viernes, 3 de agosto de 2018

Reseña de "Perdida (Gone girl)", de Gillian Flynn

<<¿Qué estás pensando, Amy? ¿Qué es lo que sientes? ¿Quién eres? ¿Qué nos hemos hecho el uno al otro? ¿Qué nos haremos?>>

La historia a priori puede parecer algo tópica: en un caluroso día de verano, Amy y Nick se disponen a celebrar su quinto aniversario de bodas en North Carthage, a orillas del río Mississippi. Pero Amy desaparece esa misma mañana sin dejar rastro. A medida que la investigación policial avanza las sospechas recaen sobre Nick. Sin embargo, Nick insiste en su inocencia. Es cierto que se muestra extrañamente evasivo y frío, pero ¿es un asesino?

La novela está narrada en primera persona desde dos puntos de vista totalmente opuestos. Por un lado el de Nick, el marido sospechoso, el que nos va detallando cómo era su relación con su adorada esposa, desde los inicios, cuando Amy era la encantadora, risueña, feliz, brillante y deliciosa mujer a la que amaba con locura (¡la Asombrosa Amy!), hasta que se convierte en una mujer amargada, cínica, punzante, indescifrable y sumamente inconformista. Y por otro lado contamos también con el punto de vista de Amy, con fragmentos de su diario personal, que comienza el mismo día en el que su mirada se cruza por vez primera con la de Nick, siete años atrás.

Es cierto que el libro arranca a una velocidad bastante pausada, sin prisas, arrojando información relevante en pequeñas dosis y centrándose exclusivamente en presentarte a los personajes, Amy y Nick, solamente ellos dos, los personajes secundarios son meros peones, rígidos arquetipos que solo funcionan como complemento de los principales. Todo tiene su razón de ser, y la historia no llegaría a su punto álgido sin esa primera parte tan necesaria y sumamente importante, cuya tensión va in crescendo. Porque cuando alcanzas la segunda parte de la novela (página 303) y ya creíamos conocer toda la verdad acerca de lo sucedido aquel día, Gillian Flynn nos hace ser conscientes de lo fácil que resulta manipularnos, dejándonos totalmente descolocados. «Perdida» también funciona como una crítica contra los medios de comunicación y la influencia que ejercen sobre la opinión pública.

Esta novela es una disección del matrimonio, un juego malsano (hay reminiscencias de Elfriede Jelineke, y de “Secretos de un matrimonio” de Ingmar Bergman) entre dos personajes complejos y perfectamente desarrollados, cada uno con su propio lastre de egotismo, egoísmo, dependencias emocionales y taras mentales. Un libro brillante, adictivo, emocionante, cautivador, sorprendente y catastróficamente romántico. Después de todo, como diría Lisbeth Salander: “No hay inocentes, solo distintos grados de responsabilidad”. Su adaptación cinematográfica a cargo de David Fincher, es de una fidelidad y calidad abrumadora, por lo que si no queréis leeros la novela (herejes) la película es una buena alternativa.

<<- Eres una puta loca disciplinada, mezquina, egoísta y manipuladora….
-Y tú eres un hombre -digo yo-. Un hombre vulgar, perezoso, aburrido y cobarde al que le aterran las mujeres. Sin mí, eso es lo que habrías seguido siendo, ad náuseam. Pero yo te convertí en algo. Estando conmigo fuiste mejor hombre de lo que lo habías sido nunca. Y lo sabes. La única temporada de tu vida en la que te sentiste a gusto contigo mismo fue fingiendo ser alguien que a mi me podría gustar. ¿Sin mí? Solo eres tu padre.
-No digas eso -dice Nick cerrando los puños.>>

11 comentarios:

  1. El diálogo final es de lo más atroz. Las dependencias a veces son tan libres como los miedos. Es curioso: te puedes pasar toda la vida diciéndole a alguien que no dependa de ti, que sea libre, y mucho tiempo después, cuando decide intentarlo, hacerlo rebelándose contra ti (de aquellas maneras, porque después te cuenta las penas), como si no te hubiera escuchado nunca decir "nena, eres libre, podrías hacer todo lo que quisieras si te lo propones..." Y es que las cabezas están tan jodidas...

