miércoles, 3 de febrero de 2016

"Soy votante del PP, por favor, háblame despacito"

El otro día leí un artículo de opinión de Ignacio Escolar titulado: “No pasa nada” se refería, en resumen, a todos los casos de corruptelas que habían aireado en su periódico. Y es cierto: aquí no ha pasado nada, da igual que todos los tesoreros del PP estén imputados, la destrucción de los discos duros de Bárcenas, la financiación ilegal de sus campañas y de su sede. Da igual las comisiones ilegales de Aznar con las desaladoras de Gadafi, da igual que todos los concejales y ediles del PP valenciano estén imputados por blanqueo de dinero. Da igual que el señor Rajoy pagase el cuidado de su padre –mientras intentaba privatizar la sanidad española- a cuenta a los presupuestos de La Moncloa y por ende de todos los españoles. Da igual Rato, la Gürtel, las tarjetas Black, la salida a bolsa de Bankia, la Púnica, los recortes, los desahucios, el “Luis sé fuerte”. Todo eso no importa a siete millones de personas: los votantes del PP.

Hablaba el otro día con un amigo y me decía que unas elecciones anticipadas no importaban: volvería a ganar el PP, volvería a ganar Rajoy. Y uno se pregunta, ¿qué sucede en la cabeza de un votante del PP? Cuando alguien les informa que veinte personas en España tienen tanto dinero como el 30% de la población, ¿creen que esa desigualdad se produce sola, todavía piensan que son de clase media, todavía creen que con estos niveles de desempleo, cuyas consecuencias les tienen que salpicar, el PP es la solución?

No lo entiendo, no sé si es miedo a los soviets del coleta bolivariano filoetarra de extrema izquierda que la Razón, El mundo, 13Tv, La 1 y Telemadrid han inventado, o que simplemente son estúpidos. Pero no, creo que en el fondo no son víctimas de sí mismos, ahí no solo hay catetos ignorantes que votan por inercia, en esos siete millones de personas hay mucho clasista gañán que piensa que “dado que todo el mundo roba, mejor que sean de los míos”. Es cómplice, quizás porque el también haría lo mismo, porque esta es la España "democrática" que hemos heredado: erial sin ideología, de bandos, cainita, visceral, en la cual la pereza intelectual es un signo de procaz simpatía. Probad a discutid de política, pero de la seria, no de payasadas como los disfraces de los Reyes Magos, o si está bien que quiten las placas con nombres franquistas. Intentad hablar de cómo vamos a enfrentarnos a Europa cuando quieran que cumplamos el déficit, de cómo vamos a solucionar el problema de deuda. Silencio y hastío. Hasta para dar el puñetazo de indignación en la barra del bar somos de escaso recorrido...

Es un poco como Pedro Sánchez: va a intentar llegar a acuerdos mirando a izquierda y derecha, pero, ¿cómo? Lo único seguro es que Podemos y Ciudadanos son incompatibles por el tema del referéndum, añadamos a la ecuación que los independentistas ya han confirmado su no. Y luego los barones de la vieja guardia deseando emular a Pluto acuchillando a su particular Julio Cesar antes de que cruce el Rubicón. Pero da igual, él quiere un mes más. Y luego dos de investidura. Y finalmente otra vez elecciones. Y otra vez el PP. Que desagradable resulta todo. Menos mal que, justo antes de acostarme, he visto la portada de El Jueves: por fin puedo respirar tranquilo, España ya tiene una solución :)