domingo, 24 de febrero de 2013

Nostalgia.

Estaba hablando con la Nuria de ojos verdes
y recordé uno de esos locales donde hace más de diez años
salía de fiesta por las noches
los Bajos de Arguelles, el Saxo Music Bar
esos minis de calimocho
con un chorro de tequila, vodka y licor de mora
que no he vuelto a probar en ningún sitio
lleno de posters de Jim Morrison
Héroes del silencio
Queen, Extremoduro
la misma música de calidad a cualquiera hora que fueras
y esa zona, casi reservado, donde te sentabas
con la pared llena de frases o dedicatorias
siempre pidiendo “En blanco y negro”
siempre metiendo mano
y algo más
a alguna chica despistada.

De esa zona recuerdo más garitos
el Akelarre, con su poster de Raistlin Majere
donde siempre estaban los mismos
aquel otro local de chupitos
todos tenían el nombre de algún grupo español
era fantástico:
“¡Ponme dos suaves, un extremoduro, y dos barricada!”

Los quitaron
denuncias de los vecinos
demasiado “ruido”
escandalo
demasiada gente cultivando su buen gusto musical
y pasándolo bien.

Luego tuve una época gótica
íbamos al 666, aunque cerrase demasiado pronto
me gustaban sus reservados, sus sillones rojos, las velas en las mesas
su pista de baile rodeada de columnas
ahí fue donde escuché por primera vez a Wumpscut.

Luego íbamos a veces al Dark Hole
aunque fuera demasiado elitista
o a la Rosa Negra, en la Plaza del Carmen
a pesar de sus baños infectos
su pista era especial
la gente danzaba imbuidos en un ballet particular.

Pero el que más nos gustaba era el Heaven
dos pistas de baile
en la primera con la música habitual de la época
HIM, Rammstein, Depeche Mode, The Cure
Sisters Of Mercy, Suicide Commando, etcetera
(incluso una vez hicieron un especial HDS)

En la de abajo sucedían cosas más extrañas
el DJ sabía hacer su trabajo
nos mecíamos, haciendo el loco, sin camisa
demasiado borrachos para buscar el sentido
para recordar el nombre de los grupos
que luego entre semana intentábamos encontrar sin éxito
en el extinto Madrid Rock.

A eso de las cinco y media de la mañana
nos dirigíamos al Phobia
último local para terminar la noche
su larga barra, el pequeño reservado al lado del DJ
su pequeña pista
ahí disfrutábamos de las últimas copas
los últimos instantes
con la mejor banda sonora
fue allí donde escuché esa excelente versión de House Of The Rising Sun
de Evereve.

Ahora están casi todos cerrados, desaparecidos, olvidados
quizás por eso prefiero mi copa de vino
mi casa
mi música
pero es imposible olvidar ciertos momentos
esos escenarios perfectos para el inicio de algunas relaciones
y a veces para su final
todas esas nínfulas góticas bailando lánguidamente a mi alrededor
las conversaciones con desconocidos de madrugada
interesantes, únicas
o con tus amigos, cuando exultantes
por las drogas o el alcohol
pensabas que todo sería para siempre.

Todas esas noches viviendo algo diferente
cuando nos creíamos invencibles
y solo queríamos gritar.

Kiss by London After Midnight on Grooveshark

29 comentarios:

  1. Ohhhh Gracias! Ahora sí tengo los ojos verdes ;p
    Qué buenos recuerdos, qué buena música... Lo de ponme 2 suaves, ... me ha encantado. Me has recordado a 2 locales a los que iba hace millones de años, allá por el pleistoceno. Joder, qué recuerdos!
    Me gusta tú nostalgia. Lastima que esos locales estén en vías de extinción.
    Besos nostálgico empedernido. Curiosidad: qué llevaban los extremoduros?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, eso está bien, muy bien…xD
      El local se llamaba El Buho, tenía todas las paredes –incluyendo el techo- cubiertas por portadas de discos de grupos españoles. No recuerdo el extremoduro, si recuerdo el Soziedad Alkoholica que tenía vodka y tequila…xD Había también un Kortatu, que los descubrí ahí, un Parabellum, un Siniestro Total…
      Era el bar cuando ya te quedabas sin dinero, había promociones de diez y veinte chupitos, era un autentico descontrol, además, era híper pequeño, que recuerdos…xD
      La culpa es tuya, que conste ;)
      Besos musa.

      Eliminar
  2. Me pusiste nostálgica coño! También tuve mi época de locales y garitos, aquí en Barcelona siempre fue más complicado, pero los había si sabías buscarlos, en la Plaza Real, en la zona de Almogávares, en Gracia, en callejuelas escondidas. Locales pequeños a rebosar, sucios, llenos de humo, buena música y miradas vidriosas a determinadas horas.
    Me he puesto triste, he querido recordar sus nombres, y sólo me salían dos o tres, como pasa el tiempo...sí, hubo un tiempo en que nos creímos invencibles, que ingenuos.

