domingo, 7 de junio de 2015

Qué importa tu vesania, querida musa, cierzo azul, si el amor siempre devuelve mi cadáver sonriendo tres días después.

El amor es un baile en círculos entre la vanidad y la mentira
Entre humedades, gemidos y un anillo al que le faltan dedos
Autopsia de rodillas que caen con vocación de terremoto silencioso
Ante el altar de un grifo de fuego, de un gato sin sombra, de un tejado con recuerdos funerarios
Ante la gotera roja de tus piernas abiertas
Ante la comedia pornográfica que sale de nuestras bocas
Ante las manos febriles que rajan la placenta

Ella vuelve a preguntármelo: ¿qué es para ti morir?
Y le contesto que morir es rendirse a la sentencia abstracta de la carne
Al silencio de una llama embrutecida
Dejar de hablar con los cuervos, huir de la crucifixión de un amor intransigente

Amor mío, se te olvido decirme
Que el pulso de tus venas
Era una bestia salvaje presa del caos
Mucho más peligrosa que esa que aparece en el espejo
Cuando me siento a escribir

Claraboya de humo blanco, sonido hombre, suburbio de epidemia deshonesta
Una bolsa de carne con todos los aguaceros del mundo
Como un bosque de tierra, como los dibujos de un viejo tartamudo cuya muerte se ve a través del microscopio
Como salir al sol y volar alto a través del tapiz azul de piel y cera
Subiendo, subiendo, subiendo…

Lo sé todo, y a pesar de ello déjame amputarme los dedos después de tocarte
Déjame seguir colgado de la viga de tu deseo
Déjame pensar en tu cuerpo como un arpa de carne
Que llora música al masturbarse

Que importa ser hueco infinitivo, que importa ser catapulta de tren hemorrágico
Si el destino es tu coño sabor pólvora
Qué importa tu vesania, querida musa, cierzo azul
Si el amor siempre devuelve mi cadáver
Sonriendo
Tres días después.

http://ask.fm/RorschachKovacs