domingo, 1 de febrero de 2015

¿Crees en el amor, eres feliz?

Mi querido anónimo, ¿por qué me interrumpes con tus silencios?
¿Hay demasiada miseria neuronal ahí afuera?
Me hablas de amor, cuando el amor es agua y la sed se sacia rápido
Y a pesar de eso sigo siendo un decadente
Un monoteísta romántico
Que prefiere un gran daño con forma de mujer
A esos pequeños placeres
Que viven de rodillas

Quizás las personas que hablan solas están enamoradas
De su propia demencia
Quizás no estaría tan fascinado con el mar
Si los naufragios de ego fueran imposibles

Pero aunque mis miedos salpican el suelo
Y oxidan mi pequeña jaula de carne
Prefiero seguir insistiendo en la vida
Y no en su sentido.

Respondo a tu pregunta: nunca lograré ser feliz
Mis cicatrices
Tienen
Buena memoria.