    Me ha venido a la cabeza una canción:

    Cuando fuimos los mejores

    ResponderEliminar
  3. Jaja, ok, nunca miro los títulos de las entradas, que despiste, ahora me he dado cuenta de que se llama "Nostalgia"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, vaya, gracias por la canción, y mira que a mí Loquillo no me gusta, dejando aparte Cadillac Solitario que es un clásico, pero esta me ha gustado.
      Yo recuerdo cuando estuve en Barcelona los garitos que había al lado del Razzmatazz, y sobre todo por el barrio gótico. Me hizo gracia uno donde ponían rock, que tenían cascos a lo largo de la barra para poner el sonido todo lo alto que quisieras, lo cerraron cuando aún no me había vuelto a Madrid.
      Hay garitos especiales, recuerdo también uno en Salamanca, “El lado oscuro” que vendía camisas y todo, que era excelente, de esos donde todo el mundo se conoce y cierra la noche sin malos rollos, sin necesidad de pedir canciones concretas porque sabes que van a sonar todas las que te gustan.
      Es jodido ver en esos detalles como ha cambiado todo.
      Hay otra canción, ligeramente nostálgica, de Love Of Lesbian – Allí donde solíamos gritar, sino la conoces escúchala. Te la pondría pero no sé colocar enlaces en los comentarios…xD
      Besos.

      Eliminar
    2. Había uno muy bueno que era el que yo más frecuentaba, que se llamaba Psicódromo, al lado del mítico Zeleste, dónde como tú dices, sonaban todas las canciones que te iban a gustar, y el ambiente era genial, siempre me gustaron esos sitios donde se mezclaban igual heavys que punkeros, rockers y todo tipo de fauna, y como también comentas, con un buen rollo increible, allí nunca había problemas, en su horario nocturno vaya, recuerdo que a las seis nosotros nos largábamos y empezaba el afterhour, y aquello ya era un asquito, porque entonces pasaban a la música máquina o como se llame, pero bueno, yo soy mayor que tú creo, te hablo de finales de los 80 y principios 90.
      Buscaré la canción, gracias

      Eliminar
  4. Mirada nostalgica que trae de nuevo a la memoria muy buenos momentos.

    Me ha gustado tu recorrido hacia atras.


    Besos.

    Lunna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que es más divertido si conocías los locales en Madrid, pero es extrapolable a nuestro propio escenario adolescente ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Qué recuerdos buenos y malos de los bajos de Argüelles... Joder, había de todo. Yo paraba bastante en un garito que se llamaba La Trainera, que tiraba por el rollo punki, pero después lo pusieron a lo pijillo. También recuerdo una paliza que me metieron unos jevis muy valientes después de que me dejaran tirado mis dos colegas que se fueron corriendo (también muy valientes). Y recuerdo mis dos orejas negras al día siguiente y la mano destrozada de intentar dar lo que pude (creo que no fue mucho, la verdad). En fin, que divina juventud y menuda mezcla en Argüelles. ¿Así que fuiste murciélago? jajaja Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya experiencia…xD Bueno, es cierto, allí siempre pasaban cosas, y eso que había una oficina de policía en una de los soportables. Yo recuerdo salir de alguno de los locales, ya muy entrada la madrugada, a comprar en una de las tiendas una baguette para asentar el estomago, y ver como se llevaban a un tipo apuñalado, eso sí, el muchacho desde la camilla saludando a sus amigos…xD estábamos todos muy locos. Es raro eso que comentas de los heavys, normalmente son gente muy tolerante, a pesar de las pintas.
      Sí, fui siniestro un montón de años, pelo largo, vistiendo estrictamente de negro, incluso en verano, menudo personaje estaba hecho, me acuerdo que entraba con gafas de sol y un enorme gabán en los locales…xD un flipado, como todos los adolescentes.
      ¿Y tú punk? Te va, te va…xD
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Aaaayyyy no se hace esto... con lo difícil que se nos está poniendo la vida y tú devolviéndonos a tiempos mejores. Bueno, no sé si mejores pero sí despreocupados, sí con ese aire infinitamente maravilloso de me-voy-a-comer-el-mundo, ingenuos, felices...
    Me suena un garito al que yo iba en los bajos de Argüelles, el Gatuperio? oohhhh ir cerrando los garitos. Los que podían, porque yo tuve hora de llegada durante mucho tiempo :(
    Mi niño (11 años) está ensayando Love gun de Kiss con su guitarra eléctrica, con la que ya lleva 3 años. No, a mí no me ha gustado nunca esa música, pero ahora he escuchado algo más y bueno, voy haciéndome. Me ha gustado tb la que pones de ellos.
    No nos sumerjas tanto en la nostalgia en días grises.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, así es: el Gatuperio. Ha escondido usted cobardemente que es de Madrid, ¿qué teme, que la acose? xD
      Nunca es tarde para tener una madre heavy, la música es infinita, tengo como asignatura pendiente ahondar más en el jazz y la música clásica, pero de momento me gusta seguir indagando en sonidos cada vez más extremos, o que al menos me sorprendan.
      En el fondo es una nostalgia venial, es grato recordar esas cosas, lo peor sería olvidarlas totalmente ;)
      ¡Un saludo!