    Mi mente ha registrado "catastróficamente romántico" y se ha quedado enganchada ahí jajaja. Estos putos masoquismos jajaja. La verdad es que la reseña suena bien y, además, tenemos la peli para vagos integrales (no me miro a mí mismo, ¡eh!). Últimamente alterno entre filosofía perenne y espantosos libros de bolsa que engullo de tres en tres por motivos prácticos (ya sabes, hay que ordeñar a la gran vaca capitalista, antes de que ella te ordeñe a ti...). Sé que es pura incongruencia, pero qué le vamos a hacer, la realidad ha dejado a Bakunin en barbecho y hay que pagar facturas...

    ¿He leído por ahí que has dejado uno de los trabajos? Espero que haya sigo por buen motivo.
    ¿Cómo te dedicas a combatir el calor madrileño? Dios, qué asco de verano jajaja. Cuando llega Septiembre soy feliz...

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí ese diálogo es uno de los que más me ha marcado, de hecho la protagonista de la historia se parece muy mucho a una ex mía. Y mi comportamiento y reacciones son parecidas a Nick, obviamente xD Entiendo que a veces vivir causa mucha pereza y que tendrías que ser tú mismo el acicate para sacar todo tu potencial. Pero en realidad lo más fácil es que sea tu pareja, y eso causa dependencia primero, y luego rebelión, porque inevitablemente en la relación al final bajas los brazos y quieres mostrarte como realmente eres, ¿eso gusta a alguien? Es posible que ni siquiera te guste a ti. En la intimidad estamos llenos de egoísmos y destemplanzas. Por eso entiendo esa parte como “catastróficamente romántico”. Porque a pesar de todo se quieren, pero quieren a ese super-yo que sacan junto al otro. ¿se conformarían con una pareja vulgar, que no les exigiera nada, embrutecerse felizmente juntos? Todo o nada, la épica, lo extraordinario, o la medianía. En el fondo queda mejor en el libro. Luego vas a tu vida real, y sí, como tú dices, intentas ayudar a la otra persona, y ella al final encuentra la libertad rebelándose contra ti. Es casi como una reacción adolescente: reafirmarte en contraposición con. Aunque sugiero que también hay cierta dependencia en aquel que ejerce su condescendiente poder sobre su pareja-acólito, como si fuera un entrenador y sublimase sus carencias a través de logros ajenos. Es todo muy complejo, y en el libro se dejan ver este tipo de flecos psicológicos.
      La reseña es floja. Pero te aseguro que el libro merece y mucho la pena. Me he leído los tres de la autora en dos semanas. También decir que estamos hablando de entretenimiento, no es Dostoievski, y al principio resulta lento. Pero los dos personajes son sublimes una vez vas acumulando páginas, y el redoble de tambores en varias partes y sobre todo la sorpresa épica a mitad de la novela te desencaja la mandíbula. Si vas mal de tiempo, la película es excelente. De hecho yo me la volví a ver ayer (ya la había visto en cines en el 2014), pensé que me iba a aburrir y que iba a puntear alguna escena concreta, y nada más lejos de la realidad: me la tragué entera. Una delicia. De esas cosas que hacen que el día parezca bien invertido.
      Bah, el ser humano se define en sus incongruencias, el dinero permite que nuestra calidad de vida sea mucho mejor, como mínimo te permite más tiempo de ocio, o sea que olvida a Bakunin y sigue quemando billetes con tu puro xD
      Sí, he dejado uno hoy mismo. Ya había pagado las deudas acumuladas por mis tarjetas de crédito, y tengo algo de dinero para algún capricho puntual (de hecho estoy pensando en comprarme un monitor de 32 pulgadas para embrutecerme más tiempo con mis videojuegos retro), pero conservo mi trabajo de viernes y fines de semana que es el que me permite llevar una vida de indigencia, pero con mucho tiempo libre el resto de la semana.

