martes, 1 de diciembre de 2015

#ELPAISDebate

Ayer Pedro Sánchez, Albert Rivera, Pablo iglesias y un atril vacío participaron en un debate organizado por el diario El País y retransmitido por internet. Podéis verlo integro en el siguiente enlace: http://elpais.com/elpais/2015/11/30/media/1448893833_064378.html 

Rajoy no participo. Primero puso como excusa su participación en la cumbre del clima en Paris y luego intento hacer contraprogramación yendo a Telecinco. Su actitud lejos de ser sorprendente por patética es justo a lo que nos tiene acostumbrados. Dentro de una semana habrá otro debate, esta vez en La Sexta y ha enviado a Soraya. Esa cobardía política le costará algún voto, pero de momento todas las encuestas le muestran como vencedor de las próximas elecciones, ¿Qué palabra debemos de utilizar para definir a la ciudadanía española cuando demostramos ser tan impermeables al cambio a pesar de las tropelías e ineptitudes que sufrimos casi a diario por culpa de esta gentuza? Pero bueno, pasemos al debate.

Pablo Iglesias ha estado excesivamente moderado, incluso alabando a Zapatero por defender la no intervención militar en Siria y a Pascual Maragall para hablar del derecho a decidir en Catalunya. Pidiendo “calma y tranquilidad” hasta tres veces, hasta el punto de que Sánchez le ha llegado a espetar: “Pareces más moderador que candidato” Luego los dos han tenido un par de encontronazos, torpes eso sí. Sánchez espetando que seguía el “modelo soviético” y de pactar con “Bildu y Batasuna” cosas que le remiten a la caverna mediática de la derecha y que solo causan risa y sonrojo; pero Pablo tampoco ha estado muy acertado al sacar a Trinidad Jiménez como ejemplo de puertas giratorias en el PSOE, dado que aún sigue negociando su posible fichaje con Telefónica –supongo que esperando a después de las elecciones- y tenía muchos otros nombres y casos de corrupción a los que recurrir. Ha sido quizás el menos vehemente, casi campechano incluso en sus críticas, como cuando ha espetado a Albert Rivera: “vosotros no soy de derechas, sino de lo que haga falta, en Andalucía del PSOE de los ERE y en Madrid, del PP de la Púnica y Gürtel". Cerró el debate igual que lo hizo en la Universidad Carlos III: “"No voy a pedir el voto me parece que es vieja política, lean los programas para diferenciar entre "garantías y propuestas" “España ya ha cambiado en la calle, ahora tiene que cambiar en el Parlamento y en Moncloa". "Adiós 1978, hola 2016".

En cuanto a propuestas he visto muchas por parte de Rivera e Iglesias, y menos por parte de Pedro Sánchez; esté se ha limitado a hablar en términos de derogación -de la LOMCE o de la reforma laboral- sin tampoco dar mucho más detalles, hablando de lo orgulloso que está de ser socialista y los logros del pasado: “Los pilares del Estado del bienestar, la ley de Dependencia, la ley de Memoria Histórica, la Ley de Igualdad, la ley de Violencia de género... Los gobiernos de las libertades en los ochenta y de los derechos, en los siguientes". Sin embargo Rivera sí que habla de hacer pactos de unidad nacional en el plano de la educación, pensiones, reformar el Estado, terrorismo  y el sistema electoral. En los matices y los silencios se ve las diferencias.

Por poner un ejemplo de esto, una de las propuestas de Rivera es bajar tres puntos el IRPF, pero dejar el IVA en el 7% y el 21% –a costa de suprimir el superreducido del 4%–, mientras que Iglesias ha ofrecido subir el IRPF a las rentas más alta y crear un IVA del 25% para los productos de lujo. En medio, Sánchez no ha hablado de tocar impuestos. Hay más puntos oscuros, Rivera no aclara/contesta cuanto tiene que cobrar el Presidente del Gobierno, mientras que Podemos/Pablo Iglesias demuestra con hechos que no quiere que sea mayor que lo que cobra un funcionario de Clase A. Tampoco hay muchas medidas de paridad, de hecho Ciudadanos es el partido con menos mujeres; Pedro Sánchez tampoco confirma que quiera cambiar la ley electoral pero si pone mucho énfasis en su reforma federal –cuidado con esto-; mientras, en Cataluña, el único que reclama el derecho a decidir es Pablo Iglesias.

Un debate interesante, sin encorchetamiento, con momentos vehementes, tensos, pero bastante enriquecedor. Creo que han salido todos bastante reforzados, y que el siete de diciembre –si el formato lo permite- van a destrozar a Soraya.
Y como detalle final copio parte de la página 157 del Programa Electoral de Podemos donde habla de la opción de revocación en caso de no cumplir su programa electoral, algo que, evidentemente, no tiene nadie más: 

"225 Revocatorios por incumplimiento del programa electoral
Los programas electorales han de ser entendidos como contratos con la ciudadanía. Por eso,
Podemos establece unos compromisos mínimos contractuales y, en caso de incumplimiento, planteará una convocatoria de elecciones.
Así, a los dos años de mandato se pondrá en marcha en el Congreso de los Diputados una comisión no permanente en la que se analizará el grado de cumplimiento del programa electoral.
La actividad de esa comisión se desarrollará durante un máximo de seis meses, y las conclusiones de sus trabajos se elevarán al Pleno de la Cámara.
De producirse un incumplimiento sustancial y manifiesto del programa electoral, se podrá poner en marcha un proceso revocatorio.
Para ello, la iniciativa debe contar con el respaldo de 158 diputados y las firmas debidamente auditadas del 15% del censo electoral estatal.
Si se cumplen ambos requisitos, se llevará a cabo un referéndum en el que se preguntará a la ciudadanía si deben celebrarse nuevas elecciones por incumplimiento de programa.
Y si el resultado del referéndum es sí, el presidente del Gobierno convocará elecciones en un plazo máximo de treinta días."