viernes, 18 de mayo de 2012

Casimiro. Otra pequeña epifanía.

Doy una palmada en forma de aplauso sobre tu coño, una forma mediocre, burda, incluso infame, de enlazar la penetración. Pero soy así, no intento engañarte. Me corro sobre tu cara, en tus pechos caídos. Me limpias con tu lengua, recreándote, para eso te pago, a mi manera, con mi llamada, mi tiempo, mi energía. Y luego me secas con tus cabellos, como Magdalena. Una vieja broma, somos católicos, nos hemos leído el panfleto sagrado.

Y pienso en ti como un agujero en el que escurrirme solo para emerger más codicioso de otras presencias. Me duele la cabeza, la vida me produce indigestión. Apuro la copa, no te dejo vestirte. Media hora. Media hora más. Los dedos van arriba y abajo, la boca resbala entre tus muslos intentando romper mi juguete favorito. Entro en tu culo y te golpeo el rostro contra la pared. Gritas una sola vez. Escupo el rocío de mis filias sobre tu oído esperando hacer crecer una flor desconocida entre nosotros. Las prohibiciones son precursoras de los deseos, somos pequeñas erecciones, polla y clítoris intentando abarcar más de lo que comprendemos mientras la ropa cae como un animal muerto a nuestro alrededor.

Hay algo esencialmente hermoso en tocar fondo. Nadie nos quita ese derecho inalienable mientras lo hagamos en nuestros ratos libres, de forma silenciosa, civilizada, en relativa oscuridad. Soy una carga inútil para mí mismo, no me refiero solo a la carga de esperma sin focalizar. Me siento a escribir. Decido, después de abrir la segunda botella de vino, que mañana no iré a trabajar, ¿qué sentido tiene? Prefiero pasar hambre, prefiero expresar esta especie de canto de ballena crepuscular, prefiero vivir de insomnio. Prefiero contagiaros mi dolor de cabeza, mi hambre, mi soledad, mi nece(si)dad, mi toxicidad.

Me saco la polla en busca de estímulos. El amor. El deseo. Te echo de menos. A ti, mi gran desconocida. Morimos solos. Y así suicidaré esta noche. Creo que el gran problema de las mujeres es la música. Me explico, es como estar en New York desayunando croissants delante de Tiffany, pero sin Audrey cantando de fondo “Moon River” La vida funciona un poco así: ganas dinero, eliges la casa, los muebles, la pareja, los amigos, te desprendes de lastres, eres egoísta, taxativa, empática, y de pronto, con el escenario perfecto, no suena tu banda sonora. Eres un extra más en una aburrida película. Has planeado hacer sexo grupal y al final terminas escuchando los gemidos a través de la pared. Las mujeres son demasiado vitales para conformarse con algo así. Aunque cometan el error de llamarlo romanticismo.

Y ahora, con vuestro permiso, me voy a vomitar.

To Wish Impossible Things by The Cure on Grooveshark

17 comentarios:

  1. ya somos dos los que vamos a vomitar tras haber comprobado que en este país somos oligofrénicos sin solución. Que no hay esperanza. Que lo peor que nos puede pasar somos nosotros mismos.

    un abrazo y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué decir? Nos movemos entre la resignación y la risa.
      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Agradece, tú que puedes vomitar...Imagínate dejártelo dentro.
    He alucinado con esa página...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre os traigo las mejores primicias de la red.
      Mi referencia al vómito era por el exceso de alcohol ingerido en la noche de ayer, que cosas tenéis, con lo respetuoso que suelo ser con la puta religión…xD
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. ¿Sabes lo que yo creo M?

    Cuando se desata la desesperación, cada uno se agarra a su clavo ardiendo... unos a una metralleta, otros a la locura, otros al fanatismo y otros a la botella... A mi me da igual a lo que cada uno se agarre, siempre que cada uno libre su guerra ¿quien sabe lo que puede ocurrir al final? ¿ y si al final se puede clavar la bandera en lo alto del cerro?...

    Lo peor de todo es dejarse morir en un rincón, eso es lo peor...Pero, bueno no, no me da igual... en el fondo me da una pena infinita ver que haya que esperar a la desesperación ¿por qué hay que llegar a ese punto? ¿por qué no se empieza la pelea antes? ...otra vez es probable que no se me entienda nada. Lo siento.

    A mi también me hace vomitar esa página de la que hablas, sí... pero...
    Moon River, no. Ese el el cerro al que todos queremos llegar. Caminar despacito por una calle solitaria comiéndote un croissant feliz, en traje de noche, sin pensar en nada... mirando... ¿por qué hay que mirar nada? ...yo, jamás me hubiera parado ante ese escaparate... creo que de mirar algo... miraría el cielo...y no, no es romanticismo... es ganas de vivir.

    El nihilismo como el vitalismo, no se elige... te toca y ¡¡ya está!! :-)

    Un besito M... quizá tocar fondo no sea tan malo... en el fondo:))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, el quietismo es un cáncer. Hay que intentar las cosas, del fracaso siempre aprenderás algo como mínimo valioso. Luego hay que tener la fortaleza para levantarte, pero está claro que si ni siquiera lo has intentado, cualquier cosa que te suceda te dejará tirado en el suelo sin capacidad de reacción.