      Eliminar
    2. Me temo que mi paupérrima economía no me permite tener aire acondicionado: tengo un ventilador a veinte centímetros de mi cara, poco más xD Pero al menos no me asustaré en septiembre cuando llegue la factura de la luz. Yo suelo mostrarme muy estoico con todo -a veces tanto que rozo la dejadez más absoluta-, realmente julio ha sido muy agradable, y si este verano se materializa en solo un mes de temperaturas de 40 grados bienvenido sea. Es un incordio para dormir, o para estar mucho tiempo delante del ordenador (mi habitación se convierte en un infierno a la media hora), pero son meras incomodidades pasajeras. Ahora recuerdo la noticia de ayer: un hombre de 48 años que estaba trabajando en las obras del AVE y que murió de un golpe de calor en Murcia. El neoliberalismo económico. Ya ves. Una muerte que se podía haber evitado. Pero había prisa por terminar y daba igual que fueran las seis de la tarde, una muerte importa una mierda ante los accionistas de una empresa. Por eso un ventilador torpe y escaso en pleno agosto no me parece tan malo si luego cuento con tiempo libre para leer y ver una película de casi tres horas. Pero sí, Madrid es un infierno, hoy he quedado y estamos a cuarenta grados, ideal para el buen humor y la concordia ja ja ja. Y no te fíes mucho de septiembre, con el cambio climático efectivo que vivimos, lo mismo siguen las mismas temperaturas, como que nieva. Madre mía.
      Un abrazo muchacho, gracias por comentar, siempre es de agradecer ;)

      Eliminar
    3. Por cierto, el otro día me acordé de ti. Me paré a hablar de nuevo con el mendigo de mi barrio, y me contó una historia muy curiosa. Es de Rumanía, y según él allí tiene una esposa que se ocupa de todos sus negocios, según me relato un par de locales y le pasa cierta cantidad de dinero todos los meses. Es decir, que podría volverse a su país o dejar de dormir en la calle pero prefiere este tipo de vida. Cuando tiene hambre, si la mendicidad no se le ha dado bien, saca dinero del cajero, y cuando llega el invierno se alquila una habitación. Es cierto que en invierno no le veo, pero me resulta extraño que no busque más comodidades. Además ha escogido una calle principal, con lo que supone el ruido de los coches y demás. Pero hace su vida allí y no se molesta en moverse demasiado. Incluso hubo una época en la que tenía un colchón, ahora solo tiene cartones. La policía no hace nada. La gente de La Caixa tampoco. Es un misterio la desidia de unos y de otros. A pesar de las ropas sucias y el corpachón adiposo, no olía mal, o sea que supongo que recurre a los servicios sociales para lavarse y ducharse en un albergue. Tendré que indagar un poco más otro día xD

      Eliminar
    4. Mmm... qué curioso. Me tiene intrigado tu mendigo. Y vaya historia que tiene detrás. Creo que todo el mundo tiene su historia. Esta tarde estaba hablando con mi primo, mientras "operábamos" el ordenador. Lo que hace, lo que piensa; todo se explica por vivencias que te va contando... Tiene un curioso sentido de la justicia. La mejor persona del mundo, con un toque de izquierdas, sin casarse con nadie; al mismo tiempo harto de tanta injusticia social, hasta el punto de haberse vuelvo un outsider adrede. Y ahora leo lo de tu mendigo y me pregunto qué historia habrá detrás, cuáles serán sus vivencias, esas que explican todo...

      "Pobrecitos los humanos"... Siempre recuerdo el comienzo de aquella novela de Fannie Flagg, no lo puedo evitar.

