lunes, 13 de agosto de 2012

Top Rorschach Personajes Femeninos En El Cine

Ha faltado poco para derretirme en esta vagina de cemento que forman las calles insoladas de Madrid. Sin embargo he sobrevivido y ahora, con una nueva dosis de alcohol en mis venas, con oasis reflejados en las maravillosas botellas de vino que he conseguido, me propongo divagar un día más. Mi gato agoniza a mi lado entre el odio y el amor, sabe que es mejor que yo, pero también que la muerte acecha bajo el sol y no se atreve a huir. Simplemente me mira con desconfianza mientras golpeo el teclado con mis puños.

Mi blog es un caos, echadle la culpa al gobierno, la Zyprexa ya no está subvencionada y me resulta demasiado cara; las voces taladran mi soledad, cada una quiere su parte de notoriedad: los conejos parlanchines, Ophelia, Casimiro y sus historias violentas de burdeles y filias, los inútiles top musicales o las historias de esa infancia que nunca tuve.
Pero hoy un lector anónimo me sugiere amablemente que escriba una entrada sobre mis personajes femeninos preferidos en el cine. Suena bien, de hecho si alguien más quiere colaborar con alguna sugerencia que haga de este horrible y solitario mes de agosto algo más divertido, será bien recibida por mí. Aunque la experiencia me ha indicado que sois personas tímidas y pasivas. Quizás me sorprenda. Eso sí, sugerencias tales como “háblanos de la comida tailandesa” serán acogidas con un escueto y seco enlace a la Wikipedia.

Bueno, vamos a ello, -redoble de tambores- Top Rorschach Personajes Femeninos En El Cine:

Hago una asociación entre las actrices y sus papeles, hay muchas mujeres muy atractivas pero si no dan con un papel concreto para mi pasan totalmente desapercibidas. Ahí tenemos a Helena Bonham Carter cuyo romance con Tim Burton, en mi opinión, no le ha venido muy bien. Pero su celebérrima Marla Singer de Fight Club me la pone dura. Ser un adicto a los grupos de terapia para conseguir dormir y encontrarte en el de cáncer de próstata a una mujer allí a la que luego persigues para llegar a acuerdo mientras ella roba ropa en una lavandería es una escena increíble. Estética deudora de Judy Garland,  o frases como: "eres lo peor que me ha pasado nunca" “me has conocido en un momento extraño de mi vida” “"Quiero que me dejes embarazada, quiero tener tu aborto" se han clavado en mi memoria.

Me gusta también Julie Delpy en Antes de amanecer y su secuela. De hecho tiene una película similar 2 días en París en la que dirige, se encarga del guión, actúa y compone la música. Es una historia muy romántica. Tengo buenos e ingenuos recuerdos asociados a ella.

Por ejemplo Scarlett Johansson solo me gusta en Lost in Translation, la he visto en Los Vengadores, en Vicky Cristina Barcelona, en El Truco Final, trabajando con Allen en Scoop, y de hecho Ghost World es una de mis adaptaciones al comic favoritas. Pero ella siempre será Charlotte, perdida, reflexionando sobre la inconsistencia de su vida y su matrimonio.

Con Jennifer Connelly no me sucede eso. Tiene varias películas, y no puedo evitar mencionarlas todas. Érase una vez en América, Phenomena con el genial Dario Argento, Dentro del laberinto –creo que no hace falta dar detalles de esta película-, Algunas chicas típica película sobre los avatares de un adolescente para conseguir sexo, como curiosidad el protagonista es Patrick Dempsey el doctor de Anatomía De Grey,  Dark City otra película de culto de ciencia ficción inmensa, y por último Réquiem por un sueño película sórdida y decadente, pero como siempre insisto en decir, hay que compensar tanta mojigatería y ñoñería, además Darren Aronofsky es uno de mis directores favoritos.

Hay actrices españolas que destacan también. Tenía mucha confianza en Maria Valverde después de ver La flaqueza del bolchevique, pero luego solo ha participado en producciones basura, estilo Melissa P. Sin embargo me sorprendió el año pasado de la mano de David Trueba –escritor de “Cuatro amigos”- con Madrid, 1987.
Ariadna Gil me conquistó con la adaptación del libro de Almudena Grandes Malena es un nombre de tango y cuando vi Lágrimas negras me quedé impactado. Pero ahí acabó todo.
Najwa Nimri me ha gustado en varias interpretaciones, sus colaboraciones con Daniel Calparsoro destacando Salto al vacío y Asfalto soberbias y valientes. Y luego con Los amantes del círculo polar o El método ya tiene ganado su porción de eternidad en mi imaginario personal. Me encanta su voz, aunque no termina de convencerme como cantante.