      Eliminar
    2. Jajajajaja Avisé desde el minuto cero del "pudor" que me da escribir en rincones ajenos (timidez dijo usted), y no, no es lo que temo... siempre supe deshacerme bien de los pesados.
      Hoy nieva en nuestro Madrid. Cuando regrese a casa esta tarde después de su jornada laboral, es un día ideal para escuchar Miles Davis. cualquier tema le recomendaría, pero por ejemplo It never entered my mind, estaría bien. Se sirve usted un Viña Alcorta (suave pero con cuerpo) o es usted más de Ribera? Relájese y disfrute! De nada.
      La música clásica y el jazz me apasiona... ya le contaré, si usted quiere, algunos imprescindibles. Tampoco yo sé colgar enlaces en estos sitios, a ver si un alma caritativa nos lo explica por aquí. Aunque yo ahora estoy más con Tori Amos, Fiona Apple... otra cosa.
      Qué curioso, es más que probable que hayamos coincidido en el Angie en alguna ocasión ;)
      Besos

      Eliminar
  7. ¿Sabes? A mediados de Octubre estuve por Madrid y en esto que entré en una tienda de discos y le pregunté al dependiente sitios por donde salir que pusieran música heavy, punk y esas cosas y me recomendó los bajos de Argüelles (también me dijo los bajos de Ordun, o algo así :S) pero esperé a que fuera fin de semana (fue una visita corta a la capital). El caso es que esa noche salí a un bar por el centro que ponia algo de punk y el camarero me dijo que ni de coña fuera a Argüelles, que estaba todo lleno de fachas, radicales y que incluso corria el riesgo de que me metieran una buena (paliza, se entiende, xD) sobre todo yendo de punki. Y me entró la duda y al final no fui (bueno eso, y que el metro creo que ya estaba cerrado, xD). A lo que iba, quería preguntarte qué hay de cierto en esto, más que nada por si hago alguna otra mini visita (cosa que por ahora dudo) pues por salir por algún sitio que agrade a mis oídos. Obviamente, lo que quede no tendrá nada que ver con lo fue en su época, pero prefiero un garito nostálgico-deprimente en el que suene Eskorbuto que uno de moda lleno de pijos con lo que se lleve en el momento.

    Por cierto, me encanta Bela Lugosi's Dead. Y me apunto esa versión que dices de House of the rising sun :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que no puedo ayudarte demasiado, mi visión de los Bajos de Arguelles se remonta a hace cinco años por lo menos, y entonces ya estaban muertos, la mitad de los garitos no existían, solo quedaba uno de heavy en la parte de arriba. De todas formas me parece un poco exagerado lo que te dijo el camarero, no creo que vayan metiendo palizas a nadie por ir de punk, yo he estado en los garitos más sórdidos de Madrid y siempre ha habido tolerancia. En cualquier caso podría aconsejarte que salieran por la zona Tribunal, hay bastantes locales como el Angie, pero la música tiende más al rock, música de los ochenta, etcétera. Pero es una buena zona. Cuando algún amigo consigue sacarme de casa suelo ir por ahí.
      Soy un fantástico de esa canción y de todas las versiones que encuentro, ya verás como te gusta, está en goear.
      Un saludo ;)

      Eliminar
  8. Veo que los nombres de estos garitos se repiten en muchas provincias. Somos poco originales. ¿Cómo le llamarías tú a un local? ¿Deka dance por ejemplo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor eran franquicias ;)
      No lo sé, supongo que le llamaría Decadencia, “vamos al decadencia a tomarnos la última” sí, pondría canciones jodidas, como The End, o The Kiss de The Cure, habría poca gente, no sería un negocio que me diera mucho dinero, eso seguro, pero lo pasaríamos bien el tiempo que durase…xD
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Vale, yo soy joven para ponerme nostálgica en estos casos, aunque curiosamente, el otro día me acordé de cuando salía con los amigos de siempre, a los bares de siempre, y ponían esa música de mierda, jajaja, y entonces me pregunté: ¿cómo me podía gustar eso? (aunque si te soy sincera era de "los tuyos": analizando esa fauna que se movía en ese zoo de música e intentos frustrados de amor y sexo). Luego me acordé de un local de mala muerte que se caía a pedazos y ponían música rock como la que has comentado aquí: barricada, extremoduro, los suaves, etc. A pesar de todo, supongo que eran buenos tiempos.