      ¿Y tú? ¿Qué hay de ti? ¿Por qué valoras lo que valoras? ¿Besaste de pequeño la alegría en su aleteo -como comenta de Blake en su poema-, sin darte cuenta tal vez, y ahora la persigues inconscientemente, y al no hallarla te refugias en lo bello y te recubres de inteligencia? Creo que mucho de lo que hacemos se cimenta en decisiones de la infancia que se dieron antes de que la razón tuviera las riendas, y que, por lo tanto, están al margen de la misma. Estrategias de protección que operan en nuestro interior...

      Tu estoicismo resuena en mí, en algunos aspectos. En otros soy muy distinto. Cuanto más me aprendo más me sorprendo de las multitudes que contengo, como todos las contenemos, supongo... Y dices que me ronda el amor, y tienes razón. Y eso cambia mucho las cosas. Llevo mes y medio sin poner la televisión. Creo que no recuerdo un periodo de mi vida en que haya pasado tanto tiempo seguido sin enchufarla. Antes tenía casi adicción. Sin embargo ahora... qué extraño: nada, ninguna necesidad. ¿Ella me llena de tal modo? Debería estar hecho polvo por algunas circunstancias de mi vida, pero floto, y sí, es por ella. Y me veo diciendo cosas que no he dicho jamás, y también es por ella. ¿Fromm tenía razón y la única solución a la existencia es el amor? Ya te dije que soy de su opinión. El momento, eso lo es todo. Acoger el momento, no pelearse con él. Cuando el momento es amor brilla como nada que haya brillado antes... No aferrarse a nada, no rechazar nada, besar la alegría en su aleteo y vivir en el alba de la eternidad, sin encadenarse ni malograr la vida alada...

      La noticia del hombre de 48 años que murió de un golpe de calor trabajando en el AVE es terrible. Sí, el neoliberalismo es terrible también. Y más terrible es lo "bien" que funciona, y su capacidad de adaptación. Puede engullir cualquier cosa, a cualquier persona. El enemigo siempre vive dentro, y de él se alimenta el neoliberalismo... Tu ventilador torpe y escaso tampoco me parece tan malo a mí. Sí, tener tiempo libre para leer un buen libro o ver una buena película, o pararse a comentar a un amigo en su blog, al que no has visto nunca, pero que sientes más cercano que muchas personas con las que te cruzas todos los días.

      Puedes comentar en esa entrada si quieres. Si lo haces lo publicaré y te responderé. Tal vez inaugures algo.

      Un fuerte abrazo. Ya me contarás si vuelves a hablar con tu mendigo. Me tiene muy intrigado... Casi daría para una novela, o parte de ella. Acabo de recordar una cosa muy tonta: en la trilogía de kieslowski ("Azul", "Blanco", "Rojo") hay una anciana intentando tirar una botella al contenedor de vidrio en las tres películas, y en cada una de ellas ocurre una cosa diferente con cada una de las protagonistas. El punto de vista -y la reacción- ante este hecho de Julie (libertad), Karol (igualdad) y Valentine (fraternidad) son muy diferentes. Yo me "enamoré" de Valentine. Es mi película favorita de las tres, y mi protagonista favorita también. Hay hechos y personas que los ven. Hay personas que ven mendigos, cuando otras no los pueden ver. Hay incluso quien habla con ellos y escucha su historia, y después es capaz de contarla; y eso, amigo mío, es grande. ¿Qué me dice de ti?