He olvidado los clásicos. Reconozco que soy un incondicional de Rita Hayworth en Gilda. Sin embargo no me interesan tanto Ava Gardner, Katharine Hepburn, Kim Novak o Grace Kelly. Pero si me ha llamado la atención Lauren Bacall en Cayo Largo y El sueño eterno. Tampoco me emociona especialmente Audrey Hepburn en Desayuno con diamantes aunque sea un clásico de consumo masivo.
Por ejemplo Faye Dunaway me encantó en Chinatown pero sobre todo en Bonnie & Clyde. Curiosamente también hace de Jane, la amante de Bukowski, en El borracho.


Actuales tenemos a Uma Thurman, todo el mundo la recuerda como musa de Tarantino en Kill Bill: Volumen 1 o Pulp Fiction pero ya la conocíamos, por ejemplo, en Jennifer 8. Donde me resulta irresistible es en Gattaca.
Amélie es una película que siempre tendrá un lugar de honor en este blog, protagonizada por entrañable -e inquietante a veces- Audrey Tautou. He visto recientemente La delicadeza y resulta una buena recomendación.
Destaco también a Carey Mulligan. No es una mujer guapa -quizás un momento fugaz en Shame-, pero en Drive quizás debido a la mezcla de fatalismo, ternura en sus gestos y silencios frágiles pero incisivos, me resulta enormemente atractiva.

Portentosa la actriz Kate Winslet. En Eternal Sunshine of the Spotless Mind (Olvídate de mí) está estupenda como Clementine. La película tiene momentos inolvidables (ja, ja) pero especialmente el final. “-Clementine.  -¡no soy un concepto, Jose!  Soy una mujer jodida que busca su propia paz de espíritu. No soy perfecta. -J. -¡no veo nada que no me guste de tí!  Ahora mismo no lo veo... -C. -¡Pero lo harás, pero lo harás!  ¡no sé!  ¡ya se te ocurrirán cosas!  Y yo me aburriré de tí y me sentiré atrapada porque eso es lo que ME suele pasar... -J.  -¡vale!”
Kevin Smith siempre crea musas en sus películas muy particulares pero de las cuales al final te enamoras. Aunque guardo un cariño especial a Joey Lauren Adams en Persiguiendo a Amy, si tuviera que elegir a una sería a Rosario Dawson en Clerks II. Hace un bailecito estupendo en la azotea y también aparece en una de Tarantino Grindhouse (Death Proof).

Irene Adler ha tenido buenas adaptaciones, primero en la serie Sherlock en su segunda temporada y luego con la película La vida privada de Sherlock Holmes de Billy Wilder. Pero me gustaría que otras féminas literarias tuvieran su alter ego en el cine.

Por ejemplo Madoka Ayukawa, de la serie Kimagure Orange Road. El nombre de Ayukawa lo componen dos kanji: "ayu", que es un pequeño pez plateado de río, y "kawa", literalmente rio o arroyo. El reflejo de esos peces en los ríos produce que a veces el agua brille como la plata y después se oscurezca su tono. Una forma sutil de decir que es tremendamente ciclotímica. A veces hosca, otras dulce o distante. Ahí entraña parte de su atractivo.
Otra, así a voz de pronto, sería Crysania de Tarinius, una muchacha procedente de una familia aristocrática de Palanthas educada para el sacerdocio. Su vida se complica cuando conoce a Raistlin Majere, archimago Túnica Negra que la embauca para llevar a cabo una misión casi suicida, lo que da comienzo a la trilogía "Leyendas de la Dragonlance". Al final él muere y ella se queda ciega. Novelas de fantasía épica: Dragonlance.

En cualquier caso ya es suficiente, Casimiro y Kierk cada vez discuten más alto dentro de mi cabeza y no me permiten concentrarme. Voy a abrir otra botella, subir la música y pensar en esa última copa de vino que tomó Hemingway antes de dibujar la pared con sus sesos.

"-Y tú, Holmes, ¿Qué quieres ser de mayor?
-No quiero vivir solo"