miércoles, 30 de mayo de 2012

Desarraigo Estructural

La luz, que siempre se opone al laberinto, vuelve a ser el pretexto de la primavera para ahogarme con su extraño juego de faldas alborotadas, de sexos descubiertos. Las canciones son como surcos en tu mente que se van agrandando con las emociones de cada nueva escucha. O quizás siempre han estado ahí, y solo vas recordando en una especie de determinismo frío y vulgar.

Supongo que nadie nos enseña a besar hasta el final, hasta que el portazo marca ese momento único de soledad, de hueco herido, de gasa y bisturí fundido, donde su cara desfallece poco a poco, como el tímpano azul de Beethoven.
Es en ese perfil huérfano del tiempo donde te visto de besos, con un gesto mezcla de esplendor y derrota, mientras los ubicuos meandros del pasado, saturados de tu presencia, desbordan el presente. Y como el sonido de una teja que cae y estalla a mi lado, apareces con el rimel corriendo por tus mejillas mientras gritas que el azar, como los sentimientos, es una obra de arte que se decapita a cada instante. Y tus tacones silban la huida.

Podría confundir el hueco de tu corazón con otra cosa. Algo seco y oscuro donde introducía mis dedos, donde solo notaba la aspereza del desierto, una sequía de emociones que nos dejaba a los dos insomnes e insatisfechos.

Ophelia: No, no, no, no, no, ¡no! todo mal. Eso no se puede publicar así.
Rorschach: Joder, ¿Por qué estás tan enfadada?
Ophelia: Ya sabes el motivo. Me he leído el mail de Lunática. Te ha descubierto. Chica lista. Y luego porque dado que te pagan una miseria y que el país se va a la mierda debemos ganar dinero con el blog. Tienes que poner publicidad. Pero para ello hay que hablar de cosas alegres, nadie va a pagar por leer cosas tristes. La realidad es triste, el telediario es triste. Nos toman el pelo. No tenemos futuro. Tienes que distraerlos, como si fueras Miliki.
Rorschach: Joder, tengo una abulia psiquiátrica, mi vida es un desastre, nadie me quiere, nadie me llama.
Ophelia: Maldita sea, ya no tienes dos años, ahora tienes una familia que mantener. Y por las zanahorias sagradas que vas a estar a la altura. No he sacrificado mi himen por un vago.
Rorschach: ¿Estás embarazada? ¿Ya? Dios mío ¿seguro que son míos?
Ophelia: De trillizos. Luego te enseño la ecografía y la pones como foto del post. De primeras te he comprado un libro de chistes. Y deberías de cambiar el título del blog por “Hermosa Ophelia”
Rorschach: ¿en vez de chistes puedo poner frases de películas? “Es importante tener un trabajo que sirva para algo. Yo masturbo animales en un laboratorio de inseminación artificial” Clerks.
Ophelia: Bueno, es un comienzo. De la música me encargo yo...

Lover Why by Century on Grooveshark