miércoles, 7 de noviembre de 2012

Pasa un camión de la basura, trémulo de amor.

Los sentimientos son como postales, atrapadas, enajenadas, perdidas,
llegando siempre demasiado tarde, justo después de la ruptura, de la discusión definitiva,
cuando todo ha terminado y ya no tienen ningún sentido.

Como esa primera carta de amor,
de dulce caligrafía azul sobre fondo magenta,
llenando folios y folios con todos esos deseos incuestionables,
febriles,
enmarcando promesas con retazos de carmín reseco.

Somos así de patéticos, ingratos, desmemoriados,
eligiendo la nada, como perros salvajes,
implacables en la huida.

Ya nadie vuela, ni siquiera en sueños,
todo está agotado,
irremisiblemente agotado.

¿ella es una puta y tú un idiota?

Sientes los dientes de hielo con sabor a brea,
las farolas de niebla,
los besos como cepos de acero.

Pasa un camión de la basura, trémulo de amor,
un par de tiburones nadan en el jarrón de flores muertas
buscan un descuido para devorar mi corazón.

Y cuando lo consigan, el mundo será mejor,
más rápido y eficaz,
sin palabras que lo aturdan.

Unfinished sympathy by Massive Attack on Grooveshark