jueves, 9 de julio de 2015

Interludio Poético.

Ella vertía poemas en su coño
Y toda su carne olía a violines mojados
Y cuando se masturbaba
Era como mutilar los pétalos
De un relámpago


Ella era caída, rodillas en carne viva
Un mundo azul destrozado por el peso
De todas las caricias homicidas
Que había confundido con latidos


Pero ahora es bella como una Biblia ardiendo
Ahora los condones saben a fresa
Y una polla atraviesa su dolor
Con otro tipo de dolor más dulce
En el baño de un sucio bar de extrarradio


¿Es así como el hambre se convierte en belleza?
¿Es así como se llora por el fin del amor?


Quizás lo único que sucede
Es que ya no quiere
Más mentiras
En su boca.