      Eliminar
  2. La niña de zapatos verdes y rostro de porcelana se derrite al sol en sus devaneos con la locura
    El pabellón de los crónicos en el asilo mental está noche anda agitado
    Sus aullidos y juramentos van más allá de las farolas del parque que marcan la frontera con el más allá
    De todas ellas hay una enfermera muy femenina y resuelta a la par que delgada
    Con diligencia su mano en la ducha matinal frota flácidos y encanecidos miembros viriles, desgastados, arrugados y poco apetecibles
    Senos de locas venidas a menos menopausicas e irasciblemente frígidas y malas, retorcidas
    En la cantina el café es muy barato y la música rap se confunde con el aroma a marihuana
    Jóvenes muchachos alienados por la música y las consignas de su artista emulan esa rebeldía prefabricada
    Pecan y esquivan al fornido y tonto segurata fumando un porro que condimente nefastamente su tara de esquizofrénico paranoide
    Es madrugada y me desvelo en la cama del manicomio
    Mi compañero ronca de cojones
    Ahhh, mostrenco taciturno y evitador de día que todo ruido guarda para el sueño
    Pienso lo bonito que sería dejar caer el borde afilado de un hacha sobre el profundo sueño donde ahora descansa esa cabeza de frondoso cabello
    La luz de la luna se cuela con un fino hilo por la ventana y alumbra mi sigiloso deambular por la habitación
    Hace tres días entró una chica bipolar bastante brotada
    No tardó en follarsela el esquizofrénico más violento y bobo de mi pabellon
    Buscaba su protección tras su gran presencia, tras ese corpachon de torpes e incoherentes pasos
    No obstante ella tiene una fijación conmigo y me a elegido para poner celoso a su macho
    Constantes miradas, me busca con obstinación en los talleres
    Espero que el gran demente tenga las suficientes luces para no entrar a su juego de femme fatale...
    Que pereza liarme a guantazos solo por ese trozo de mierda bipolar, está buena, me la follaria...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, es una maravilla, es como juntar a Panero con Bukowski. Madre mía. ¿Eres el mismo que me ha enviado un par de videos grabados desde una clínica psiquiátrica (o manicomio como te gusta decir a ti) por el Facebook? Me resultaron bastante inquietantes. Pero está bien, es lo que tiene internet y la literatura, hay que crear un rastro de palabras que solo puedan seguir los decadentes y los locos. Deberías hacerte un blog y recopilar ahí todos tus textos, serían una buena lectura para una noche de cristales rotos. ¡Un saludo!

      Eliminar
  3. ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿Qué has caído en Tinder??????????????!!!!!!!!!!!!!!!!!

    Horror de los horrores. Realmente estás jodido. ¡No se puede decir eso y unos tweets detrás citar a Emily Dickinson! ¡¡¡¡Herejía!!!!

    A ver, una dama altruista que resucite a este caballero y lo saque de esos infiernos. Tened compasión. El mercadillo de la carne no es para poetas brillantes. El embrutecimiento está asegurado... Dios, ¿qué está pasando en el mundo?????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No seas malvado y deja de hacer leña del árbol caído, además, ni siquiera lo hago por soledad: es que me siento aburrido de mi mismo y la vida xD
      Todavía tengo que empezar a desplegar mis encantos en ese mercadillo de carne, de momento estoy alucinado: izquierda me gusta, derecha te desecho; cuando llevas cinco minutos te sientes como un niño en una tienda de juguetes cuyos padres se van a separar y quieren compensarte por ello ja ja ja.
      El embrutecimiento salva vidas, ten eso en cuenta xD . Y cuidado con las damas altruistas de Blogger, ahí sí que hay historias para no dormir. Cuando pueda te contesto en tu blog y te cuento alguna para que veas la suerte que tienes de estar enamorado de alguien que has conocido sin pantalla de por medio xD
      Ala, un saludo, que ya has provocado que me sienta culpable al abrir la aplicación xD

      Eliminar
    2. Te siento más existencialista de lo habitual, si eso es posible.
      El aburrimiento siempre es falta de atención. Al menos eso opino. Revisa el comienzo de Amelie. Ahí lo tienes. 100 millones de cosas pasando en el mismo instante para quien tiene ojos para ver. ¿De verdad puede uno aburrirse, ni siquiera de uno mismo?