    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora tenemos el Spotify, Wikipedia, YouTube, y encuentras información, vídeos y la discografía entera de cualquier grupo, antes no era así, casi nadie compartía mis gustos, recuerdo como intercambiaba cassettes de extremoduro con algún compañero de instituto, casi como si estuviéramos traficando con droga…xD
      Y salía mucho solo, los locales que me gustaban estaban en Madrid capital, y siempre tocaba coger dos autobuses para volver de madrugada, no sé, supongo que por eso ahora soy así, me gusta más observar, no me apetece disimular si la música no me gusta o la compañía me aburre, ya hice eso muchos años cuando era adolescente, que muchas veces no sabía si me lo estaba pasando bien o no, me limitaba a bailar y a beber, ¡oh, que entrañable, que sociable, que estúpido!
      Pero así son las cosas, a veces simplemente, no salen las cosas como quieres.
      Besos.

      Eliminar
  10. Joder qué viejos somos. Me has hecho recordar mis noches destroyers, aquellas en las que siempre amanecía charlando en alguna esquina, tiritando de frío con algun@ desconocid@ más borrach@ que tú, buscando continuar...
    Ahora cada vez que recuerdo aquellas correrías, siempre me parto rememorando todas las atrocidades que hicimos, pero... sabes, no las hecho demasiado de menos, no. Nunca estuve mejor que ahora...

    Por lo demás, creo que ahora prefiero las fiestas en petit comite, con gente y música bien seleccionada; pero sí, las recuerdo muy bien... XD

    Un abrazo.

    Pd. mientras esto escribo suena Reckless Life, de los Gunners...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas grandes locuras, esas grandes fiestas, recuerdo los coqueteos intensos con las drogas, no sé como conservo algo de cerebro después de todo aquello; supongo que he entendido siempre mal las biografías de Morrison o de Bukowski. Recuerdo una frase de este último: “Beber es una forma de suicidio en la que se te permite volver a la vida y comenzar todo de nuevo al día siguiente”
      Yo tampoco las echo de menos, aunque reconozco que me gustaba romper el ciclo de rutina, disfrutar de lo inesperado de esas noches.
      Me alegra que hayas encontrado la paz, en mi caso no ha sido así, pero al menos tengo la estética de ocultar mi indignidad de borracho en la soledad de mi habitación…xD
      Buena canción ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Ay Rorschach en sus tiempos jovenzuelos de fiesta, desfase y drogas y alcoholismo!
    Ha sido bonito dar este paseo por tus tiempos de mozalvete por locales madrileños y jovencitas góticas.

    Un besín atrasado (contigo se me está acabando el repertorio).

    Pd. ¿Me vas a hacer suplicar? ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunas de esas noches las conoces por mis post, esto es como un rompecabezas, pero sin tener claro cual es la imagen que estás recreando.
      Pd: Quizás ;)

      Eliminar
  12. Perdón, si interrumpo la Nostalgia con tus amigos.

    Y, ... ¿ ya no es sentis Invencibles??

    ResponderEliminar
  13. Curiosa la etiqueta de qué viejo soy, es la primera vez que la pones... me ha gustado el post, pero a la vez me alegra no poder escribir algo así aún. Petons

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado la observación de la etiqueta, yo nunca me fijo en las etiquetas de los demás ;)
      Es que lo soy, estamos hablando de garitos a los que iba hace ¡trece años! Joder, es muchísimo tiempo, así todo junto, en la misma frase…xD
      Juventud divino tesoro, pero al final todo es un camino, con paisajes diferentes, solo hay que saber mirarlos con sabiduría.
      Petons.

      Eliminar
  14. Perdón, escribo fatal, quise decir ¿ya no os sentis Invencibles?

    Qué pregunta mas tonta¡¡¡

    Ya veo que no. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, no demasiado, la verdad. Pero es que eso es cosa de la ingenua y cándida juventud, ahora ya hemos tenido mucho tiempo para fracasar, es inevitable sentir cosas diferentes.
      Besos querida Amapola.

      Eliminar
    2. Ja, ja, no demasiado, la verdad. Pero es que eso es cosa de la ingenua y cándida juventud, ahora ya hemos tenido mucho tiempo para fracasar, es inevitable sentir cosas diferentes.
      Besos querida Amapola.

      Eliminar