viernes, 16 de noviembre de 2012

Incesto en un suspiro entrecortado de despedida.

Miro al cielo en búsqueda de algo
(un espejo se hace añicos)
y el silencio sobrecoge
con su virtud atea.
Eyaculo sobre la piedra
varias veces
y veo crecer una rosa
blanca
y totalmente muerta.

Otra botella, ave de rapiña
brindis a la nada
a su secreto.
Alimento la flor
con la negra savia de mi huida.
La gente muere lentamente allá afuera
como esclavos
sin apenas darse cuenta.

Y el amor
en su trono purpura de sudor
se convierte en violencia y tormento
en venas fatigadas llenas de vómito.

La bebida sodomiza
como charcos de agua sucia
que se estremecen
sin entender por qué siguen ahí.

¿Ganar, perder?
¿Para qué, si el mundo nos va a olvidar de todos modos?
La literatura es una puta que finge orgasmos
Dios apuesta al caballo equivocado
tus cenizas caben en un dedal.

No me atrevo a conocerme a mi mismo
no me atrevo a mirar
a recordarme.
Y antes de que las mentiras
destruyan mi cuerpo
(lágrima de estiércol
reja de jardín)
beso a la serpiente en la boca
y extiendo el antebrazo
para terminar con la farsa.

Pero justo en ese momento
los peces del acuario gritan:
“Jesucristo era Judas, y murió en la horca
ajeno a las voces de su cabeza”

Y el genio
disputa su partida de ajedrez
con la Muerte
mientras la música
pide
una noche más.

Solo una noche más.

Angriff (radio edit) by Front Line Assembly on Grooveshark