      Tú en Tinder jajaja. Lo visualizo tan bien como al papa con dos pistolas, un tanque entre sus piernas, gritando ¡Jerooooónimooooo! a pleno pulmón :o) . Cuando despliegues tus encantos será un horror jajaja; pero lo peor será cuando dejes que la susodicha abra la boca y se te amustie la flor (perdón: el monstruo púrpura para entendernos jajajaja).

      Bien mirado va a ser toda una aventura. Por eso te he pedido que nos la narres con ese estilo que sólo tú puedes tener. Creo que voy a ir a por un bol gigante de palomitas jajaja. Podría ser tremendo...

      Ya he leído tu comentario (iré replicando poco a poco, que no doy para más jaja). La verdad es que, sobre las personas que he encontrado en blogger, en general, no puedo decir más que cosas buenas. Ya sabes que yo no soy de muchas personas; prefiero poco y de calidad... Vamos, lo mismito que vas a encontrar en "el mercadillo de la carne" cuando no pares de zarcear jajajaja.

      ¡Buena suerte y buen apetito! jajaja. Espero que el fin de semana tengas que currar o la lías parda fijo jajaja. ¡Un abrazo!

      Eliminar
    3. El padre de una novia me decía siempre que solo los idiotas se aburren (es fácil deducir que era una forma poco sutil de menospreciarme, porque yo siempre parecía estar aburrido de todo). Tienes razón, pero supongo que más que aburrimiento lo que siento es una ponzoña existencial, es decir, no tengo ganas de nada por lo cual mi vida se reduce a tumbarme en el sillón y mirar al techo pensando en lo miserable de mi existencia. El ennui francés, o el tedio de Moravia, como prefieras. En realidad soy un niño mimado en una sociedad que exige que deje la jungla y participe en ella. Y yo, pesaroso de mí, niego con la cabeza mientras utilizo la tarjeta de crédito para compararme un monitor de treinta y dos pulgadas. Oh, sí, el decadente, después de sus largos y abstrusos discursos, a la mínima señal de agotamiento ha caído en el consumismo más banal y miserable. La única virtud de tener la nueva pantalla será animarme a ver alguna serie que tengo en barbecho (The Preacher me la han recomendado varias personas) y quedarme ciego antes. Un sinsentido como se puede comprobar.

      Lo del Tinder es una locura. He quedado ya con una. Creo que los dos hemos sido víctimas de unas fotos burdamente esquinadas y con un filtro de luz que nos hacía aparentemente normales. Pero no, lo primero que he pensando al verla es que nuestros hijos serían unos monstruitos deformes al estilo “las colinas tienen ojos” y ella, al conocer que mi puesto de teleoperador no le iba a permitir ser ama de casa también ha perdido el interés enseguida. Luego, atrapados en la embarazosa situación, nos hemos empezado a contar la vida. Ella es una pútrida mazorca de tópicos y anhelos, calcados de los que pueda tener cualquier mujer que aparece en MYHYV. Y por mi parte ni siquiera llego a extra balbuceante en el público. Llegados a este punto me he zambullido en un par de cervezas y me he puesto a imaginármela desnuda, que es una de las pocas cosas interesantes que puedes hacer cuando quedas con una desconocida. Y como al hacerlo he debido de poner cara de depravado ella enseguida se ha asustado a pertrechado una excusa al estilo: “se me está quemando el cocido en casa” y ha salido huyendo. Me doy un tres de nota porque al menos he conseguido que la cita dure casi media hora.

      No te preocupes por los comentarios, esto es un caos, contesta cuando quieras, o si no habla por aquí que estaré más activo, supongo xD Blogger tiene gente maravillosa, y luego están los otros que suelen mandarme mails xD Es broma. Hay de todo. Pero sí, tienes razón, lo del supermercado de carne (izquierda me gusta, derecha eres basura) es muy chungo. Bueno, me voy a jugar a algo. Cuídate 😉

      Eliminar