viernes, 19 de abril de 2013

Capítulo 11 - Interludio Poético (Ana)

Extracto del diario.

Son las doce y media cuando suena el móvil. Numero oculto. Aun así respondo: “¿Hola?” Nadie contesta. Al rato cuelgan. No es la primera vez que sucede esta semana. Quizás no tenga importancia. Quizás no haya nadie detrás de ese número. Una centralita. Un relato de Bolaño. Quizás solo sea el silencio que hay detrás de una relación.

Las relaciones... decía el señor Iribarren –y cito de memoria: “Enamorarse no tiene mayor mérito, lo difícil, no conozco ningún caso, es salir entero de una historia de amor”

Las hombres. Omnipresentes. Recuerdo a Peter recitando: "Juntos podemos ver la belleza de las almas, escondidas como diamantes en el reloj del mundo" Ahora solo son una pequeña debilidad en mi vida que se macera en un segundo plano. Ya he tenido suficiente. De momento. 

Es difícil llegar a ese silencio elegante al final de una relación, cuando te has percatado de que todo ha terminado y solo queda claudicar, cuando verbalizar solo es el eco estanco de un portazo, de una nota de despedida. Porque sabes que las siguientes conversaciones, a pesar de toda tu paciencia y buenas intenciones, siempre van a terminar mal. Porque siempre hay uno de los dos que se siente más frustrado, más herido, inseguro o dependiente, siempre hay un desequilibrio de necesidades y sentimientos. Porque es jodido renunciar a un amigo, a un amante, a todo el tiempo compartido y que podríais compartir más adelante, es duro luchar contra el apego y el miedo, contra la duda del punto sin retorno.

Por eso no hay necesidad de elegir entre amor o poema, solo hay que saber rendirse al silencio. Todo queda atrás, se intercambian los bancos de memoria. La intimidad es un dado trucado que gira mientras tomas distraído la siguiente copa. Luego, con la distancia adecuada, se crearán más recuerdos, pero sólo seréis dos turistas tomando una copa en un bar, dos desconocidos que encuentran tirada en la acera una charla banal.

Ah, mi querido Ginsberg, déjanos beber de las negras aguas del Leteo, déjanos olvidar.

Fin capítulo 11.

Lonely Soul (feat. Richard Ashcroft) by UNKLE on Grooveshark