      La página me repele por la instrumentalización de algo que, hasta cierto punto, es íntimo, valioso. Antes de hacer la comunión me gustaban las iglesias, esas típicas iglesias de pueblo que rebosan paz, silencio, olor a incienso y cera. Avanzaba hasta el presbiterio y allí, delante de mí, veía varias hileras de velas sobre la mesas, sabía que muchas de ellas estaban encendidas en memoria de alguien muerto, o en forma de petición, de ruego. E infundía un cierto respeto, ese acto de encender otra vela, de iluminar un poco más. Ahora hay consolas con bombillas. Nadie se queja.

      Bueno, lo de mirar al escaparate es para creerte Audrey Hepburn por un instante, un escenario impostado, más obvio que cuando compras un perfume, o vas de compras.
      No sé, creo que la gente puede cambiar sus creencias, es fácil traicionarse a uno mismo. Si algo me gusta del final de House – o quizás sea lo único- es que no cambia en lo esencial.

      Ya te contaré cuando llegue abajo ;)
      Besos guapa.

      Eliminar
  4. La verdad es que el horrible gusto musical abunda entre las féminas, pero en mi caso la música no es el problema. Y lo de los creyentes ¿de quién nos reiríamos, si no de esos fanáticos? Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La música es una metáfora mal explicada de la magia que se crea, no por el contexto adecuado, sino con la compañía adecuada. Los más ruidosos son los que tienen peor gusto, en eso estoy de acuerdo.
      Son más felices que nosotros, tienes todas las respuestas, incluso a la muerte o la enfermedad. En el fondo, aunque tengan la profundidad metafísica de una vaca pastando, tienen suerte.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Una cosa que antes olvidé decirte...
    Todo lo que falta en la película que a cada uno le toca vivir... ¡¡todo M!!
    Uno... es sustituible.
    Dos... es encontrable jajaja si no es igual, parecido y si no... semejante
    Y en el peor de los casos ... es imaginable ¿cómo crees que sobrevive la gente en los zulos o en las prisiones mientras están encerrados?...con su cerebro ¡¡sólo con eso!!
    Ya... te lo he dicho... debe ser que soy de buena conformidad. Va a ser eso:))
    Venga ¡¡ánimo!! si quieres no subas esto...le harás un favor a mi pobre dignidad:-) ... jajaja pero es que mira... hasta eso me da igual:))


    Antes también olvidé desearte feliz día... venga ¡¡ponte a imaginártelo!!:))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desbordas vitalidad y efusividad. Como somos tan contrapuestos a veces me pregunto si no estarás cayendo en una impostura vital donde fuerzas el optimismo, como si la única forma de avanzar, de poder implicarte con las cosas, fuera volcarte totalmente, sin fisuras ni dudas. Tú eliges TODO, yo elijo NADA.
      Supongo que tiendo a esa desconfianza porque creo que tendemos a una cierta displicencia existencial directamente proporcional a nuestra curiosidad metafísica.
      ¿Tienes pareja, hijos?
      Feliz día a ti también. Besos.

      Eliminar
  6. Es una web de humor, sin duda (prefiero pensar eso, llamame ilusa, me niego a creer que el mundo es tan absurdo,... bueno, se que lo es, y que hay gente así de gilipollas, pero hoy no quiero verlo).
    The Cure, un valor seguro.
    Me suena eso de que no suene tu banda sonora. La música que escuchaba no me gustaba en absoluto.
    Casimiro, ese romántico incomprendido XD
    Leire ya tiene nueva residencia? Es feliz? Qué coño, todo el mundo hace peticiones, yo también.
    Lavate los dientes que te beso (lo de vomitar es un asco).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. The Cure siempre lo son, es de los pocos grupos que traduces sus letras y la canción mejora…xDD
      Ja, ja, me gustan tus comentarios, es como si cada día pendiera de un hilo y tu vigilaras cuidadosamente para que nadie lo corte.
      Casimiro es todo fachada, seguro que llora viendo Dirty Dancing de madrugada ;)
      Leire es feliz, indudablemente, ha tomado una decisión y ahora está en ese momento dulce donde la vida fluye, pasan cosas, es intensa. Antes simplemente sobrevivía acumulando días grises. En el fondo no importa si encuentra el amor de su vida o no, ella seguirá enamorándose, sufriendo, tomando buenas y malas decisiones, y al final, cuando sea mayor y haga un repaso a su vida, sonreirá, porque ha sido valiente y ha sabido disfrutarla a su manera.
      ¿Nos conformamos con un abrazo esta vez? ;)
      Feliz semana.

      Eliminar
  7. Yo pensaba que eso de rezar a alguien por algo, era mucho más profundo y serio, aún queda (además de la intrínseca mala lecha humana y la ambición) actuaciones que me sorprenden. No voy ni a darme de alta, con tus referencias me vale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La religión se está modernizando, dentro de poco venderás bulas por mail y retransmitirán los milagros por YouTube.
      Yo me eché unas risas.
      Bienvenido.

      Eliminar
  8. Ah, lo de House... una putada (no se me ocurre nada más suave).

    ResponderEliminar
  9. Respuestas
    1. Ja, ja. Sí, quizás en el fondo sí.
      Besos.

      Eliminar