Ophelia: Soy la coneja perfecta para ti, me gusta Rocky, sé quién es Scott Summers, puedes recrearte en tu soledad cuanto quieras y luego venir a buscarme y tratarme como una puta, o recitarme a Rimbaud, todos tenemos incoherencias, no definiré las tuyas como locura. Sé que lo son, tienes un historial familiar que tiende a ello, no es culpa tuya.
Rorschach: Es tentador. El sexo es genial, nadie mueve las orejas como tú, pero, ¿no crees que sería mejor que buscase la felicidad entre humanas? No te podré presentar nunca a mis amigos, siempre viviremos escondidos.
Ophelia: Mira las ventajas, apenas tengo exigencias, es muy probable que no pueda quedarme embarazada de ti, eres el primer hombre en mi vida.
Rorschach: ¿Y ese asunto con el conejo filosofo?
Ophelia: Era una adolescente, tenía miedo de lo que sentía por ti.
Rorschach: Entonces, ¿de verdad me amas?
Ophelia: Nadie te ha amado nunca como yo.
Rorschach: Te creo, realmente soy poco exigente, un poco de BDSM, un poco de Amélie, un poco de Sergio Leone.
Ophelia: He aprendido a nadar, lucharemos contra el destino.
Rorschach: Te amo.
Ophelia: (Impostura Han Solo) Lo sé... ¿follamos?
Rorschach: Espera, voy a poner una canción.

Jenova by Final Fantasy Advent Children on Grooveshark